4T recorta dinero para seguridad pública a estados violentos

  • Todo indica que el Presidente y su Gabinete no actúan en consecuencia sobre la violencia o tienen otros datos

8 de junio de 2019/Efraín Klériga/MXpress. – El Gobierno Federal ha recortado las aportaciones del Fondo para la Seguridad Publica a varios de los estados donde ha crecido la delincuencia y la inseguridad escala o mantiene altos niveles la inseguridad, lo que parece apoyar a los carteles y no a los ciudadanos.

Mientras el presidente Andrés López Obrador refuta la Iniciativa Mérida, la cual apoya a entidades con capacitación de policías, mejoría operativa de centros penitenciarios y al gobierno federal con armamento, tras desaparecer a la Policía federal y sustituirla por una Guardia Nacional que es un proyecto, México vive la ola de crímenes violentos más graves desde la Guerra Cristera.

En el quinto mes de la 4T violencia sigue incontenible

Pese a que la delincuencia tiene un mayor peso en la disminución del producto interno bruto que la corrupción, pues además del costo estimado de 268 mil millones de pesos por año por daños a persona, propiedad ajena o entidades económicas, el crimen está estrechamente vinculado a la corrupción, pues policías, jueces, legisladores y otros funcionarios públicos corruptos, frecuentemente tiene nexos con delincuentes.

Se estima hasta en más de dos puntos porcentuales de crecimiento que no se obtiene, el daño de la delincuencias, especialmente los delitos que más impactan a la población como el homicidio, secuestros, lesiones dolosas, extorsión, asaltos, tobo de habitación y rob o de vehículo.

“Los cinco estados menos pacíficos presentaron un deterioro en 2018 y abarcan toda la geografía del país: Guerrero, Colima y Baja California se encuentran sobre la costa del Pacífico; Quintana Roo está en el mar Caribe, y Chihuahua se localiza en la frontera con Estados Unidos”, afirma el estudio sobre delincuencia de Índice Paz Mexico, un organismo no gubernamental

“Las calificaciones de estos estados fueron bajas prácticamente en todos los indicadores. La mayor mejora correspondió a Baja California Sur, que subió siete lugares en la clasificación, de la posición 32 en 2017 a la 25 en 2018. Este estado ha reducido su tasa de homicidios en 76%, de 105 a 26 por cada 100,000 habitantes. Baja California Sur fue el único estado del país en lograr ser más pacífico en todos los indicadores”, agrega índice de Paz.

Más inseguras las entidades gobernadas por consentidos de AMLO

La entidad más violenta en el país, Baja California, es la entidad donde más homicidios por habitante se cometieron en 2018,, pero más aún, Tijuana, la ciudad más poblada de esa entidad, fue señalada como la más violenta del mundo en 2018 y, la respuesta federal a esa violencias, fue enviarle cuatro por ciento menos de participaciones del Fondos de Seguridad Publica en el primer trimestre del año, cuando, la violencia siguió escalando.

Este señalamiento debería estar de acuerdo con un aumento en las aportaciones para seguridad publica no en una disminución, o por lo menos, estas entidades deberían tener prioridad para que la secretaría de Seguridad Publica Federal apoyará la profesionalización y el armamento de las policías estatales, pero es todo lo contrario.

Los mismos datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Publico (SHCP) muestran que a marzo pasado las aportaciones del FASP para Tamaulipas fueron (-)20.8 menores a las del mismo periodo del año anterior, una proporción inversamente proporcional al incremento del homicidio doloso este año.

Las entidades como Veracruz, Tamaulipas, San Luis Potosí, Oaxaca, Sonora y Puebla, donde los delitos violentos aumentos, donde el secuestro, el homicidio, el asesinato de figuras públicas, el robo de combustible se mantiene alto, los recortes a seguridad publica fueron granadesa.

En el primer trimestre la entidad más afectada, con una disminución de (-)35.2 por ciento con respecto al año anterior, fue casualmente la entidad del sureste donde creció más la violencia en 2018.

Otras entidades donde los grupos delincuenciales incluso han infiltrado a la política como Coahuila, Guerrero, Estado de México, Jalisco y Sinaloa, no recibieron ni más solados y marinos, ni más Policía Federal ni más Guardia Nacional, sino lo que recibieron de la SHCP fueron menos aportaciones económicas para seguridad publica

El grave impacto económico de la violencia justificaría el aumento del gasto; “El impacto económico de la violencia se elevó 10% en 2018, alcanzando los 5.16 billones de pesos (US$268 mil millones), lo que equivale a 24 por ciento del PIB del país. En términos per cápita, el impacto económico de la violencia fue de 41,181 pesos, más de cinco veces el salario mensual promedio de un trabajador mexicano”, dice Índice de Paz

“Además, esta cifra varía considerablemente de estado a estado: va desde 10,808 pesos en Yucatán hasta 83,167 pesos en Colima”, señalan, pero al parecer el gobierno autodenominado Cuarta Transformación tiene otros datos.

recorte fasp.jpg

Anuncios