Anuncios

Anuncios

México asesina su bono demográfico o lo hace vivir con miedo

Frenar la inseguridad es hoy la prioridad , detrás del problema se esconde una inconsciencia social tanto de la población víctima como de la población agresora. La violencia frena la inversión, el desarrollo educativo y por ende, el desarrollo socia y condena a nuestros jóvenes a una vida de miedo. No hay otro problema más grave.

Anuncios
  • La violencia cuesta $5,100,000,000,000  y dos jóvenes mueren cada hora por asesinato, homicidio culposo, accidente o suicidio

15 de junio de 2019/Efraín Klériga/MXpress. – México es un país que se suicida y lentamente, se desangra por la violencia y la deficiente actuación de las autoridades. Matamos a los más jóvenes y condenamos a las generaciones actuales a vivir con miedo

El homicidio resta anualmente un millón 352 mil años productivos, el 24 por ciento del PIB y es responsable del aumento de conductas antisociales y de un alto porcentaje de las muertes por suicidio.

El problema no es que los policías y otras autoridades no respondan a las agresiones, sino que la sociedad en general no les de respeto y los vea como enemigos. Es culpa de muchos años en que los políticos, especialmente de izquierda, han señalado a policías y militares como enemigos del pueblo, pero nos estamos desangrando.

Hoy, siete de cada 10 tienen miedo de salir por la noche, manejar solos por carretera o ir a un cajero a sacar dinero.

Hoy, carecemos de políticas que prioricen los problemas reales y los ataquen, pensamos que la inseguridad es una cuestión de policías y ladrones, y no queremos ver que la delincuencia proviene de una mentalidad social que permea, y nos hace pensar que ser violento y deshonesto es aceptable y nos estamos golpeando a nosotros mismos.

Hasta la fecha no encontramos la enorme relación que existe entre la delincuencia, especialmente la más violenta, y los frenos al crecimiento económico y, todos los años perdemos a padres de familia, hijos, empleados eficientes, y  dejamos de emprender debido al inadecuado clima social que promueve la enorme violencia que vivimos.

Las muertes por accidente, homicidio culposo o doloso, le han restado a México un promedio de un millón 352 mil años productivos en los últimos 30 años, debido a que más del 60 por ciento de las muertes violentas ocurren en personas en edad productivo o el segmento de la población que se califica como bono demográfico.

En México han ocurrido en promedio anual unas 43 mil muertes violentas en personas entre 15 y 59 años de edad. de las cuales 14 mil han sido homicidios culposos, unos 13 mil homicidios dolosos y el resto accidentes de todo tipo, sobre todo accidentes con vehículos de motor.

De acuerdo con las bases de datos de mortalidad del Instituto Nacional de Geografía y Estadística y del Sistema Nacional de Seguridad Publica, entre 1990 y abril de 2019, el 52 por ciento de las víctimas de homicidio doloso son jóvenes entre los 20 y los 39 años, mientras que las muertes en accidentes de motor es la primera causa de mortalidad entre personas.

La generación perdida es también el grupo donde se comete el 70 por ciento de los seis mil 300 suicidios que ocurren cada año. La tasa de suicidios llega ya a 5.2 casos por cada 100 mil habitantes, mientras las muertes por homicidio (doloso y culposo) llega a 32 muertes cada año por cada 100 mil habitantes, sumados son 37 muertes cada año por cada 100 mil habitantes. Son números de pandemia o de país en guerra.

En promedio a un joven de 20 años le quedan 45 años en edad productiva o el lapso en que se considera que está en edad para trabajar, y a uno de 39 le quedan aún 26 años.

El bono demográfico ocurre cuando la población en edad de trabajar, 14 y 59 años, supera el volumen de la población que se considera dependiente, que son los menore de 0 a 13 años y los mayores de 60 años.

Entre mayor proporción del bono demográfica menor es la carga para la sociedad y para la economía, y esta fuerza laboral es la que más ayuda a impulsar el crecimiento económico, la que genera la mayor cantidad de ingresos y acumulación de capital.

Si a esta cifra se le agregan las defunciones por accidentes, sobre todo los de tránsito y las enfermedades prevenibles, el resultado se triplica y el país deja de ganar millones de pesos y pierde oportunidades laborales

Sin dinero ni planes eficientes no hay seguridad

La crisis de inseguridad que vive el país proviene de la falta de coordinación entre fueros, la ausencia de un plan específico para atacar a la delincuencia y especialmente, de la falta de recursos que impide a estados y municipios tener policías bien entrenadas y certificadas, coinciden diversos estudios.

La inversión en seguridad publica en los últimos años apenas ha pasado de un punto del producto interno bruto y este año con los recortes apenas si se situará en 0.86 por ciento del total del PIB.

Mejorar la inseguridad requiere de mejorar los planes, los programas aumentar la coordinación, pero también de incrementar este gasto al menos al doble, haciendo que la sociedad se corresponsabilice del problema y acepte pagar más impuestos estatales para la inseguridad.

Subir a dos puntos del PIB una inseguridad que podría estar costando hasta el 24 por ciento del total de los ingresos parece todavía muy poco, pero de acuerdo al informe del Instituto para la Economía y la Paz (IEP) el impacto económico de la violencia en México en 2018 por habitante, fue equivalente a cinco meses del promedio de ingresos de la población asalariada.

Sin bajar la violencia, los gastos que hacemos en educación, salud, combate a la pobreza, infraestructura, seguirán siendo superfluos o poco eficientes, y no habrá espacio para atacar otros problemas graves como las muertes por accidente de tránsito las cuales están relacionadas con la tensión social, pero también con la falta de programas para advertir de las consecuencias y de mucha infraestructura inadecuada.

Tener mejores policías, mejor entrenadas, con una filosofía de servicio, mejor pagadas, que sientan que son bienhechores y custodios de la sociedad, la cual debe trabajar para aceptarlos y respetar su labor, es el principio de una mejoría

Anuncios

Artículos relacionados

En el quinto mes de la 4T violencia sigue incontenible

Hasta ahora el gobierno de Andrés López Obrador ha tratado de combatir a la delincuencia con discursos, recimininaciones a gobiernos anteriores, y con un plan para una Guardia Nacional que aún está a muchos meses de poder actuar con eficacia

Anuncios

NO alcanzará México 4% de crecimiento en todo el sexenio

Analistas e inversionistas expresan que la política económica del presidente. sobre todo en energía, está equivocada y crea una gran incertidumbre. Dos Bocas será un enorme fracaso 11 de abril de 2019/Efraín Klériga/MXpress. – El crecimiento del cuatro por ciento por año que ha prometido el presidente Andrés López Obrador será el mayor fracaso de […]

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: