Quedarán en México docenas de miles de migrantes

16 de junio de 2019/Efraín Klériga/MXpress. – México se convertirá en algo más que un tercer país seguro porque al menos tres de cada cuatro centroamericanos que no logren ingresar a Estados Unidos se quedarán en México, revelan encuestas de organismos no gubernamentales.

El senador priista Manuel Añorve Baños, afirmó que en 2019 “han llegado a México 593 mil 507 migrantes y solicitantes de asilo en la frontera sur del país, un incremento del 196 por ciento en solicitudes de asilo, además, de los 144 mil migrantes que cruzaron por México a Estados Unidos”, lo que hace un aproximado a los 740 mil migrantes, cantidad similar a toda la población de Reynosa.

El gobierno de Andrés López Obrador inició el programa «Quédate en México» mediante el cual los solicitantes de asilo deberán permanecer en suelo mexicano hasta que se resuelva su situación y se considera que sólo uno de cada cinco solicitantes logrará el ingreso a Estados Unidos.

Senadores del PRI y el PAN han señalado que el envío de tropas sea como solados o como Guardia Nacional a la frontera sur es ilegal y resaltan la opacidad que ha habido en la negociación, además de inconsistencia con los principios constitucionales de política exterior, por lo que han exigido la incorporación de un grupo plural de senadores en próximas negociaciones con Estados Unidos”.

La renuncia del comisionado del Instituto Nacional de Migración (Inami), Tonatiuh Guillén, evidenció que dentro del mismo Gabinete lopista hay oposición al plan de que México se haga cargo de la crisis migratoria que enfrenta Estados Unidos.

Según la agencia noticiosa mundial, Reuters, los centroamericanos que solicitan en las oficinas de apoyo a refugiados en el sur de México, aseguran “que podrían abandonar sus planes de llegar a Estados Unidos y permanecer en México si el presidente Donald Trump reprime aún más la inmigración”.

Fue propuesta de la 4T convertir a México en zona de contención

Esta cantidad aumentaría grandemente si México se ve forzado a convertirse en “tercer país seguro”, como desea el presidente de Estados Unidos, quien está utilizando la crisis con México y la débil respuesta del gobierno de López Obrador, como publicidad de campaña, en la que afirma veladamente que él sí ha logrado doblegar y tomar ventaja de México.

Trump, aseguró a Fox News que el acuerdo con México que frenó la imposición de aranceles, amenaza que difícilmente podría haber cumplido, incluye que México se convierta en un tercer país seguro.

Según  la Convención de Ginebra, que Estados Unidos evade con frecuencia, un tercer país seguro es aquel que garantiza a solicitantes de asilo que no van a ser retornados a su país de origen: principio de «no devolución».

Además, deben asegurar derecho a la vivienda, seguridad social, servicios médicos, empleo y educación, el derecho a la reunificación familiar.

Junto con los acuerdos que han obligado a México a reforzar la frontera sur y convertir a la Guardia Nacional en policía migratoria, Estados Unidos ha aumentado la cantidad de solicitantes de asilo a México que envían a esperar por un trámite que podría tardar unos 23 meses.

Ebrad intenta convencer que única solución era agacharse ante Trump

Reuters afirma que miles de familias han huido de la pobreza y la inseguridad en Honduras, El Salvador y Guatemala, manifiestas que si “no tienen otra opción” se quedarían en México porque no piensan regresar a sus países,

“En Honduras no se puede vivir en la calle porque te roban, te violan o te matan”, dijo según Reuters, la guatemalteca de 28 años, Nidia Martínez,

 

Anuncios