Anuncios

Anuncios

Y Trump dijo  no al sueño de López: El miniplan Marshall contra la emigración

El presidente Andrés López Obrador se soñó “Benemérito de Centro América” y un negociador de la talla necesaria para arrancarle a Donald Trump un acto que no solamente terminaría  en una generación con la migración ilegal a Estados Unidos, sino también haría que Potus (Presidente of United States) pasara de una postura de supremacista blanco a una posición más humana que la de Barack Obama. Un sueño guajiro que llevó a López a acatar las políticas migratorias de Trump, un sueño que se convierte en pesadilla.

Anuncios

El sueño de AMLO para Centroamérica se convierte en una pesadilla para México, y calificará negativamente el gobierno de López

18 de junio de 2019/Efraín Klériga/MXpress. – Mientras el gobierno mexicano invierte unos 50 millones de pesos diarios en un programa para frenar la migración centroamericana a Estados Unidos y se convierte de facto en “Tercer País Seguro”, el autor intelectual de la situación, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anuncia que no brindará “fondos nuevos” a las tres naciones centroamericanas que generan la mayor parte de migrantes.

En una sola declaración, que fue dada a conocer la noche del lunes por Morgan Ortagus, portavoz del Departamento de Estado, el gobierno de Trump dijo con claridad no al plan López miniplan Marshall.

Simplemente el gobierno de Trump anunció que no habrá más dinero y que reanudará la ayuda a Guatemala, El Salvador y Honduras, “hasta que reduzcan el número de migrantes que cruzan la frontera hacia Estados Unidos”, según ha dado a conocer este lunes Morgan Ortagus, portavoz del Departamento de Estado del país norteamericano.

Es decir, si México no logra frenar la migración que, aumentará con el corte de fondos que ha hecho Estados Unidos, estos países no tendrán más ayuda y por supuesto esto incluye al “plancito Marshall” que ha propuesto López Obrador.

Quedarán en México docenas de miles de migrantes

Pero además Trump anuncia que “la próxima semana, ICE (Inmigración y Control de Aduanas por sus siglas en inglés) comenzará el proceso de remover a los millones de extranjeros ilegales que ilícitamente han encontrado su camino hacia los Estados Unidos. Serán eliminados tan pronto como entren. México, usando sus fuertes leyes de inmigración, está haciendo un muy buen trabajo al detener a las personas …

“(…) Mucho antes de que lleguen a nuestra frontera sur. Guatemala se está preparando para firmar un Tercer Acuerdo de Seguridad. Los únicos que no harán nada son los demócratas en el Congreso. ¡Deben votar para deshacerse de las lagunas y arreglar el asilo! Si es así, ¡la crisis fronteriza terminará rápidamente!”, dijo Trump en Twitter.

La respuesta a la propuesta de López Obrador de armar un plan para financiar obras de infraestructura en los tres países centroamericanos que expulsan la migración y en el sur de México, es un no claro, pues al cortar la ayuda y deportar a la frontera norte de México a miles de ilegales, dificulta al gobierno lopista dar resultados en los 45 días, plazo perentorio que le aceptó a Trump.

Un plan sin pies ni cabeza

Como en todos sus planes, la propuesta de López parte de supuestos y no un análisis a fondo. El Plan Marshall no fue un regalo de miles de millones de dólares sino una estrategia de inversiones dirigidas que además impusieron restricciones significativas a las políticas de los países receptores, prohibiendo la nacionalización de las empresas y exigiendo controles estrictos de los tipos de cambio, presupuestos equilibrados y controles intrusivos de la política económica nacional.

Ebrad intenta convencer que única solución era agacharse ante Trump

López considera que al invertir Estados Unidos unos 10 mil millones de dólares en El Salvador, Guatemala y Honduras, y siete mil millones más en México, al aumentar el empleo y el crecimiento económico, la migración tendera a disminur, los cual no parece descabellado, lo malo es que se trata una situación que tardaría una generación den dar resultado y que tendría que incluir un alto a la terrible inseguridad que se vive en Honduras y El Salvador.

El plan de López, que para implementarse requeriría de la aprobación del Congreso de Estados Unidos, no tiene ni los mismos condicionantes para el pagador de impuestos estadunidense que tuvo el Plan Marshall ni, las mimas posibilidades de éxito. Tampoco ninguno de los países objeto tienen instituciones lo suficientemente fuertes como para regir y vigilar las instituciones y tanto López como Trump, han mostrado desprecio por la institucionalidad y los controles que inciden éstas en sus gobiernos.

“Es dudoso que dos líderes que han mostrado tanto desprecio por la importancia de cumplir con las normas e instituciones democráticas tengan la paciencia o el aprecio para identificar correctamente y hacer las inversiones correctas a largo plazo para apoyar la democracia en América Central”, afirma “foreignpolicy.com”.

El llamado Milagro Alemán que utilizó mil 400 millones de dólares de financiamiento, unos 14 mil MMD de la actualidad, no fue realmente milagroso porque ya entonces tenía una población con un promedio de educación muy alto, universidades de enorme calidad y una población que siempre se ha distinguido por su culto al trabajo, y en automático le dio a EUA un aliado estratégico, un enorme mercado y un país que podía pagar los “gastos de guerra” acumulados desde 1917.

Un verdadero milagro…

Que algo así ocurriera en los países de la Región Maya, un ascenso a una sociedad industrializada y altamente preparada, eso sí sería un milagro.

¿Qué es el Plan Marshall que AMLO pide replicar en la región maya (sur de México, Guatemala, El Salvador y Honduras) Al final de la Segunda Guerra Mundial los países que perdieron la guerra vivían una situación terrible, tras haber sido destruida la infraestructura, la industria y carecer de fondos para emprender la reconstrucción y en el caso de los perdedores, pagar los costos de la destrucción a los países invadidos y al ganador: EUA?

En 1949 la genial película de Giuseppe De Santis, “Arroz Amargo”, además de revelar la tragedia (Y llevar al firmamento artístico a Dino De Laurentiis, Silvana Mangano y Vittorio Gassman) mostró la pobreza que vivía Italia, la cual era igual o peor en Alemania, donde igualmente no había ni comida.

En 1948 el Congreso de los Estados Unidos aprobó “Un acto para promover la paz mundial y el bienestar general, el interés nacional y la política exterior de los Estados Unidos a través de medidas económicas, financieras y de otra índole necesarias para el mantenimiento de condiciones en el extranjero en las que las instituciones libres pueden sobrevivir y en consonancia con el mantenimiento de la fortaleza. y la estabilidad de los Estados Unidos”, nombre real del llamado Plan Marshall.

plan marsha

En suma, se trató de un financiamiento para inversiones autorizadas (No un regalo) por 12 mil 731 millones de dólares cuyo valor actual sería de unos 110 mil millones. Aunque se otorga a fondo perdido, se entregó a países que tenían deudas de guerra o por compra de armamento, con Estados Unidos y los cuales, además, aceptaron ser aliados estratégicos: Austria, Bélgica y su protectorado Luxemburgo, Dinamarca, Francia, Alemania occidental (Los jóvenes quizá no sepan que por más de medio siglo hubo dos Alemania) Grecia,  Islandia, Irlanda, Italia y su protectorado Trieste, Holanda, Noruega, Portugal, Suecia, Suiza, Turquía y Reino Unido.

No es casual que todos estos países con la excepción de Suecia y obviamente de los países coptados por el bloque soviético, aceptaron formar parte de la OTAN u Organización del Tratado del Atlántico del Norte, y por tanto ser aliados militares de los Estados Unidos,

Anuncios

Artículos relacionados

Soberbia de AMLO convierte desacuerdo en crisis política

El culpar al pasado y a la prensa y seguir con su gatopardismo, no le darán resultado siempre ni tendrá el bono democrático si la economía colapsa, deja de tener dinero para repartirlo y sigue borrando el pasado, lo bueno y lo regular, y lo cambia por malo.

Anuncios

Seis meses de políticas absurdas tienen a México contra las cuerdas

Los primeros seis meses del gobierno de Andrés López Obrador son una ruptura con gobiernos anteriores pero también una ruptura de la solidez financiera que había exhibido el país desde 2009;  una ruptura con la inversión privada, una ruptura con la imagen de país independiente que luchaba de tú a tú con EUA en la mesa de negociaciones…  Y esto mientras el presidente mexicano tiene una ausencia peligrosa en el entorno internacional y la apuesta económica se centra en el petróleo.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: