Megaerror de la 4T hace peligrar el TMEC con Canadá

Por si faltaran errores para golpear la maltrecha economía mexicana, la Cuarta Transformación va por otro enorme error.

26 de junio de 2019/Efraín Klériga/MXpress. – El desatino del octogenario director de la Comisión Federal de Electricidad, Manuel Bartlett Días, que intenta cambiar las reglas del juego a un contrato de un gaseoducto ya terminado  y a punto de entregarse, por dos empresas de Canadá, tensa la relación con este país y hace peligrar la aprobación del Tratado de Libre Comercio.

En el momento en que IEnova, filial de Sempra Energy y TransCanada Corp o TC Energy, terminaron la construcción del gaseoducto submarino, Texas Tuxpan, la CFE unilateralmente decidió no pagar una penalidad de 16 mil millones de pesos derivados de actos de sabotaje que sufrió la obra.

Ver: Cancelación del NAIM se lleva de encuentro a economía

Estas clausulas han sido calificadas de “leoninas” por Bartlett y el presidente Andrés Manuel López Obrador pese a que ninguno de los dos tiene experiencia en el terreno energético, en contratos de negocios,  ni en licitaciones internacionales, como la que se realizó para otorgarle el contrato a las empresas candienses.

Analistas financieros consideraron que la mala decisión, que es vista como un pretexto para no pagar a las empresas en tiempo y forma, podría afectar las percepciones de los inversionistas sobre qué tan seguros son los contratos firmados con el Gobierno de México.

Para muchos se trata de un error de la dimensión de la cancelación de Aeropuerto de Texcoco, evento que ha ocasionado una enorme pérdida de la inversión y del crecimiento del producto interno bruto y, por tanto del empleo.

Ver: AMLO se burla de empresarios y los califica de ridículos

El mayor de los peligros es que la chicana de Manuel Bartlett para no pagar las sanciones a IEnova, derive un retraso en la aprobación del nuevo Tratado de Libre Comercio en Canadá o que incluso, el gobierno de aquel país quiera volver a la mesa de negociaciones, lo que significaría para Mexico miles de millones de dólares en inversiones frenadas o perdidas.

El gasoducto corre desde Brownsville, Texas, hasta Tuxpan, Veracruzy  tiene una extensión de 772 kilómetros

Esas penalidades estaban consideradas en el contrato, pero la Comisión Federal de Electricidad que, desde que Bartlett está al frente acumula pérdidas por más de 10 mil millones, tramposamente sujetó al pago al resultado de un arbitraje para cambiar las clausulas que afectan al monopolio mexicano.

protestaembajadorcanada

En el arbitraje, la CFE quiere anular las cláusulas del contrato que hacen referencia a que la empresa productiva nacional sería responsable por eventos “de caso fortuito y fuerza mayor”, como lo fueron los sabotajes a la construcción del gasoducto, y por tanto debería reembolsar las perdidas a los contratistas.

Mientras las acciones de la filial mexicana de infraestructura energética IEnova cayeron el miércoles en la Biolsa, el embajador de Canadá en México, Pierre Alarie, emitió en Twitter un mensaje tronante que debe ser tomado como la respuesta del gobierno de su país.

“Estoy profundamente preocupado por las acciones recientes de la @CFE_mx y por la señal que envían de que, a pesar de las declaraciones de @lopezobrador_, México no desea respetar los contratos de gasoductos”, dijo Alaire, en una declaración que los expertos en diplomacia calificaron de muy fuerte.

Ver: Economía mexicana ya en recesión y sigue reportando datos negativos

IEnova dijo que el proyecto conocido como Gasoducto Marino Sur de Texas-Tuxpan se completó este mes, pero para que el transporte de gas inicie, la CFE tenía que emitir una notificación que reconociera que el trabajo se había completado, lo cual no ha hecho, pero si inició el arbitraje.

Además de tensar la relación con Canadá, la falta del gas en el Sureste del país ha provocado bajas en la producción de electricidad las cuales podrían agravarse aún más.

El gasoducto representó una inversión para México de más de dos mil 500 millones de dólares y tiene una capacidad para transportar 2.6 billones de pies cúbicos de gas natural por día, lo que aumentará la capacidad de importación de México casi un 40 por ciento, y con ello el abasto para las industrias y la generación  de electricidad.