Ir a la barra de herramientas
Opinión

El que manda cartitas no sale en la foto del G20

Solamente los editores de medios en México notarán la ausencia del Presidente de México en la fotografía de los líderes del G20. Solamente medios mexicanos publicarán la nota de que el Canciller repartió cartas a los principales líderes mundiales y solamente la Cuarta Transformación cree que esas cartas tendrán un destino mejor que los archivos.

28 de junio de 2019/Efraín Klériga/MXpress. – Si Andrés Manuel López Obrador tuvo una oportunidad de mejorar la pésima imagen internacional que tienen él y su administración, acaba de perderla y entregó a su canciller, el Secretario de Relaciones Exteriores más influyente que se recuerde, la oportunidad de ser figura internacional e incluso, hacer amarres para 2024, o antes.

LideresG20Ozaka

En los últimos seis meses la prensa internacional solamente se ocupa de México para hablar de la caída de la economía y de la petrolera estatal, y de los disparates del presidente mexicano cuya popularidad fuera de México y el núcleo mexicoamericano en Estados Unidos, es muy mala y se le considera un populista enemigo de la democracia y la empresa.

Recientemente en un programa de TV español se le comparó con pulpo que, literal: “tiene la cabeza llena de mierda”, mientras en el resto del mundo se refieren a él como una presidente que va a destruir la economía mexicana y las cartitas de su diplomacia pueblerina, no será un paso en positivo.

Los cercanos al presidente Andrés López Obrador aseguran que su temor del a ir a cumbres mundiales, es que la prensa internacional se burle de su forma de hablar en abonos y que se den cuenta de su escasa preparación, pues ni el español pronuncia correctamente.

     Ver:  Y Trump dijo  no al sueño de López: El miniplan Marshall contra la emigración

Por ello ni siquiera quiere intervenir en esas reuniones enviando una video conferencia, como hacen otros líderes mundiales, y utiliza el estilo de anterior a los años 60 del siglo pasado, cuando no era posible enviar siquiera enviar un mensaje en una videocinta y se mandaban cartitas.

Pero en esta Cumbre del G20 no es previsible que en una reunión de alto nivel se lea la carta de López Obrador y sólo, si Ebrard tiene oportunidad de ser orador en una de la pocas plenarias, se conocerá.

Argentina, México y Brasil son los únicos países latinoamericanos miembros del G20, grupo que se define como países industrializados y emergentes, y  Mauricio Macrí y Jair Bolsonaro, sí salieron en la foto.

El líder brasileño y el argentino, sí tienen agendadas reuniones de alto nivel y sí van a aprovechar la ausencia del macuspano para tratar de birlar la inversiones que rechaza López con sus actitudes decimonónicas como rechazar aeropuertos, inversiones en energía o cancelar el fracking que s practica en México hace 40 años.

Es vergonzoso para el país que el Canciller de México llegue a la G20 a repartir cartitas a los principales líderes mundiales, las cuales si acaso serán leídas por los traductores sólo para saber que dice el tabasqueño, que no ha podido crecer.

Ver: ¿Está preparado López para ser un líder mundial?

Un orador pausado pronuncia más de 140 palabras por minuto, López Obrador pronuncia en promedio 60, una por segundo y solamente acelera cuando da sus discursos ante su público, los cuales casi siempre dicen lo mismo

Además, mientras la mayor parte de los medios que asisten a la mañanera tienen interés porque están abonados a la publicidad gubernamental, los medios internacionales le han mostrado a López que no son dóciles sino muy agresivos, y la mayoría lo califican de populista y quieren desgarrarlo.

lopezranchero.jpgDicen los vendedores que los negocios que nunca se caen son los que se arreglan barriga con barriga, viéndose a los ojos y estrechando la mano

¿Qué sería hoy de México sin la apertura y privatizaciones que inicio Miguel de la Madrid? ¿Qué sería de México sin el Tratado de Libre Comercio que impulso Carlos Salinas de Gortari en contra de la izquierda mexicana?

¿Qué sería de nuestra economía sin la autonomía del Banco de México y las normas de austeridad y la alta calificación crediticia que impulso Ernesto Zedillo?

Pues todas esas acciones se lograron consensuando con las potencias, con los grandes jugadores de las finanzas, de la empresa. Jodiéndole a la diplomacia, metiéndose en los medios internacional. No con cartitas.

¿Cuánto tiempo se tardará López en desbaratar todo eso junto con la democracia?

¿Una cartita logrará la “primavera mexicana” con  la que Enrique Peña Nieto hizo que las principales publicaciones del mundo alabaran a México?

 

 

A %d blogueros les gusta esto: