Renuncia Urzua para no tener que explicar la recesión

9 de julio de 2019/Efraín Klériga/MXpress. – Si Pitágoras no mintió y dos y dos son cuatro, la recesión de México es profunda y en unos días, Carlos Urzúa iba a tener que explicar el porqué, y el cómo se iba a salir de ella mientras se siguen tomando medidas absurdas que lastran las finanzas públicas y arruinan la confianza de los inversionistas.

La tendencia que marcan desde hace tiempo los indicadores económicos no se puede corregir con discursos, no cede a los anuncios triunfalistas y mucho menos dejará de marcar las malas decisiones como la Refinería de Dos Bocas, al Tren Maya, al Aeropuerto de Santa Lucía, proyectos que carecen de viabilidad económica.

ciclo de crecimiento

La terquedad de los indicadores cíclicos, publicados apenas el 2 de julio es tal, que cada vez que baja del 100 por ciento en la tendencia a largo plazo, o se corrige pronto el rumbo o desemboca en una crisis económica, de hecho, solamente en 2013, cuando Enrique Peña Nieto se atreve a las reformas estructurales, la línea de recesión regresó pronto a marcar crecimiento.

El 99 por ciento, donde se ubica hoy el enfoque del ciclo de crecimiento, solamente puede revertirse con una muy fuerte promoción a la inversión privada, sin que le queden vedados los campos de la energía y sin quebrantos como el que representa abandonar la construcción del aeropuerto de Texcoco, para construir en su lugar una aeropuerto que nacerá inservible.

Urzuaur.jpg

Lo malo de la renuncia es lo que sigue después, cuando se tenga como Secretario a un joven quien acepta el cargo más “por hambre profesional” que por la certeza de que puede nivelar el barco, y quien va a tener que explicar que se cayó en una recesión de la que difícilmente se puede salir antes de mediados del 2020, y eso si se dejan de hacer tonterías.

post_WhatsApp_Image_2019-07-09_at_12.06.52

¿Cuáles tonterías? Seguir manejando Pemex sin un plan económico y con  decisiones tan absurdas como prohibir las explotaciones de petróleo y gas de esquisto, mediante fracking, beneficiando a los texanos, quienes al otro lado del río Bravo extraen la burbuja geológica, mientras la demagogia en México.

}Torpezas como reunirse con la iniciativa privada y prometerles luz verde a cambio de que inviertan fuerte, y ee mismo día en la tarde decirles que la energía está vedada.

Idioteces como frenar los contratos en aguas profundas que son los que pueden atraer inversiones fuertes y mantener en tres o cuatro años, cuando los pozos en tierra comiencen a agotarse, una producción de petróleo suficiente.

El señalamiento de «se han tomado decisiones de política pública sin el suficiente sustento. Estoy convencido de que toda política económica debe realizarse con base en evidencia, cuidando los diversos efectos que ésta pueda tener y libre de todo extremismo, sea éste de derecha o izquierda”, alude por supuesto a todas las decisiones de López Obrador.

“Durante mi gestión las convicciones anteriores no encontraron eco. Aunado a ello, me resultó inaceptable la imposición de funcionarios que no tienen conocimiento de la Hacienda Pública. Esto fue motivado por personajes influyentes del actual gobierno con un patente conflicto de interés»

Las “discrepancias en materia económica”, porque se han tomado “decisiones de política pública” sin el suficiente sustento”, claramente alude a decisiones absurdas como frenar el crecimiento de la energía vede y aumentar las compras de combustóleo y carbón, para producir electricidad más cara, pero con el beneficio de los compadres.

Se refiere a absurdos como frenar el inicio del gasoducto Texas-Tuxpan, solamente para presumir que se revierte lo hecho antes, que se está en contra de “contratos leonino”, y mientras se deja de traer gas barato y e quema combustóleo, ocasionar incertidumbre entre inversionistas y poner en riesgo el libre comercio, sólo para que los fanáticos nacionales, como Manuel Bartlett,  estén contentos.

Uruzúa, se refiere a la demagogia que consiste que mientras se anuncia una Guardia Nacional que tendrá un sobre costo de más de 120 mil millón es de pesos por año, al gasto actual en seguridad, el Presidente insiste en la demagogia de aumentar el subsidio a los impuestos a la gasolina, para que no suba el precio, y eso, en un momento en que la Hacienda Pública sufre por una menor recaudación de ISR e IVA, parece suicidio.

Y cuando Urzúa renunció, el dinosaurio seguía ahí…

D_C9--UWwAA-RDN.jpg

Anuncios