Ir a la barra de herramientas
Opinión

La economía morral y la doctrina de López

La economía del presidente Andrés Manuel López Obrador caracterizada por la falta de planeación, la visión de corto plazo, la acciones por ocurrencia y el desvestir un muerto para vestir a otro, tiene un nombre: “Economía Moral”.

Una economía que solamente funciona en el pensamiento de López, pero que en lo hechos es un desastre, pues se basa en imponer obras sin factibilidad económica, quitar dinero de un lado donde funcionaba para ponerlo en otro a ver si funciona; hacer subejercicios para combatir la inflación y poner el futuro del país en una industria a la que ya está alcanzando el futuro.

Una economía moral que se solaza con construir carreteritas en los pueblos, sembrar arbolitos, mientras descuida el comercio exterior, la inversión foránea, y utiliza a lo empresarios y a la libre empresa como ejemplo de la decadencia moral de un país, en sus jornadas de evangelización.

El mismo día que lanza un Plan de Negocios de Pemex cuya única novedad es que apoya el peso de la deuda del monopolio petrolero mexicano en la Hacienda Pública Federal y que no columbra más horizonte que el final de su sexenio, define lo que en su criterio es una nueva forma de hacer economía.

Con sus datos, López, asegura que la deuda pública hoy es menor que la que había en noviembre pasado: “Tenemos un colchón, en términos reales, de acuerdo al producto, es más baja la deuda hoy que en noviembre del año pasado. Eso lo podemos probar”, dijo, y pasó por alto que el PIB no ha crecido “en términos reales”, pero la deuda sí.

Este martes al comparecer en la Comisión Permanente, el nuevo Secretario de Hacienda, Arturo Herrera, aceptó que en el primer semestre del año hubo un subejercicio de 140 mil millones de pesos. Un subejercicio no e otra coa que dinero fiscal presupuestado para gastarse en determinado periodo y que no e gastó, lo que es una falta a la Ley de Presupuesto.

“Si tengo tiempo voy a hacer un libro sobre la economía moral, si tengo tiempo, para explicar el modelo alternativo al neoliberalismo, a la política neoliberal, o sea, qué es lo que nosotros proponemos de manera muy clara como opción, como alternativa y tiene que ver básicamente con la honestidad”, esa es la economía moral.

Esa economía moral, se basa en ponerle a Petróleos Mexicanos un morral para que pague su deuda, quitando dinero al gasto público, dejando de generar empleos, atender rubro como seguridad pública, salud, educación y de construir infraestructura.

Una economía moral que considera inmoral que la iniciativa privada invierta en energía y tenga utilidad por ese concepto. Una economía moral que considera inmoral que lo funcionario públicos ganen más de lo 108 mil pesos en lo que a él le dio la gana fijare su salario, porque para él, el presidente es la medida de todas las cosas, aunque él sea licenciado de panzazo y haya funcionario que con doctorado y hasta con posdoctorados.

Una economía que considera moral darle pescado a lo pobres y no darle facilidad para que pesquen, es decir, darles dinero en efectivo pero ponerle trabas a la evaluaciones para que la educación no mejore.

En pocas palabras, una economía que pone a todo en el mismo morral para que el presidente reparta como le dé la gana.

A %d blogueros les gusta esto: