AMLO provoca primera crisis económica interna en 25 años

19 de julio de 2019/Efraín Klériga/MXpress. – En los últimos 81 años solamente tres presidentes habían provocado su propia crisis económica: Luis Echeverría conduciendo la economía y golpeando al sector empresarial; José López Portillo con malas decisiones sobre el precio del petróleo y la expropiación de la Banca, y Ernesto Zedillo cuando trato de operar una devaluación “controlada”.

Ahora es el turno de Andrés Manuel López Obrador, quien no tiene ni la capacidad política ni la larga trayectoria administrativa de Luis Echeverría, ni la gran trayectoria académica y la experiencia previa de haber sido Secretario de Hacienda, como López Portillo y mucho menos la trayectoria administrativa y los posgrados de Zedillo.

En todo lo casos los presidentes no supieron interpretar los indicadores económico que, que antes de la crisis de Echeverría y López Portillo eran muy elocuentes, y muy difíciles de juzgar durante lo “errores de Diciembre” de 1994. Pero en lo tres casos las decisiones fueron inadecuadas.

Producción industrial refleja que economía va en caída libre

Hoy, a ocho meses de gobierno y pese a lo que dicen lo defensores de la autodenominada Cuarta Transformación, los indicadores muestran una caída y la políticas económicas no muestran una salida. La ruta económica  y política de André Manuel López Obrador, intenta repetir recetas que fueron exitosas, al menos de 1970 a 1981, pero hoy, el aquí y ahora e totalmente diferente y por eso las viejas receta no van a funcionar y no van a llevar al caos.

“En lugar de combinar un enfoque necesario en la parte sur del sur de México con una visión moderna de cómo hacer avanzar al país, AMLO ha tomado las cosas en la otra dirección. Parece que no se da cuenta de que, en términos económicos, los nuevos partidarios de su causa quieren que México se parezca más al norte, no menos”, ecribe el economista Macario Schettino

En 1970 Estados Unido era un gran productor de petróleo, pero consumía más de lo que producía. Hoy Estados Unidos, gracias al fracking, es uno de los tres más grandes productores del petróleo y uno de los grandes exportadores. Hoy el consumo mundial no tiene hacia adelante un panorama de décadas para el aumento de la demanda, sino de unos cuantos años. Hoy, se produce más petróleo en el mundo, proporcionalmente, que en 1970.

Lo expertos consideran a 2024 como el año en que la producción mundial de petróleo cruzará a la baja la línea de la producción, pero, además, se prevé que este descenso en el consumo sea rápido y venga acompañado de caídas en el precio, porque en muchos países desde la producción de electricidad hasta lo automóviles, se basaran casi por completo en energías renovables.

Tan grave como que López Obrador quiera hipotecar el erario nacional para producir más petróleo, es el que se abandone el potencial de la inversión privada y se esté cerrando el avance en energía renovable. Un error de estrategia tremendo.

En todo México solamente López Obrador y su gabinete de energía ─además de su fanáticos─ piensan que la Refinería de Do Bocas no va a ser un inmenso fracaso y un dispendio de fondo publico que no e usarán en obra de infraestructura más urgentes.

Además de errores flagrantes, como tirar a la basura una inversión de 160 mil millones de pesos porque al presidente no le gustaba el aeropuerto de Texcoco o vapulear a empresarios y calificadoras, lo que tendrá enorme repercusiones en la inversión y el crecimiento, se gobierna con desplante de poder y militarizando al país, en la seguridad pública y en la economía.

Al darle al Ejército el control pleno de la seguridad publica (La Guardia Nacional es una virgen de Guadalupe con fusil, dijo Porfirio Muñoz Ledo) y también de la migración, les ha entregado un poder político que jamás habían tenido desde tiempo de Victoriano Huerta.

Al entregarle al Ejército la obras del Aeropuerto de Santa Lucía, le ha entregado el ingreso al poder económico, el cual nunca habían tenido y, en todo lo países donde e ha empoderado al ejército, el ejército ha terminado por tomar el poder.

“En la letra chica de una de las leyes de implementación de la Guardia, yo fui muy sorprendido de la cantidad de funciones que le dan”, expresó Porfirio Muñoz Ledo.

AMLO es factor que empuja a la recesión

Cuando la realidad exige avanzar con velocidad en la extracción de los hidrocarburos, cuya vida está acotada y, avanzar con velocidad en la infraestructura de renovable, se hace precisamente lo contrario, porque el manual de la 4T es el mismo de Echeverría, pero el mundo no es el mismo.

Peor aún, AMLO tampoco tiene la capacidad y la experiencia en el manejo político, ni el equipo en el gobierno, ni está cuidando hacer fuerza y presencia internacional, como sí lo hizo Echeverría.

Hoy, el potencial petrolero de México ha menguado. No habrá ya pozos en tierra como Cantarell, pero tampoco el mundo tiene la mima ed de petróleo.

Hoy, la visión económica de largo plazo se ha nublado, el turismo internacional se ha desatendido, la inversión extranjera ha topado con el desdén e incluso con la agresión presidencial y mientras el Mercosur avanza, el TMEC se estanca, y AMLO descuida la Alianza del Pacifico.

Hoy se analizan recetas fallidas como el Sistema Alimentario Mexicano de López Portillo, que manda impulsar el cultivo de grano básicos para consumo local, y esto se hace en lugar de seguir aprovechando el potencial de la agricultura de negocios que exporta alimentos caros y deja utilidad para comprar granos baratos

En 1976  la crisis la trajeron la decisiones económicas del mandato de Luis Echeverría ─que las tomaba el Presidente y no el Secretario de Hacienda─ fueron resultado de casi seis años de pelitos con el empresariado mexicano y el no creer las advertencia de lo indicadores económicos, sin embargo, el descubrimiento de yacimiento petroleros inmensos permitieron a México pasar de importador a exportador de petróleo.

En 1982 la crisis fue resultado del capricho presidencial de no aceptar que los precio internacional del crudo había bajado y que por tanto nadie estaba obligado a seguir pagando el precio que Pemex; el berrinche presidencial provocó la salida del Director de Pemex, el artífice de la bonanza petrolera mexicana; un desencuentro con Francia, luego una recesión, un pleito con los empresarios, especialmente con los banqueros, pleito que quiso que JLP vadear estatizando la banca lo que hizo explotar la recesión ya iniciada y tardamos 10 año en salir.

En diciembre de 1994 al tomar posesión Ernesto Zedillo, la economía mexicana pasaba por un periodo difícil, el inicio del Tratado de Libre Comercio, la rebelión del EZLN y el asesinato de Luis Donaldo Colosio habían debilitado a la economía. Zedillo intentó realizar una acción económica desde el poder y ocasionó una inmensa devaluación, luego y desde entonces, el peso mexicano no se controla desde Palacio Nacional, sino por una oferta y demanda internacional.

Pero en cuanto la recesión este con letra negra y números, veremos que el barco no tienen timón, y tal vez terminemos con un régimen militar, el doble de pobre extremos y sin democracia.

2 comments

Comments are closed.