Ir a la barra de herramientas
Opinión

El maoísmo de trapiche que construye AMLO

Para quién tenga ojos para leer y cerebro para juzgar, el pasado 21 de julio el presidente Andrés Manuel López Obrador manifestó claramente sus intenciones políticas: Un maoísmo con tintes tabasqueños, al que piensa llegar derribando todo el aparato democrático para poder centrar todo lo poderes su persona.

28 de julio de 2019/Efraín Klériga/MXpress. –  Aunque López Obrador posee una inteligencia que profundiza poco, desarrolla en su gobierno un plan elaborado por años, para construir un Estado maoísta y concentrar en su persona un poder absoluto.

Con su lacayos en el Congreso de la Unión, ya construyó un aparato represor, y ahora continúa con la cancelación de lo otro poderes y de los organismos que puedan impedir sus planes o exhibir la realidad.

¿López será presidente o emperador?

Su principal táctica, es la de derribar toda aquella obra que haga ver que la economía liberal funciona ( Como el NAIM) y además siembra su poder con la estrategia neoliberal de repartir dinero para, de esa forma, poder manejar el fomento social desde la Secretaría de Hacienda.

Repartir dinero, termina con la pobreza estadísticamente, sin darle a la gente la autonomía sobre su destino, pues dependerán de la dádiva del Gobierno, al cual, ya se les alecciona, deben defender para continuar recibiendo el donativo.

A la fecha, AMLO ha logrado pasar en el Congreso leyes para cear a la Guardia Nacional y una ley de Extinción de Dominio, que han delineado los dientes de un aparato represor que enfocará contra quien en el futuro proteste por sus abusos.

edominio.jpgLa GN concentra a la seguridad pública y por ello delinea la capacidad de reprimir a balazos, y la Extinción de Diominio,  la capacidad de quitarle todo el poder económico a empresarios y políticos que contraviertan su mandato, con solamente acusarlos de cualquier delito grave, ampliando cada vez más, el abanico de delito graves.

Lopez ha matado en el pasado, por lo que la vida humana no es para el él un escollo y la única moral que conoce, es la que le dé poder,

Cuando termine el régimen de AMLO, que algún día deberá terminar, su época será recordada como la de la economía del trapiche, derivada del vídeo que él mismo subió a su cuenta de Twitter, una de las bondades del mundo del liberalismo económico que él rechaza, aunque claramente no conozca todos sus alcances.

 

«Este es el jugo de la caña… El jugo de caña, exquisito, natural, sabroso, no, el agua puerca esa que venden embotellada. Que no voy a decir cómo se llama porque no voy a hacerle publicidad”, dice acompañado con un campesino pobre, al que utiliza de ejemplo, junto a la caña de azúcar. El caballo y el trapiche, de lo que llama “economía popular”.

amlotrapiche12

Aludir a Coca Cola no fue accidental. Esta marca es un fetiche al que el comunismo ha recurrido hace décadas, y aunque en México Coca Cola sea una industria que genera cientos de miles de empleos y miles de millones en impuestos funciona calficarla de veneno en su discurso.

“Fortalecer la economía apoyando a los artesanos, a pequeños productores y microempresarios, es igual o más importante en creación de empleos y desarrollo, que solo apostar a las grandes corporaciones automatizadas y de poca generación de puestos de trabajo”, afirmó el presidente, quien asegura que pese a que el país no está creciendo, “nunca como ahora se había apoyado tanto a los pobres”.

“El Libro de AMLO”, (lleno de preceptos morales que a falta de claridad apuntan a que se debe supeditar todo a una moral cristiana, que implica seguir al líder y obedecerlo en todo momento) utilizó el esqueleto de la anticuada y conservadora “Cartilla Moral” de Alfonso Reyes, a la que la Cuarta Transformación agrega mucho texto, que a cualquier buen lector le parecerá ridículo, excesivo y parafascista.cartillamoral.JPG

“Cuando pierden de vista la moral, cultura y civilización degeneran y se destruyen a sí mismas (…) Se puede haber adelantado en muchas cosas y, sin embargo, no haber alcanzado la verdadera cultura. Así sucede siempre que se olvida la moral. En los individuos y en los pueblos, el no perder de vista la moral significa el dar a todas las cosas su verdadero valor, dentro del conjunto de los fines humanos y el fin de los fines es el bien, el blanco definitivo a que todas nuestras acciones apuntan”, dice uno de lo mucho agregados que la 4T inserta en la Cartilla  Moral, ahora conocida como El Libro Tinto de AMLO”.

chinalibrorojo.jpg
Libro Rojo de Mao

En El Trapiche, López habla de que la economía popular de los cultivadores de caña que muelen y venden jugo con un trapiche, o la de lo cultivadores de maíz que llevan sus tlacoyos a vender a Ciudad de México, e la economía que pretende impulsar su gobierno, y no “solo apostar a las grandes corporaciones automatizadas y de poca generación de puestos de trabajo”, como si un trapiche o el vender tlacoyos fueran generadora de muchas fuentes de empleo.

No es que López crea que una economía agraria puede generar riqueza y bienestar, de hecho, con toda sinceridad ha declarado que u economía moral no pretende generar riqueza sino “desarrollo” el cual él define como el sustento de su “Economía Moral”: “Voy a hacer un libro sobre la economía moral, si tengo tiempo, para explicar el modelo alternativo al neoliberalismo, a la política neoliberal, o sea, qué es lo que nosotros proponemos de manera muy clara como opción, como alternativa y tiene que ver básicamente con la honestidad”.

El maoísmo, el verdadero, no el de libro de texto, se caracterizó por una evidente marca populista, que crea una sociedad agraria, en donde es el líder quien detenta el poder y donde la élite es un pequeño comité, que, por tanto, no puede competir con el poder del líder.

López Obrador encierra a México en el pasado y en sus fronteras y columbra a Centroamérica como principal aliado, y se subordina al presidente Donald Trump, para evitar su molestia y el escrutinio del Departamento de Estado en la políticas para preparar la dictadura maoísta.

Como dice la embajadora de Estados Unidos, Roberta Jacobson, a eso se debe su reticencia a salir al mundo a arreglar problemas que mejorarían el estatus de una economía liberal, porque lo que trata es precisamente de destruir esa economía.

“No estoy sorprendida que AMLO hasta ahora se ha concentrado en cosas doméstica”, dijo Jacobson en el programa de Andrés Oppenheimer.

Roberta Jacob.jpg

La postura del presidente Andrés López Obrador de imponer una neutralidad al problema que vive Venezuela, agregó, es “un poco el regreso a un México del pasado, mientras el mundo ha cambiado. Creo que ahora, México, ahora en el mundo, debe participar de una manera más robusto, más involucrado, porque tiene mucho que ofrecer. Yo lamento la ausencia de México, del presidente López Obrador.

Pero esa neutralidad también tiene que ver con conservar aliados como Cuba y Venezuela, países de los que él recibió ayuda económica, durante al menos lo último 12 años. Por eso López ha traído a médico cubanos, ha asesores militares cubanos, y e ha distanciado de la Iniciativa Mérida, para quebrar la tutoría de Estados Unidos en la seguridad pública.

A %d blogueros les gusta esto: