31 de julio de 2019/Efraín Klériga/MXpress. – Una cifra trimestral de 0.1 por ciento que, proyecta un crecimiento real negativo de (-)0.7 por ciento, fue suficiente para que el Presidente festejara y declarara que “la economía va muy bien y que es una muy buena noticia lo dado a conocer por el Inegi, porque despeja el miedo, la intención de crear desconfianza”

“Se suponía que no iba a haber crecimiento, se iba a caer, que con dos trimestres seguidos de decrecimiento entrabamos en recesión, pues resultó que no, de acuerdo con los datos del Inegi”, declaró desde su púlpito mañanero.

El Inegi dice que comparado con el trimestre anterior, cuando el crecimiento real fue negativo, de (-)0.2, en el segundo el comparativo da un incremento de sólo 0.1 por ciento, lo que proyecta una caída anual de (-)0.7 por ciento, lo que es suficiente para hablar de recesión técnica de acuerdo a alguno criterio y de estancamiento y de que la economía muestra una línea descendente, según otros.

Aunque su pronóstico era de más del 2.5 por ciento y aún revirtiendo la tendencia a decrecer en el segundo trimestre el crecimiento no llegaría a un punto porcentual, y la mayor parte de lo economistas estiman un máximo de 0.5 por ciento, AMLO dijo sentirse contento.

“Estamos muy contentos porque le economía mexicana está respondiendo, dijo y agregó, “esta es una muy buena noticia para el pueblo de México”, expresó en conferencia de prensa matutina, donde mencionó que los constantes señalamientos sobre una eventual recesión sí llevaron a crear dudas, cierta incertidumbre.

cajacrecimieto.JPG

Las política de corte neoliberal que López Obrador ha aplicado a la economía como el recorte del gasto, el despido de burócratas, han tenido una mala combinación con el subejercicio del gasto que ya llega a 147 mil millones de pesos, además de que la desconfianza en el gobierno de la Cuarta Transformación ha frenado la inversión y ha devastado a sectores como la construcción que decreció más del 10 por ciento.

loepezlazu.jpg