3 de agosto de 2019/Efraín Klériga/MXpress. –En los primeros seis meses del año el gobierno de Andrés Manuel López Obrador quitó o dejó de pagar partidas presupuestales  de gasto programado, por 71 mil millones pesos en conjunto, a protección ambiental, salud, recreación, cultura, educación, agricultura, ganadería, silvicultura, pesca y caza, minería, manufacturas, construcción, transporte, comunicaciones, turismo, ciencia, tecnología e innovación.

El ahorro se ha concentrado en otorga más recursos a Pemex y Comisión  Federal de Electricidad, que en conjunto tuvieron en el primer semestre la pérdidas más cuantiosas en lo últimos años debido ha que sus instalaciones han dejado de ser operadas para general valor.

En el primer semestre del año, Pemex tuvo un balance financiero con un déficit de (-)70 mil 491 millones de pesos igual al 41 por ciento de su operación y  mil 300 millones de pesos más de pérdida que en el mimo periodo del año anterior.

Igualmente, en tener fondo para la construcción de la refinería Do Bocas, en Tabasco, la cual se estima que nunca recuperará la inversión, pero AMLO la ve como un regalo para su estado.

En cuanto a la CFE, donde la administración actual también dejo de generar valor y se ha enfocado a proyectos de cabrón de baja rentabilidad, el balance arroja una perdida de 23 mil 509 millones o el 60 por ciento de su operación.

También, se invertirá en comprar lo estadio de beisbol “Héctor Espino” y “Tomás Oroz Gaytán”,  con valor conjunto de mil 50 millones de pesos y en invertir 400 millones más para financiar escuelas de dicho deporte, que es preferido por 10 por ciento de lo mexicanos

Claramente lo recortes  al gasto presupuestario programable de áreas sensibles como educación, salud y medio ambiente, además de una violación a la Ley de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, y ahorca rubros fundamentales para el desarrollo y la buena marcha del país.

Cajadrecortesa.jpg

Sólo a educación se le recortaron 21 mil 273 millones de pesos, igual a la nómina anual de todos los maestro de educación básica de Tamaulipas y San Luis Potosí de un año o el presupuesto completo de la Universidad Nacional Autónoma de México de esos seis meses.

En diciembre pasado, López Obrador, garantizó a los rectores de las universidades de México que no habría recorte en el presupuesto de educación superior para el 2019, como la Secretaría de Educación Pública dejó de publicar la base de dato de pagos del Fondo Nación para la Educación, se ignora los lugares en donde se han tenido que despedir a maestro que no tenían base, como los asesores de inglés

En lo que respecta sector agrícola y pecuario al campo, más de 20 cadenas productivas nacionales de sectores altamente exportadores se enfrenaron a que la base productiva, es decir, lo campesinos y los pescadores, dejaron de recibir todo tipo de apoyos gubernamentales y esto puede llevar a caídas en la exportación de alimento de más de dos mil millones de dólares.

A salud, o más específico a todos las dependencia que tienen a su cargo la atención médica, el funcionamiento de hospitales, e le dejaron de entregar de su gasto programable, nueve mil 386 millones de pesos, el costo que tiene un hospital de alta especialidad.

Si el gobierno de Enrique Peña Nieto hubiese cortado recursos a rubro sensibles como educación, salud, ecología, ciencia y tecnología, agricultura y otras industrias y asuntos económicos, las manifestaciones de repudio desde el sector hoy en el gobierno, hubieran sido mayúsculas.