Ir a la barra de herramientas
Importante

Se pelea Morena por el poder, se acusan, pero les vale violar la ley

21 de agosto de 2019/Efraín Klériga/MXpress. –En la presidencia del Senado de la Republica no hubo reelección, pero sí hubo fraude: La bancada del Movimiento de Regeneración Nacional votó contra el presidente de la Mesa Directiva del Senado, Marti Batres, pero mantendrán la Mesa Directiva: Un cambio de cara, no de camiseta my una violación a la ley para conservar el poder.

Claramente hay, al menos un intento hasta ahora, de quebrantar la Ley Orgánica del Senador, y “haiga sido como haiga sido”, como diría un clásico de la política mexicana, lo legal es un asunto secundario, porque lo importante es que los morenos de Ricardo Monreal le metieron un gol a los morenos de Marti Batres y Andrés Manuel López Obrador, con cuatro cachirules, y eso, eso, eso es lo que les indigna.

Por eso el que no es líder moral, ni caudillo, ni primer morenista del país, sentenció:

Las explicaciones que dan para no soltarle a la oposición la dirigencia de la Cámara de Senadores, es que ellos son la mayoría y por tanto no tienen porque hacer rotatoria la dirigencia como lo dicen las leyes orgánicas respectivas, ni tampoco, porque así lo hicieron todas las siete legislaturas entre 1997 y 2018.

VER: No interesa a poblanos esclarecer muerte de Martha Erika: Barbosa

Y tan fue así, que se rotaba la mesa directiva, que Porfirio Muñoz Ledo, entonces perredista, fue el primer diputado de oposición en presidir la Mesa Directiva y contestar un Informe Presidencial en 1997.

Eso de que la Ley Orgánica del Senado y de la Cámara de Diputados marque la rotación de la presidencia de la cámara respectiva, no obsta parta que Morena haga lo que se le pega la gana,  porque la Ley es un asunto que, como dice el presidente Andrés López Obrador, es de la consciencia, de la mano alzada y del pueblo sabio, que “no está dormido”.

“Eso ya se acabó, ni líder moral, ni cacique, ni caudillo, ni primer militante (…)  Dijo al responder una pregunta a modo de un reportero y otra más, sobre si ya había  “un caballo de Troya del PRI dentro de Morena.

«Eso (El caballo de Troya) no hay que perderlo de vista, es lo que se dice arriba, lo que suena arriba, y otra cosa es lo que piensa la gente y el movimiento fuerte, fuerte, fuerte está en los ciudadanos, ahí es donde está la fuerza.

VER: La Cuarta Transformación un monstruo nonato

“Mi recomendación es: pierden el tiempo los que creen que van a salir adelante haciendo política a la antigüita; a los que no han entendido que esto ya cambió, que hay que avisarles, tocarles la puerta ahí, mandarles un correo electrónico”, dijo el caudillo de la Cuarta Tranquiza.

El llanto de Batres, un dedo chiquito del ductor de la Cuarta Transformación, es porque le hicieron trampa a él, no a la ley, pero, lo de que tanto Ricardo Monreal como los demás senadores de Morena se pasaron el arco del triunfo la Ley y los acuerdos, no es asunto que le incumba, porque para honrar la palabra, primero hay que tenerla.

Además, de que si la Ley Orgánica dice que la presidencia de dicho cuerpo legislativo debe ser rotativa, y de que para colmo, hubo acuerdos en septiembre del año pasado para que , Acción Nacional, presidiera un año, la Junta de Coordinación Política del Senado,  y después el Partido Revolucionario Institucional (PRI) es solamente  un asunto de tener palabra y respeto, no de quién tiene la mayoría ny elo mango de la sartén.

Este miércoles, Porfirio Muñoz Ledo, presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, octogenario y poco saludable ex dirigente nacional del PRI, ex dirigente nacional del PRD, ex candidato del PARM a la presidencia de la Republica, fundador y presidente del Movimiento Ciudadano Nueva República,  coordinador político del Frente Amplio Progresista  y ahora diputado por Morena, apoyó a Bartes porque padece la misma enfermedad: Se quiere reelegir.

Desde el 22 de julio pasado, Muñoz Ledo, un constitucionalista brillante y mucho mejor demagogo, dijo que se iba a reelegir en la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, porque a él le gustan los “helados y las mujeres bonitas”, pero en política hace lo que “la Patria me reclame, yo estoy a disposición de la Patria” y la tal patria manda reelección.

Este miércoles, luego de tomarse una foto con Martí Batres, compañero de reelección, blandiendo los puños sentenció el político casi perpetuo: “Somos la Cuarta Transformación, no cuarta tranquiza”.

A %d blogueros les gusta esto: