31 de agosto de 2019/Efraín Klériga/MXpress. -Nuevamente el presidente Andrés Manuel López Obrador y su amigo el gobernador Cuitláhuac García usan una tragedia en Coatzacoalcos, para sacar raja política, golpear a las fiscalías independientes, pero “olvidan” dar el pésame a las familias de las víctimas, visitar a los heridos, ofrecer el respaldo del gobierno y condenar la masacre.

El viernes durante una gira por Papantla, Veracruz, el presidente López, tuvo espacio para twittear en favor del gobernador, pero no para darle el pésame a los deudos de las víctimas, entre las cuales hay dos marineros filipinos.

“Todo nuestro apoyo a Cuitláhuac García, gobernador de Veracruz, en su empeño por garantizar la paz y la seguridad en el estado”, dijo en su cuenta en Twitter:

El miércoles pasado, el Presidente declaró desde su pulpito mañanero: «Este contubernio, esta asociación delictuosa entre criminales y autoridades”, dijo refiriéndose al fiscal Winckler, “en el caso de que así se demuestre, es corrupción, y es lo que tenemos que ir combatiendo».

Mientras para el autor de la masacre en El Paso, Texas, Patrick Crusi, el Gobierno Mexicano intentará ficar cargos por terrorismo, por un crimen cometido fuera del país contra ocho connacionales, por las 29 víctimas de la masacre del “Caballo Blanco”, 27 de ellos mexicanos y dos marineros filipinos, al Ejecutivo Federal solamente ha expresado una tibia condena por el ataque que calificó de inhumano.

El ataque, que fue un verdadero acto de terrorismo, puesto que fe dirigido por completo a matar civiles sin relación con el grupo delincuencial culpable, apenas si ha merecido la atención presidencial.

Pese a que el atentado tiene la firma del Cartel Jalisco Nueva Generación, Cuitláhuac García acusó del ataque en “El Caballo Blanco” a Ricardo “N”, «La Loca», a la Fiscalía de Veracruz por  haberlo liberarlo en julio pasado y estar protegiendo al Cartel que según el gobernador nencabeza el susodicho delincuente.

El miércoles, “La Loca” subió a redes un vídeo en el que rechaza ser el autor, asegura que no estaba en Coatzacoalcos el martes por la noche, cuando se perpetró el acto terrorista, mientras que la Fiscalía de Veracruz afirmó que es falso que haya liberado al presunto autor del ataque.

La Fiscalía de Veracruz en un comunicado, afirmó que La Loca fue puesto a disposición de la Delegación Estatal de la Fiscalía General de la República, el 18 de julio, no la Fiscalía Estatal, y fue la PGR la que inició la Carpeta de Investigación FED/VER/0003461/2019 de la Unidad de Investigación y Litigación en Coatzacoalcos, y liberó al presunto.

Pero mientras la pena de las familias no le ha valido ni un minuto de silencio, la tragedia del sirvió para el golpeteo que desde hace nueve meses tiene contra las instituciones autónoma, en este caso como las fiscalías estatales, que fueron nombradas por los gobernadores, por periodos de nueve años, al igual que López lo hizo con Alejandro Gertz Manero, como Fiscal General  por nueve años, pese a que al asumir el cargo ya tenía 79 años y de terminar el periodo, lo haría a los 87 años.

“Hay un problema en Veracruz heredado por las autoridades anteriores, y no sólo por las autoridades locales, también por las autoridades federales, porque en el Congreso se aprobaron reformas que llevaron a que estas instituciones que son fundamentales como las fiscalías las nombrara o a los representantes los nombrara el gobernador en turno y son inamovibles; pero no sólo eso, les dan 10 años y a veces hasta más”, dijo López el jueves, desde su pulpito mañanero.