31 de agosto de 2019/Efraín Klériga/MXpress. –El gobierno de Andrés Manuel López Obrador gasta poco y mal, recorta rubros indispensables para el desarrollo, ahorca a estados y municipios y otorga a Petróleos Mexicanos dinero que debería ser para educación, salud o seguridad pública.

La Cuarta Transformación presume que mejora la brecha entre pobres y ricos, pero ha invertido un 99 por ciento más de lo que tenía programado en el Presupuesto de Egresos de la Federación para 2019, un total de 508 mil 992 millones de pesos (Mdp)en las empresas productiva del Estado, Pemex y la Comisión Federal de Electricidad esta inversión enfrenta pérdidas y es insuficiente.

“El Gasto Neto Total fue inferior a su aprobado en 197 mil 800.9 Mdp, derivado de las menores erogaciones tanto del Gasto Programable de 6.7 por ciento como del No Programable de 5.5 por ciento respecto a sus estimados para el periodo”, afirma el Centro de Estudios de las Finanzas Publicas (CEFP) de la Cámara de Diputados.

Ver: Logra 4T agandallar órganos reguladores de energía

Al rechazar la inversión privada en el Sector Energético, la Cuarta Transformación ha obligado a que sea el Erario la única fuente para invertir en mejorar la exploración y la producción de petróleo, está última, en su nivel más bajo desde en 40 años.

El barco que no se ha hundido, está desnivelado, porque aunque ocurrió captación en los ingresos levemente superior, 0.9 por ciento, en los ingresos fiscales no petroleros la cual no alcanza para compensar la caída de 18.2 por ciento en términos reales de los ingresos provenientes de la actividad petrolera.

gasto1T2019.jpg

Entre los recortes y subejercicios (dinero no gastado que se debería haber erogado) hay caídas pronunciadas como 40 mil millones menos en el gasto en inversión física, que se traduce en desempleo en industrias como la construcción, y 30 mil 208 millones de pesos menos para los estados.

Según datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, al primer semestre del año, se habían gastado 12 mil 990 millones de pesos menos de lo programado para Educación, 12 mil 190 millones menos en programas de Trabajo y Previsión Social; nueve mil 415 millones menos en gastos de la Defensa Nacional y, ocho mil 138 millones de pesos menos en Agricultura y Desarrollo Rural.

Ver: México ya es un país en decrecimiento

A cambio, se gastaron de más, 22 mil 739 Mdp más – cinco veces más de lo programado– en la Secretaría de Energía, tres mil 603 Mdp (193 % más) en la de Economía tres mil 67 Mdp (+103.6%) en la de Bienestar y 121 millones de pesos (+179%) más en la Comisión Nacional de Hidrocarburos.

En cuanto al gasto federalizado, o lo que la federación aporta a los estados y municipios, o gasta en obras aprobadas en las entidades federativas, al 31 de julio pasado, este ascendió a un billón 136 mil 508  millones de pesos (mdp), que se traduce en una caída real del 3.6 por ciento.

“Al finalizar el mes de Julio de 2019, se observó un decremento entre los recursos pagados a través de los Ramos 28 y 33 respecto a los recursos calendarizados por 30 mil 208.2 Mdp; es decir, una caída real de 2.9 por ciento. Esto debido a que ambos Ramos reportaron recursos pagados menores en 2.2 y 3.9 por ciento, respectivamente”, dice el CEFP.