5 de septiembre de 2019/Efraín Klériga/MXpress. -Luego de que la mula se le echó en el Cámara de Diputados y no quiso seguir adelante con el plan de la reelección, el Presidente Andrés López Obrador lanzó su soflama y se hizo el que no sabía.

“Entonces, yo celebro -aunque corresponda a otro poder- el que se haya resuelto respetar la ley en el caso del Poder Legislativo; es decir, que no se haya modificado la ley orgánica en el Poder Legislativo, porque eso no debe de permitirse”, dijo sobre la renuncia de Porfirio Muñoz Ledo a reelegirse.

La manera de hacer política del presidente tabasqueño es cada día más retorcida y contradictoria, y cuando se trata de corruptelas de funcionarios de regímenes anteriores dice que siempre tenían el visto bueno del presidente quien estaba enterado de todo, pero cuando se trata de su gobierno, dice no estar enterado.

Cuando las situaciones se encuentran en proceso, las apoya indirectamente como sucedió en el caso de Jorge Winkler, contra quien repitió los argumentos falsos vertidos por el gobernador Cuitláhuac García, quien todo mundo sabe es un mandadero de López Obrador.

Ver: La dictadura se descaró en Veracruz

Si la lumbre les llega a los aparejos, López emite su perorata y condena el hecho porque según dice, non son como los de antes, como sea que él piense que eran los de antes.

Este miércoles, sobre el apestoso caso de Veracruz, cuando un grupo de diputados de Morena se reunió para, realizando un fraude a la ley, echar  de su cargo al Fiscal del Estado, Jorge Winckler, como había buscado Cuitlahuac, y su Secretario de Gobierno,  lejos de condenar el hecho visiblemente ilegal, contesta con un circunloquio y hace pensar que apoya a los diputados de su partido,  cuando en realidad habla de otra cosa.

“Se cometieron errores (…) porque se nombraron fiscales tanto para la impartición de justicia como para el combate a la corrupción, a modo; es decir, fiscales propuestos por los gobernadores para que les garantizaran impunidad y eso está perjudicando mucho, el que haya una intromisión en las labores de justicia de grupos de intereses creados, de intereses políticos, que eso no debe de suceder”, dijo López.

Ver: La «cacareada 4T un fiasco» y AMLO «un señor anticuado», dice NYT

Como de costumbre, López acusó, pero no dijo a quién acusaba, no aportó pruebas de las ilegalidades y además, funde el caso de la fiscalía con  otras del Poder Judicial:

“En términos puramente legales podríamos decir: Es la fiscalía, es el Poder Judicial; sin embargo, es un asunto de justicia muy grave y por eso vamos a presentar formalmente una denuncia a la Fiscalía General y al Poder Judicial en este caso que expuso Alejandro.

Pero Alejandro Encinas había referido un caso presuntamente por orden del presidente: “Es la instrucción del presidente de la República. Iniciaremos los procesos de investigaciones correspondientes con jueces, ministerios públicos y los funcionarios responsables de la Fiscalía General de la República”, pero por presuntas violaciones a los derechos humanos.

Ver: Adoctrinar con mentiras, estilo de la 4T

Según López, lo de Veracruz es que “el congreso local que tomó esa decisión, pero es un hecho de que ha habido ahí una confrontación entre las autoridades locales y este fiscal, que fue heredado desde la administración anterior, que fue propuesto por el anterior gobernador.  Y esto no sólo se dio en Veracruz, sino en todos lados, es una práctica que viene desgraciadamente de lejos, porque no hay en los estados, con algunas excepciones, autonomía de los poderes”, dijo

Este tipo de actuación no es nueva en la política mexicana y el ejemplo más acabado se cuenta en la anécdota del presidente Adolfo Ruiz Cortines y un su compadre.

Se dice que en 1955 el compadre va a Los Pinos y pide audiencia, la cual e es concedida de inmediato-. El compadre se queja con el presidente de que a pesar de que tenía la promesa del compadre presidente de que él sería presidente municipal del municipio de Veracruz, el PRI ya había designado a otro candidato, posiblemente Francisco Ramírez Govea.

Ver:Olvida AMLO pésame a familias pero no respaldo a Cuitláhuac

–Vaya usted al Puerto y regístrese como candidato independiente, tiene mi voto. Le asegura el Presidente.

Y así lo hizo, pasan las elecciones y el compadre pierde abrumadoramente. Enfadado se apersona en Palacio Nacional, pide audiencia, se le otorga enseguida y al entrar al despacho presidencial, Ruiz Cortínez se levanta de su silla y se aproxima al compadre con los brazos abiertos y le da un abrazo mientras el dice con tono de lamento: “Perdimos, compadre, perdimos”.