AMLO crea una república bananera

17 de septiembre de 2019/Efraín Klériga/MXpress. –La atención del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador está centrada en pocos asuntos: La venganza hacia los gobiernos que lo precedieron; que Pemex deje de ser improductiva empeñando al país; convertirse en figura centroamericana y hacerle la chamba migratoria a Donald Trump, para lo demás no tiene tiempo y quizá, ni talento.

Nuevamente López Obrador, cuyas salidas de Palacio Nacional son sólo para acudir a eventos proselitistas, que solamente sirven para la foto, ha expresado su negativa de representar a México  a en la próxima 74 Asamblea General de ONU, que se verificará del 17 al 24 de septiembre, tras lo cual iniciarán los foros.

México es gobernado por un Presidente que no tienen nada que declarar ni posturas que fijar frente a problemas enormes como la guerra comercial chino estadounidense, el Brexit duro, el ataque con drones a refinerías de Arabia Saudita, la crisis migratoria en Europa o el endurecimiento de la postura de Irán y de Corea del Norte.

Ver: AMLO provoca primera crisis económica interna en 25 años

De poco le sirve al progreso económico, político y social del País tener un presidente empeñado en mejorar la economía del sur sureste, lo cual no ha logrado; ni tampoco, en mejorar la economía de los países centroamericanos que fueron parte del Imperio de Iturbide para presuntamente terminar con el problema de la migración hacia Estados Unidos, cuestión que es un problema estadounidense.

López piensa que no asistir a dicha Asamblea y enviar al Canciller es una cuestión de representación para él, no para el país: “Estoy muy bien representado (Con Marcelo Ebrard) por eso no tengo necesidad de ir a los organismos internacionales o a otros países”, declaró López el pasado 6 de septiembre.

Ver: La 4T crea sólo 382 empleos por mes

La agenda de México es extensa y debería comenzar por concluir lo que los gobiernos anteriores dejaron inconcluso, como la diversificación del comercio y las inversiones foráneas, mejorar exponencialmente la calidad de la educación.

Igualmente, ampliar la inversión en infraestructura llamando al capital privado, y llamar a la inteligencia, es decir, a los científicos, para que ayuden a realizar una estrategia fiable y lógica para enfrentar la inseguridad que se desborda ya.

lopezchanceador.jpg

Frente a la inseguridad López no ha hecho sino lo mismo que se hace en este país desde que Vicente Fox justificó la salida de las fuerzas armadas de sus cuarteles, receta que no le dio resultado a Fox ni a Calderón, ni a Enrique Peña Nieto y, tampoco dará resultados ahora aunque se cambien los nombres con los que actúan los soldados.

Ver: Estafa de AMLO convierte en alumna a “estafa maestra”

Mientras la construcción, uno de los sectores que mueven la economía de un país, cae a los niveles más bajos en este siglo, superando ya la crisis de 2009, en Palacio Nacional se mueven estrategias para putear a los peñistas y culparlos de todo lo posible; para entregar a educación a la CNTE como lo hizo Calderón con Elba Esther y el SNTE; y para utilizar el dinero público en un proselitismo continuado hasta 2021

Al estar encerrado en Palacio Nacional y dedicando la mayor parte de los recursos públicos para hacer de Petróleos Mexicanos una petrolera completamente estatal,  López convierte a México en una republica bananera, porque mientras desaparece programas y obras del sexenio anterior y empuja infraestructura que nacerá obsoleta, las exportaciones de manufacturas y las agropecuarias se han caído, mientras el desempleo sube y la economía baja.

Se califica como república bananera a un país políticamente inestable cuya economía depende de la exportación de insumos no renovables o de unos cuantos productos agrícolas.

El politólogo estadounidense William Sydney Porter, más conocido por su seudónimo O. Henry, acuñó el término de República Bananera para describir a los países centroamericanos que estaban bajo explotación económica de corporaciones estadounidenses que sembraban bananas en sus campos.

Ver: Rodeado de corrupción, AMLO insiste en su santidad

Según la agencia de prensa española EFE, José Enrique Sevilla, asociado del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi) declaró que la idea de que Ebrard, un secretario, puede representar a México, es una «falsa» y «dañina» idea, al igual que la premisa de que «la mejor política exterior es la política interna».

López Obrador no ha realizado ninguna visita de Estado a otro país desde que inició su mandato el 1 de diciembre, y tras renunciar a representar a México en eventos importantísimos como el G20, realizada en Japón, declinó ir a la cumbre de la Alianza del Pacífico que se realizó en julio en Perú.

México que durante deácadas fue una estrella de la diplomacia internacional, es ahora un país apagado del que se habla solamente para señalar que tenemos un presidente populista y anacrónico.

Incluso, a la fecha, López no ha buscado, siquiera una entrevista con Donald Trump para hablar, barriga con barriga, del espinoso tema migratorio que está sacrificando la economía y la seguridad pública del país, porque piensa que Ebrard y los telefonemas entre los traductores de los dos presidentes, son suficientes.

Anuncios