Ir a la barra de herramientas
Importante

Blacamán, beisbolista becario y economista reprobado  

Opinión

6 de octubre de 2019/Efraín Klériga/MXpress. –»Mentir, robar y traicionar» y, pedir paciencia, es y ha sido la forma de hacer política de Andrés Manuel López Obrador, pero también como se ha ido inventado una historia, la del joven becado, estudioso, responsable, prospecto para las Ligas Mayores y luchador social de toda la vida.

A las mentiras flagrantes como que la inversión sigue llegando durante su periodo de gobierno, o como el país logra desarrollo sin crecimiento, o que la inseguridad pública disminuye, que la producción de petróleo crece, hay algunas añejas.

Algunas mentiras requieren la cara dura, como decir que la escasez de medicamentos contra el cáncer fue culpa de tres laboratorios, porque se dice para cubrir la responsabilidad de al menos tres muertes.

Avanza López  su Cuarta Dictadura con la magia de Blacamán

Otras más fue la escasez de gasolina se debía al combate al robo de combustible y njo, como fue, a que no se realizaron compras de combustible en diciembre y enero para cubrir la demanda.

Esta mentira y el decir que la gente era dueña de la gasolina, provocaron 132 muertes en San Primitivo, municipio de Tlahuelilpan, Hidalgo, evento por el que aún no hay responsables, como tampoco se sabe del atentado contra el helicóptero de Martha Érika Alonso y Rafael Moreno Valle.

Una de sus leyendas urbanas es que su rancho La Chingada fue  una herencia familiar,  también, y otras  como  que él fue un prospecto para la Ligas Mayores de Béisbol, igual que Hugo Chávez.

El pasado 20 de febrero se inventó esa leyenda: “Yo jugué beisbol con los grandes de mi pueblo, siendo todavía estudiante de primaria. Y en secundaria era prospecto para Grandes Ligas. Así como me ven”, dijo el 20 de febrero pasado.

Y la nueva es: «Yo pude terminar mi carrera por una beca, porque mis padres estaban pasando por una situación difícil cuando acabé la prepa”.

Pero resulta que López tardó 14 años para acabar la carrera, lo hizo con 7.72 de promedio, siete reprobadas y 10 exámenes extraordinarios. Así, no se puede sostener ninguna beca.

Hablando de pelota, en  esas soledades de Veracruz no había buscadores de las Ligas Mayores de Beisbol, quizá ni siquiera de la Liga Mexicana, de hecho a  Fernando Valenzuela, siete años menor que él y con muchísimo talento, fue observador por los buscadores de Ligas Mayores hasta que llegó a los Mayos de Navojoa en 1977.

De La Chinga ha dicho dos mentiras: 1) Que fue herencia familiar 2) Que hizo la cesión a nombre de sus hijos.

El beisbol y los dictadores en Latinoamérica

La Chingada, en Palenque, Chiapas, no fue una herencia familiar, está comprobado, pero ni siquiera se sotiene un poco la mentira: ¿Si los papás no tenían para pagarle la carrera, cómo se iban a comprar un rancho cuyo terrenos solamente está valuado en 1.5 millones de dólares?

López Obrador, quien no declaró esta finca en su declaración patrimonial cuando fue Jefe de Gobierno de Distrito Federal, sí hizo una cesión a sus hijos, pero de poco más de la mitad del terreno: seis mil 918 metros, pero conservó seis mil 500 metros, en donde están los 400 metros de construcción, con servicios, lo que da el precio de 1.5 millones de dólares, pues una de las entradas está sobre una carretera federal.

La Chingada o el orgullo de su corrupción

De esta mitad del rancho no informó en su declaración patrimonial al entrar a la residencia ni tampoco como candidato. Tampoco anotó que él es pensionado de Issste, y que tiene un Seguro de Gastos Médicos Mayores desde que era Jefe de Gobierno, y nadie sabe quién ha pagado ese seguro.

Según el expediente que tenía el Centro de Inteligencia y Seguridad Nacional (Cisen) el rancho lo compró López Obrador, en efectivo, cuando era delegado del Instituto Nacional Indigenistas  en Tabasco en 1982.

También ha afirmado haber sido de oposición, pero hasta que en 1989, el PRI le negó el aval para contender los la gubernatura de Tabasco, militó en ese partido.

tesis

A %d blogueros les gusta esto: