Incertidumbre por mala conducción de la 4T mete a México a una recesión

15 de octubre de 2019/Efraín Klériga/MXpress. –La falta de oficio político, mala conducción de la economía y la verborrea del  presidente Andrés Manuel López Obrador. crea incertidumbre, aleja la inversión y empuja la recesión en México.

Bancos y fondos internacionales, calificadoras de riesgo y analistas financieron, consideran que el escenario de un crecimiento del 2.5 por ciento de la economía que estimaban para 2019, hace un año, antes de la cancelación del NAIM, se estima entre el 0.2 por ciento y (-)0.5 por ciento.

Ver: La Bolsa Mexicana no se recupera de cancelación del NAIM

«En México, el crecimiento se desaceleró marcadamente en el primer semestre del año debido a la fuerte incertidumbre acerca de las políticas, la ejecución insuficiente del presupuesto y ciertos factores transitorios», dice el último Informe de Perspectivas de la Economía Mundial, del Fondo Monetario Internacional.

López Obrador ha asegurado que sus políticas no son las que han empujado a que la inversión muestre ya una tendencia descendente, sobre todo en el mercado bursátil, la construcción, la industria energética  y menormente en la manufactura.

Para López Obrador, la desinversión que sufre el país, la pérdida de empleos, el aumento de la inseguridad, la disminución en la atención de salud, la entrega de la educación a los sindicatos, son «Un ánimo distinto, es un ambiente nuevo, aunque digan lo contrario nuestros adversarios» y asegura que la gente está feliz, feliz, con su extraña forma de gobernar.

En diciembre pasado el presidente Andrés Manuel López Obrador consideró que el proyecto de crecimiento de 2.5 por ciento del producto interno bruto (PIB) expresado en el presupuesto de egresos para 2019, sería rebasado y todavía en julio aseguraba que se alcanzaría el dos por ciento.

Aunque al comienzo de su gobierno calificó de criminal el crecimiento de poco más de 2.1 por ciento que en promedio había logrado el país entre 1992 y 2018, con políticas de libre empresa y libre mercado, el 1 de  agosto  pasado confesó que había que “esperar” para el 2.0 por ciento de crecimiento del PIB.

«Lo importante de ayer es que no caímos en recesión. Ahora viene el que podamos crecer al 2.0 por ciento a finales de año. Se están arreglando las cosas para que haya más crecimiento, acompañado de desarrollo», aseguró López.

El pasado 23 de agosto, el macuspano dijo que:  «Vamos muy bien, vamos muy distinto a lo que dicen los expertos (…) Sí nos importa el crecimiento, pero nos importa más el desarrollo», y añadió,  «la gente tiene más capacidad de comprar, más poder adquisitivo, por eso no me preocupa mucho el asunto».

Vamos muy bien

Posteriormente, en septiembre, cuando todas las estimaciones de crecimiento de organismos multinacionales y calificadoras, señalaban menos del uno por ciento, López Obrador inventó que desarrollo y crecimiento eran cosas distintas.

Ya para el 30 de septiembre pasado no sabía dónde poner el huevo y responsabilizó al Banco de México de que se preocupen más por el crecimiento económico, aunque este organismo público autónomo desde hace dos décadas, tiene como encargo controlar la inflación.

Ver: Gasto e ingreso para 2020 depende de milagros y olvida el desarrollo

“Yo quisiera, con todo respeto que el Banco de México además de controlar la inflación se preocupara por el crecimiento económico por eso celebro mucho que se hayan bajado las tasas de interés, fue una muy buena decisión pero respetamos lo que hagan porque son autónomos, solo eso una opinión», declaró en su púlpito mañanero.

Al terminar el primer semestre de 2019, los datos de la economía mexicana habían registrado el crecimiento más bajo en una década, con un estimado del 0.3 por ciento en términos reales, pero en el segundo trimestre el producto interno bruto disminuyó hasta (-)0.7 por ciento.

López ha hecho recortes en el gasto para infraestructura, educación, salud, seguridad pública, agricultura, para liberar fondos para sus programas de reparto de dinero en efectivo, de los cuales no rinde cuenta y a la fecha se ignora quiénes y porqué lo reciben, incluso cabe la sospecha de que lo utiliza con fines político electorales, como la consulta en Baja California sobre la extensión de mandato.

Ver: AMLO y Banxico niegan recesión, Índice de economía la señala

El Banco Mundial ha proyectado un techo máximo de crecimiento de México para México de 0.4 por ciento del pin para este año, mientras Moody´s lo estima en 0.2 y Bank of América considera que México ya vive una recesión, como lo confirman los indicadores económicos.

Advertisements