Ir a la barra de herramientas
Importante

AMLO aceptará injerencia de Trump, disfrazada de acuerdo

Resulta claro que la 4T fingirá ceder y llegar  a un acuerdo para combatir a los carteles de la droga, mientras Trump las instala en un nivel igual similar al de organizaciones terroristas.

28 de noviembre de 2019/Efraín Klériga/MXpress. –La respuesta tibia del presidente Andrés Manuel López Obrador al amago de su homólogo estadounidense y la contradictoria respuesta de la Secretaría de Relaciones Exteriores, muestran que México le servirá a  Donald Trump de escalón para conseguir la reelección.

La tibia respuesta del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, de “Sólo decir: cooperación sí, intervencionismo no. Y ahí lo dejamos …. No a la confrontación política”, deja la puerta abierta para siga el proceso legal aludido  por  Trump.

Mientras resulta extraño el «miedo» de López a la confrontación, queda claro que Trump está urgido de mejorar su imagen ya a menos de un año de los comicios del 3 de noviembre de 2020 en los que piensa reelegirse.

También, la única posibilidad actual que tiene la Cuarta Transformación de ganar espacio dentro de la minoría, que ya oscila en el 40 por ciento (a la que López llama adversarios) es la de iniciar un combate feroz a la delincuencia que ha continuado escalando durante su gobierno sin freno alguno.

sociosnopatiños.jpg

Si el gobierno de Estados Unidos llega a califica de terroristas a las organizaciones y células del narcotráfico mexicano, el gobierno de México deberá celebrar acuerdos para combatirlos, que además de normas financieras, incluyen aumentar los requisitos y revisiones para entrar a México, permitir la geolocalización de los jefes de grupos y células de la droga, y combatirlos físicamente con apoyo de EUA, como si se tratara de grupos beligerantes.

El pasado 25 de noviembre el presidente Donald Trump dijo en una entrevista que su gobierno ha estado trabajando durante los últimos meses en la controvertida designación y clasificación de los carteles de la droga mexicanos, como organizaciones terrorista.

«Los designaré, absolutamente. He estado trabajando en eso durante los últimos 90 días. La designación no es tan fácil, debe pasar por un proceso y estamos bien metidos en ese proceso», afirmó en una entrevista con Bill O’Reilly, de la cadena televisiva Fox News.

La respuesta del canciller mexicano, Marcelo Ebrard, cuidó de no rebasar a López, y emitió una declaración eufemística y ambigua: “México no admitirá nunca acción alguna que signifique violación a su soberanía nacional. Actuaremos con firmeza”, dijo en su cuenta de Twitter.

La cancillería posteriormente emitió un comunicado en el que junto a lugares comunes como que ha entrado en comunicación con las distintas de Estados Unidos, que piden reducir el “flujos de armas y dinero a la delincuencia organizada desde Estados Unidos”, admite que también pedirán a EU: frenar “los precursores químicos y drogas que atraviesan nuestro territorio con rumbo al país del norte (sic)”.

Y ya tiene reglas nuevas

Hace menos de un mes el gobierno de Trump emitió su “Estrategia Nacional para el Contraterrorismo”, que “reconoce la gama completa de amenazas terroristas que Estados Unidos enfrenta dentro y fuera de nuestras fronteras, y enfatiza el uso de todos los elementos del poder nacional para combatir el terrorismo y las ideologías terroristas”.

“Esta estrategia utiliza todos los instrumentos disponibles del poder de los Estados Unidos para contraatacar al terrorismo. Vamos a derrotar a nuestros enemigos con toda el poder y la fortaleza de Estados Unidos”, dice el documento que se presenta con una carta firmada por Trump.

En esta estrategia se habla de mejorar la tecnología para detectar el ingreso de terrorista a Estados Unidos y de que también sus “socios” lo hagan mejorando la tecnológica y sus métodos de detección. a integras las capacidades y autoridades de todo el gobierno de los Estados Unidos y coordinarnos con nuestros socios extranjeros para evitar que los terroristas ingresen a la patria. Nuestros esfuerzos comenzarán a, donde nos aseguraremos de que nuestros socios compartan y usen información, como listas de vigilancia, información biométrica y datos de viaje, para evitar que los terroristas y los extranjeros huyan.

“Esta estrategia protegerá a los Estados Unidos contra todos los terroristas que amenazan a nuestro país. Lo haremos sin centrarnos en una sola organización, sino que combatiremos  a todos los terroristas con la capacidad y la intención de dañar a los Estados Unidos, nuestros ciudadanos y nuestros intereses en el extranjero. Perseguiremos  a las organizaciones terroristas desde sus fuentes”, señalan.

La estrategia que dice poner a “América Primero”, considera que defender su patria inicia “construyendo fronteras fuertes, fortaleciendo la seguridad en todos los puertos de entrada a los Estados Unidos, protegiendo la infraestructura crítica, facilitando la preparación».

También pide, “ampliar el rango que nuestros aliados tienen  para combatir el terrorismo islamita radical, el terrorismo patrocinado por Irán, y otras formas de extremismo violento; alentar a los socios con capacidad para jugar  un papel un rol más grande  en esfuerzos contra-terroristas; y ayudar a otros socios para que eventualmente puedan enfrentar la amenaza terrorista individualmente”.

López construye una dictadura “legal”, con dinero público y sin oposición real

Lema: abrazos no balazos, un cuento de hadas de un Estado Fallido, dicen en EUI

Ineptitud de AMLO contra carteles podría justificar incursión de EUA

A %d blogueros les gusta esto: