Ir a la barra de herramientas
Importante

Cómo cooperar en la reelección de Trump, con cargo a los mexicanos

El gobierno de México le hace el caldo gordo a Donald Trump y la amenaza del presidente de Estados Unidos en designar terroristas a carteles mexicanos, fue  un plato de lengua, sin que haya acciones concretas para evitar otra tragedia como la de la familia LeBaron.

6 de diciembre de 2019/Efraín Klériga/MXpress. –Luego de ocupar titulares en todo Estados Unidos y México, la comedia de designar como terroristas a los cárteles de la droga mexicanos terminó “logrando el entendimiento” y los representantes de México y Estados Unidos, concluyeron en dar “atole con el dedo”.

Según la Secretaría de Relaciones Exteriores, el resultado de las pláticas fue igual a nada oficial o, que “acordaron fortalecer al Grupo de Alto Nivel de Seguridad México-Estados Unidos (Ganseg)”, lo que fue igual a decir que todo sigue igual.

Pero de actuaciones para prevenir otra tragedia como la que le costó la vida a mujeres y niños de la familia mormona, LeBarón, nada.

El llamado  sub-grupo sobre tráfico de armas del Grupo de Alto Nivel sobre Seguridad México-Estados Unidos (GANSEG) se trata de un grupo de dialogo entre instituciones de ambos países, dentro del cual se presentan buenas intenciones sobre migración, tráfico de armas y lavado de dinero, sin que haya una estructura con facultades legales y protocolos de actuación y validez oficial.

El pasado 10 de junio, y luego de que Trump amagó con imponer aranceles en estados Unidos a importaciones desde México (Lo cual era es contrario TLC y se podría haber llevado ante la Organización Mundial de Comercio) México se comprometió con Estados Unidos (EU) a reducir en 45 días la migración proveniente de Centroamérica, de lo contrario el gobierno mexicano tendría que convertirse en tercer país seguro (lo que ya es de hecho) o aceptar los aranceles.

MarcloEbrarr.jpg

A la fecha y aunque el gobierno mexicano afirma que EU coopera con 926 millones de dólares en un plan para que México siga convertido en un territorio de contención a la migración ilegal, es el erario mexicano el que ha costeado más de 50 mil millones de pesos en ese plan.

El llamado “Gangseg”, inició entre México y países de Centroamérica en tiempos de Enrique Peña Nieto, no es  un grupo instituido, con estructura y facultades reconocidas como es el caso de la Iniciativa Mérida —la cual ha abandonado el gobierno de Anrés Manuel López Obrador— sino una declaración para dialogar problemas bilaterales,  entre México y países de Centroamérica.

Los memorándum que se firmaron al menos con Honduras (2014) y Panamá (2015) tenían la intención de mejorar la cooperación “en materia de migración, tráfico de armas, lavado de dinero, trasiego internacional de drogas y” cómo hacer frente en conjunto al crimen transnacional y al tráfico internacional de drogas”, pero nunca se aterrizó en acuerdos binacionales o multinacional.

Pero ayer, jueves 5 de diciembre, la Cancillería Mexicana emite un comunicado en el que afirma que “en el encuentro (Que presidieron el fiscal general  de EU, William Barr y el canciller, Marcelo Ebrard)  acordaron fortalecer al Grupo de Alto Nivel de Seguridad México-Estados Unidos (Ganseg), integrado el pasado 27 de agosto, con el objetivo de combatir a la delincuencia organizada y al crimen que opera de forma transfronteriza. Ambos gobiernos darán seguimiento a los resultados a través del Ganseg”.

El 28 de agosto pasado, Ebrard anunció que “se están haciendo investigaciones ahora muy importantes en torno a cómo funciona el manejo del dinero de los famosos cárteles de la droga, no sólo en México también en Estado Unidos. Quién reúne el dinero, hacia dónde se manda, quién distribuye allá, cómo es el sistema”, pero no habló de un grupo estructurado.

El embajador de Estados Unidos en México, Christopher Landau , declaró el 29 de agosto pasado, luego de reunirse con el presidente Andrés Manuel López Obrador que, “el tema de la seguridad,  que justamente ayer estaba platicando con un grupo de muy alto nivel del gobierno mexicano,  también es algo que no se puede resolver este problema sin la cooperación de ambos países, es muy importante”, señaló.

Posteriormente el 21 de noviembre, la Cancillería informó que “el gobierno de México presentó un borrador (sic) para un acuerdo bilateral sobre tráfico de armas y propuso usar tecnología no intrusiva e intrusiva en 58 puntos fronterizos, para prevenir que entren armas al país”.

El llamado “Gangseg”, inició entre México y países de Centroamérica en tiempos de Enrique Peña Nieto, no es  un grupo instituido, con estructura y facultades reconocidas como es el caso de la Iniciativa Mérida —la cual ha abandonado el gobierno de Anrés Manuel López Obrador— sino una declaración para dialogar problemas bilaterales,  entre México y países de Centroamérica.

Los memorándum que se firmaron al menos con Hondura (2014) y Panamá (2015) tenían la intención de mejorar la cooperación “en materia de migración, tráfico de armas, lavado de dinero, trasiego internacional de drogas y” cómo hacer frente en conjunto al crimen transnacional y al tráfico internacional de drogas”, pero nunca se aterrizó en acuerdos binacionales o multinacional.

AMLO aceptará injerencia de Trump, disfrazada de acuerdo

Trump esclaviza a la 4T y vuelve a México escalón para su reelección

A %d blogueros les gusta esto: