Ir a la barra de herramientas
Importante

¿Por qué está empeorando el problema del crimen organizado en México?

15 de dieimbre de 2019/NATHANIEL PARISH FLANNERY/Horizontal

En las últimas semanas, una serie de graves acontecimientos ha puesto en evidencia la creciente ola de violencia relacionada con el crimen organizado. La confrontación en Culiacán, el ataque a la familia Lebarón en Sonora y una serie de atentados en Ciudad Juárez son solamente algunos de los episodios que han ocurrido cerca de la frontera con Estados Unidos. Por un lado, el presidente Donald Trump ha anunciado: «Ahora es el momento para que México, con ayuda de Estados Unidos, libre la GUERRA contra los carteles y los borre de la faz de la tierra.» Su intención de calificar como terroristas a los grupos de crimen organizado cambiaría la dinámica entre Estados Unidos y México, así como la estrategia para la llamada guerra contra las drogas. Por su parte, el presidente López Obrador se ha empeñado en rechazar la posibilidad de una intervención militar de las fuerzas armadas de Estados Unidos contra los grupos delictivos en México así como en insistir en que el crecimiento económico y la creación de empleos ayudará a aliviar el problema del crimen organizado: «Ya tenemos resultados, ya se ha podido detener la escalada de violencia y yo espero que empecemos a disminuir», prometió durante una rueda de prensa reciente.

El hecho de que estos episodios, todos ellos de primera plana, estén ocurriendo en el contexto de una ola de crímenes sin precedentes, ha llevado a algunos observadores a azuzar el debate en torno a si México es un Estado fallido. En un momento en el que el tema del crimen organizado en México se ha politizado y polemizado en ambos lados de la frontera, vale la pena considerar la estructura actual del crimen organizado en México. Porque es obvio que la crisis de violencia en este país no terminará hasta que el gobierno federal comience a tratar el tema de la seguridad como su máxima prioridad. Mientras algunos comentaristas en Estados Unidos parecen creer que una confrontación militar con los carteles sería un buen cambio de estrategia, los mexicanos saben demasiado bien que las intervenciones militares pueden dar resultados cuando se trata de matar o detener a los líderes de los carteles, pero que no pueden hacer tanto a la hora de cambiar la serie de incentivos que han llevado a la proliferación de los grupos delictivos. En muchas partes de México los carteles centralizados han sido desmembrados y sustituidos por pandillas fragmentadas, descoordinadas pero brutalmente violentas, muchas de las cuales subsisten más por medio de las amenazas y las extorsiones que por el tráfico de drogas. Con el propósito de entender con mayor profundidad estas circunstancias, conversé con Falko Ernst, analista de International Crisis Group, una organización no gubernamental basada en Bélgica.

 

Nathaniel Parish Flannery: ¿Cómo ha cambiado la dinámica de la violencia en México desde que comenzaste tu investigación?

 

Falko Ernst: Cuando tengo que explicar cómo ha evolucionado el problema de la violencia en México, siempre cuento cómo han cambiado mis propias experiencias al ir a Tierra Caliente, en Michoacán. Es una de las regiones más prominentes de México, su historia con el narcotráfico se remonta décadas y es considerada por muchos como una especie de hoyo negro. Cuando en 2011 le compartí a un investigador mexicano mis intenciones de ir allá, me dijo: «Seguro entras, pero no vas a salir en una sola pieza.» La razón es que esa región era dominada por los Caballeros Templarios, cartel que desde fuera se veía como una especie de narco-secta hiperviolenta, capaz de decapitar afirmando que actuaba por inspiración divina. Pero al mismo tiempo ese control, en el que un solo grupo era dueño del terreno, permitía la existencia de canales de comunicación claros. Así conseguí que los cabecillas de los Templarios toleraran mi presencia en la zona, después de que hablara con ellos.

Hoy todo se ha vuelto más desordenado e incierto. Para llegar a las mismas comunidades ahora tengo que cruzar los territorios de diferentes grupos, esperando que mi presencia en las calles no sea advertida por los centinelas, e incluso tomando carreteras de terracería para evitar ciertos lugares. En pocas palabras, hoy hay demasiados grupos.

Nota completa en : https://horizontal.mx/por-que-esta-empeorando-el-problema-del-crimen-organizado-en-mexico/

A %d blogueros les gusta esto: