Ir a la barra de herramientas
Importante

AMLO y sus promesas incumplidas y las que más valía no haber cumplido.

El país es más pobre, más inseguro, menos democrático, menos justo, más asediados por mafias de poder, que hace un año

30 de diciembre de 2019/Efraín Klériga/MXpress. – Andrés Manuel López Obrador no cumplió la mayor parte de sus promesas durante el primer año de gobierno, con excepción de aquellas que más valdría no haber cumplido porque han generado más daño que bien.

La seguridad pública, el empleo, la inversión, la atención universal de salud, la mejoría de la educación, son asignaturas pendientes   y claramente  su situación lejos de mejorar  ha empeorado.

“En el mejor estilo de “ni los veo ni los oigo” (Salinas de Gortari) hizo a un lado a cientos de miles de mexican@s en distintas ciudades del país que se manifestaron abiertamente contra los resultados de los primeros 365 días de su presidencia.”, escribió la ex gobernadora de Yucatán y senador, Dulce María Sauri Riancho.

No bajaron los  precios de los combustibles ni se ajustaron al nivel de la inflación, ni se rehabilitaron las refinerías, ni se dejó  de comprar combustible en el extranjero, ni se construirá un aeropuerto funcional en santa Lucía.

Un 17% sube impuesto al Diésel, 8% a la magna y 41% tabaco

Tampoco se respetaron los contratos suscritos en el anterior gobierno, ni se dejó de endeudar al país, ni la pensión para adultos mayores tiene carácter universal.

Tampoco se sabe quién o cómo se va a financiar la monumental vía llamada Tren Maya con un costo de 100 millones por kilómetros y mil 500 kilómetros  de  largo en cinco estados.

Cancelar el Aeropuerto Internacional de México que, a estas fechas estaría cerca de ser concluido, ha hecho que la industria de la construcción vaya en caída libre debido tanto a falta de obras gubernamentales como la inversión del sector privado.

Santa Lucía vuela sobre la ley y sin posibilidades de amortización

Su intento de vender el avión presidencial “que lleva el nombre del héroe José María Morelos y Pavón”, petía y repetía en sus primeras homilías mañaneras en su púlpito del viejo patio de la Tesorería de la Federación, además de promesa incumplida, ya cuesta caro.

El 3 de diciembre de 2018 anunció pomposamente: “Damos hoy el primer paso rumbo a la enajenación del avión Boeing 787-8 mejor conocido como ‘José María Morelos y Pavón’”, al terminar 13 meses de gobierno, resulta que Mantener al TP-01 en un hangar de la Boeing, ha costado casi más de 15 millones de pesos, a los que se suman 17 millones de pesos en vuelos comerciales.

Con «utilidades» por venta del TP-01 financiará AMLO plan antinmigración

“Crecimos cero por ciento, estamos al borde de una recesión, el desempleo aumentó, usamos la mitad del fondo petrolero, aumentó la deuda, cayó la superficie sembrada, Pemex al borde de la quiebra, se desplomó la inversión pública y privada, hay subejercicios, no hay medicinas ¿Podría ser peor?”, cuestionó el ex director del Infonavit y economista, Mario di Constanzo.

La inseguridad publica aumentó, y en al menos nueve estados: Guerrero, Guanajuato, Jalisco, Colima, Chihuahua, Nayarit, Sinaloa, Tamaulipas y Veracruz, los territorios donde los carteles son gobierno, crecieron.

Promedia 4 homicidios por hora el primer año de la 4T

Además, durante ese lapso no se han dejado de abonar los 451 millones de pesos por año de la  compra y si López no ha dejado ver la necesidad del avión, es porque no ha querido representar a México en foros internacionales, tal cual es su deber.

Acabar con la «calamidad» del modelo neoliberal, sin duda es una promesa que va cumpliendo, y las bondades neoliberales como ampliar libertades, mejorar procesos eleccionarios, instituir organismos de control, ha sido cambiada por López por la  restauración del modelo del priismo autoritario, ahora con vestido moreno.

lopezquipo.jpg

La firma del TMEC y la alianza con el grupo que representa el 0.01 de la población, pero que es dueña del 33 por ciento del producto interno bruto, sin duda muestran que el neoliberalismo está vivo hasta en el manejo de la economía, y el discurso es para poder parecer de izquierda mientras reza en su capilla personal en Palacio Nacional.

TMEC México compromete comprar granos y carbón a electores de Trump

En su toma de posesión, el macuspano puso como promesa número uno: “Acabar con la corrupción y la impunidad”, pero los casos de Manuel Bartlett, Jaime Bonilla, Cuitláhuac García y Jaime Lomelí son las pruebas muy acabadas de que el combate a la corrupción es para los del tejado de enfrente, no para los de casa,

Claramente la administración que pomposamente se autobautizó de Cuarta Transformación, ha fracasado en lograr el crecimiento de la economía, del empleo, de las oportunidades de salud, educación y en brindar una mejor seguridad pública.

Su promesa de reabrir el caso de Ayotzinapa (Que no estaba cerrado) “para llegar a la verdad de los 43 estudiantes desaparecidos en septiembre de 2014 y castigar a los responsables”, se ha cumplido parcialmente, mientras los presuntos culpables salen de la cárcel.

El compromiso con Donald Trump de convertir a México en un muro de contención a la migración centroamericana, desde luego que da al traste con su promesa de “Convertir la migración en optativa y no obligatoria».

Mucho menos se ha logrado la autosuficiencia energética al país con la renovación y construcción de refinerías, porque actualmente se produce menos petróleo y, visto por habitante, se genera menos electricidad, y, además, ambas fuentes de energía sí subieron por arriba de la inflación.

López vuelve a atacar a la inversión privada en el sector energético

Su promesa de poner el centro a los” vulnerables y desposeídos” y combatir la pobreza y la marginación”, dan la apariencia que será otro llanto presidencial como aquel del Sexto Informe de Gobierno de López Portillo, cuando pidió perdón y no dijo, eso no, que los había empobrecido más.

Y ni se otorgaron diez millones de becas a estudiantes ni se crearon algo que pueda calificarse de cien universidades públicas y la contratación de 2.3 millones de jóvenes como aprendices remunerados en empresas, no se cumplieron o se cumplieron en forma muy parcial.

Los datos del “Padrón Único de Beneficiarios de Bienestar”, son solamente 134 mil los “Jóvenes Construyendo el Futuro”, que tienen jóvenes entre 18 y 29 años, a los que se les pagan apoyos monetarios mensuales de tres mil 600 pesos por un año.

En cuanto las “100 universidades”, a la fecha son 83 locales, donde hay una matrícula promedio de 91 alumnos (siete mil 575 en total) y poco más de cinco maestros (459 profesores en total) por institución, y ninguna de estas “universidades” está facultada para otorgar títulos académicos con validez oficial, ni cumple con las normas de  educación, salud y seguridad.

Tampoco se ha dado pensión  a  un millón de discapacitados, las “ayudas sociales a las clases más necesitadas y sin intermediarios”, han resultado un método de los delegados de López Obrador para aumentar la militancia de Morena.

Pese a programas sociales y aumento salarial  crece la pobreza de ingreso

La atención médica universal, en un plazo de tres años, marcha con retraso por la torpe idea de desaparecer el Seguro Popular con todo y Fondo para Gastos Catastróficos.

La promesa más falsa, ha sido la de “Evitar afectaciones al medio ambiente”, debido al aumento de uso de carbón y combustóleo en las plantas de Comisión federal de Electricidad, la venta de gasolina no Ultra baja en Azufre, el ecocidio de una reserva ecológico y marismas para construir la Refinerías y el Puerto de Dos Bocas.

Si bien sí se bajaron los sueldos de los altos funcionarios, empezando por el del presidente, resulta que los grados de eficiencia y de honestidad de la burocracia que, ya eran bajos, descendieron aún más

No se redujo al “50 por ciento el  gasto en publicidad oficial”, sino se triplicó, y todos los programas insignia marchan con retraso.

López, un conservador de clóset que hunde al país en la ingobernabilidad

A %d blogueros les gusta esto: