Ir a la barra de herramientas
Importante

López y su Cuatrote culpan a outsourcings de su fracaso en empleo

El macuspano hace una comedia para que sus fans crean que la caída histórica del empleo en diciembre se debe a los corruptos neoliberales y no a al  «factor López».

15 de enero de 2020/Efraín Klériga/MXpress. -Luego de la caída histórica en empleo en diciembre, Andrés Manuel López Obrador quiere responsabilizar a las outsourcing o agencias de subcontratación del fracaso que lo ha llevado a  un saldo de menos 37 mil empleos desde que asumió la presidencia.

Y luego de 13 meses manejando la economía con insultos ahora lo quiere remediar con amenaza de cárcel para las agencias de subcontratación y quienes las utilicen, calificándolas de “delincuencia organizada”.

El macuspano llevó a su homilía mañanera a sus golpeadores: Santiago Nieto Catillo, titular Unidad de Inteligencia Financiera, Carlos Romero Aranda, Procurador Fiscal, ambos funcionarios de la  Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

También fue Zoé Robledo, ex jefe de ayudantes de López y  quien funge como  director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) desde la renuncia de Germán Martínez Cázares.

Robledo explicó que 14 mil 553 empresas cancelaron  su nómina completa en diciembre pasado lo que se tradujo en un saldo de menos  382 mil 210 empleos formales.

En su alegato Robledo olvidó decir que 2019 fue el año menor creación en empleo nominalmente en una década.

También, que tuvo 95 mil empleos menos que en 2013, primer año de gobierno de Peña Nieto, cuando la población económicamente activa tenía cuatro millones de personas menos.

caja empleo en2020.jpg

No se dijo que históricamente fue el año que más empleos se han perdido en diciembre, desde que comenzaron las estadísticas del empleo del IMSS hace más de medio siglo.

Las outsourcing llevan operando más de tres décadas en México y han sido una respuesta de los inversionistas, especialmente foráneos, en contra de las trabas que pone a los empleadores la Ley Federal del Trabajo.

Los golpeadores de López, quienes nunca hablaron de la falta de inversión, de la incapacidad de la Cuatropea para atraer empleo formal, advirtieron que ahora utilizarán  el Código Penal como promotor del empleo.

Nieto, quien habló de  que han identificado tres tipologías distintas de subcontrataciones, fue a la mañanera, para comparar el esquema de subcontratación mediante agencias, con las facturaras, las empresas fantasma y los lavadores de dinero.

“Y el tercer modelo tiene que ver con el outsourcing ilegal. En lo que va de la presente administración ya se han presentado 51 denuncias, 31 ligados con empresas fachada, 15 con facturación de operaciones simuladas y cinco con casos de outsourcing ilegal”, dijo el extitular de la  Fepade, cesado en dicho cargo en octubre de 2017.  por no respetar el sigilo de las investigaciones, lo cual ha seguido haciendo desde Hacienda.

Enfrascado en la misma dinámica de perder-perder que lo ha metido a la economía mexicana en una espiral de decrecimiento, si López no sabía que anualmente hay una escalada de contratos temporales que vencen al finalizar noviembre, no debería intentar manejar la economía desde su despacho.

Según los porros de López,  a través de la reforma que se aprobó y que se aprobó en 2019 para poder darle cabida al TMEC,  Romero Aranda alega que hay riesgos que tienen, tanto los contribuyentes que contratan el servicio de outsourcing como las empresas que prestan el servicio de outsourcing, aunque no detalló cuáles son esos riesgos.

“La reforma precisamente va encaminada a castigar como delincuencia organizada y perseguir como delincuencia organizada a todas esas empresas que dan el servicio de outsourcing ilegal”, advirtió para que los medios con convenió publicitario pudieran lavarle la cara a la Cuarta Transformación.

Lo que no quiso explicar, es que muy pocos de los outsourcing que cancelaron su nómina en diciembre pueden ser considerados ilegales.

«¿Cuál es la subcontratación ilegal?» detalló Romero, «Es aquella que traslada la plantilla laboral a empresas intermediarias con el propósito de encubrir la relación laboral a través de actos simulados para incumplir intencionalmente con las obligaciones laborales o de seguridad social».

Es decir que si una empresa contrata a  un outosurcing para que contrate a trabajadores en forma temporal, les da seguro social y reconoce la relación laboral, también puede cancelar su nómina cada diciembre aunque la Cuatropea y su patrón se  enfaden.

A %d blogueros les gusta esto: