Ir a la barra de herramientas
Importante

México pierde  la carrera contra la demografía y la pobreza

 

Con un crecimiento demográfico superior a 1.3, frenado solamente por la violencia y las enfermedades, y sin inversión en tecnología, México camina hacia el fracaso económico

27 de enero de 2020/Efraín Klériga/MXpress. -Desde que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte y hasta el inicio de la Cuarta Transformación, el producto interno bruto  de México se duplicó, las exportaciones crecieron 4.67 veces, el número de empleos formales aumentaron 117 por ciento, el problema es que en ese lapso se convirtieron en jefes de familia más de 40  millones de personas.

En 1994 el país tenía 89 millones de habitantes, de los cuales el 40 por ciento, unos 36 millones, participaban en la economía, tenían un empleo o estaban en busca de uno. A finales de 2018  había 126 millones y  la población económicamente activa había llegado a 76 millones de personas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En 25 años para abatir el desempleo totalmente, el país habría tenido que crear los 30 millones de empleos formales, pero en ese lapso solamente se crearon 9.5 millones de empleos formales, de los cuales ya se perdieron 350 mil en el primer año de gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Pese a las caídas en el empleo, el alentamiento en las exportaciones, en 2019 nacieron 1.4 millones de personas y derivado de la explosión demográfica en las décadas anteriores, 1.5 millones se sumaron a la población económicamente activa.

El significado de 1.4 millones nuevos de habitantes y 1.5 millones de personas que requieren un empleo, es que el país tendría que haber aumentado en la misma medida, la capacidad instalada en servicios de salud, fuentes de empleo, producción de alimento, etcétera.

El crecimiento poblacional significa  construir cada año una ciudad del tamaño de Ciudad Juárez, Chihuahua, con todos los servicios y disponibilidades.

Se hunde más la economía y cae el riesgo país de México  a nivel de 2009

México entre los ocho países más corruptos de América.

Llega deuda de Sector Público Federal a 615 mil millones de dólares

Datos aterradores de la 4T: Hila manufactura 6 meses de empleo perdido

La explosión demográfica en las últimas décadas del Siglo XX y la cual no ha cedido al nivel en este siglo, son el mayor de los problemas que ha padecido México y de ahí provienen las carencias en salud, educación, empleo, salario, productividad e incluso, criminalidad.

Sin embargo, desde el gobierno de Ernesto Zedillo la planificación familiar comenzó a dejar de ser un eje principal en la política de Estado, e incluso pasó a un lugar secundario y en el gobierno actual te tema ni siquiera se menciona, pues para un creyente pentecostal, se trata de tabú.

Un ejemplo: La producción de maíz ha aumentado en los últimos 25 años, en casi 12 millones de toneladas anuales, pero la demanda se incrementó aún más y por ello las importaciones de maíz han crecido aceleradamente, al igual que las de frijol y otros alimentos.

La matricula escolar ha pasado en ese lapso de 25 millones a 35 millones de alumnos, lo que significa que en ese periodo se debieron haber construido un 40 por ciento más de aulas de las que ya había, y en ese mismo porcentaje incrementar maestros, recursos educativos, para todos los niveles escolares.

Otra de las grandes fallas de la estrategia de gobierno de López Obrador, está la de no atacar la raíz de los problemas y tratar de aplicar políticas como fracasadas y anacrónicas como la autosuficiencia alimentaria.

En  el sexenio de José López Portillo, el Sistema Alimentario Mexicano se quedó en 1982, literalmente, sin combustible, pues resultó que teníamos años cambiando petróleo por tortillas.

El Economista cita  datos del Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA), que señalan que la producción nacional de maíz debió ser en 2019 de  26.4  millones de “un descenso previsto de 12.5 por ciento  en la cosecha del grano en Sinaloa luego de que la sequía en el 2019 afectara el almacenamiento de agua en las presas de la entidad”.

La autosuficiencia alimentaria significa que el campó genere más divisas que las que se requieran para importar los alimentos necesarios para el Abasto nacional, no que se produzca localmente todo el maíz, frijol, arroz, trigo, etcétera, como pretende la equivocada estrategia de la 4T.

Igualmente, para satisfacer el empleo, se requiere generar la inversión en los rubros como energía y manufacturas, los cuales a su vez generan empleo en la construcción y en los servicios.

Para mejorar los salarios es necesario mejorar la competitividad y sin generar nuevos productos, mano de obra más calificada, los salarios aumentan hasta donde artificialmente puedan, y una vez en ese nivel comenzarán a desplomarse.

“Cosas veredes, amigo Sancho, hemos oído todos alguna vez”

 

 

A %d blogueros les gusta esto: