Ir a la barra de herramientas
Importante

Políticas de AMLO no enriquecerán al sur pero empobrecerán al norte.

El embate contra las inversiones y la quita de presupuesto gobiernos estatales, tendrá un efecto negativo sobre la creación de empleo en todo el país, especialmente en el norte.

23 de febrero de 2020/Efraín Klériga/MXpress. – El proceso de precarización de la clase media en México no  inició con el gobierno de Andrés Manuel López Obrador sino con Ernesto Zedillo, cuyos “Errores de Diciembre”, tuvieron un efecto real sobre la hacienda de las familias con ingresos con más de cinco salarios mínimos, pero con la Cuarta Transformación está caída  se está acelerando.

La clase media mexicana, no los llamados pobres, es la que, impulsado todos los cambios políticos y sociales  en México a partir de la Reforma, y antes de Zedillo la clase media era de poco más del 50 por ciento de la población y actualmente no llega al 45 por ciento, sin restar los ingresos perdidos en el primer año de gobierno de la Cuatrote.

salariosgraa.jpg

No es necesario tener dotes de vidente para pronosticar con certeza que, a menos que haya correcciones reales al programa económico de López Obrador, éste solamente logrará tener masas de pobres agradecidos que, serán  menos pobres mientras reciban subsidios y, una clase media empobrecida que cada día será una opositora con más encono cada día contra la Cuarta Transformación.

La movilidad social no solamente tiene trabas de ingreso y de educación, también tiene trabas sociales que en México son las que “pesan” más.

“Nacer pobre en el sur de México no es igual que nacer pobre en el norte”, advierte un reportaje de Ana Karen García publicado por El Economista.

Octavio Paz decía que en el norte del país “el pasado pesa menos”, al referirse que mientras el norte era progresista y emprendedor, el sur seguía siendo costumbrista y estancado.

“Los mexicanos que nacen pobres en el norte del país, una de las regiones económicamente más dinámicas, tienen casi tres veces más posibilidades de salir de su estrato social y ascender a uno más alto. Mientras que en el norte sólo 23% de los que nacieron pobres se quedan pobres, en el sur 67% de ellos permanece así toda su vida”, afirma Ana Keren García.

López cree que con su obras faraónicas en el sureste, como el Tren Maya, Dos Bocas y el Corredor Transístmico, y una cauda de programas que le reparten efectivo a más del 75 por ciento de los pobladores de Tabasco, campeche, Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Puebla, Tlaxacala, Hidalgo, Michoacán y Veracruz, logrará que en esta región surjan empresas y empleos formales.

En los últimos 30 años los únicos programas sociales que ha logrado mejorar el estatus real de la población y al mismo tiempo generar muchos empleos, son los de microcréditos de Muhammad Yunus iniciado hace 44 años en Blangadesh, y las becas escolares completas, sujetas a aprovechamiento.

El Sureste “abandonado por neoliberales” mentira de AMLO que todos pagamos

Pese a programas sociales y aumento salarial  crece la pobreza de ingreso

La clase media en México evolucionó con los gobiernos priistas a partir Manuel Ávila Camacho (1940-1946) pero especialmente desde Miguel Alemán (1946-1952) y en forma continuada hasta la crisis sexenal que provocó la política populista de Luis Echeverría Álvarez, y luego volvió a sufrir el embate de la profunda crisis estructural que heredó en 1982, José López Portillo.

Con los gobiernos de Miguel de la Madrid y Carlos Salinas hubo una lenta recuperación de la clase media hasta “los Errores de Diciembre” que hicieron caer la economía mexica un siete por ciento del PIB en 1995.

El porcentaje de clase media que dejó Zedillo no mejoró durante el Gobierno de Vicente Fox y volvió a sufrir una caída durante el “catarrito financiero” de 2009 y al terminar el gobierno de Felipe Calderón la masa que gana más de dos salarios no se  recuperó por completo.

Vive México crisis más pronunciada desde 2009, acepta Banco de México

Con Enrique Peña cayó más aún, pese a que aumentaron los ocupados y, el empleo creció, pero dentro de la masa que gana  menos de dos salarios, y los gros de dos o más salarios continuó disminuyendo respecto a la población ocupada, y este proceso de precarización del ingreso asalariado se aceleró en el primer año de gobierno de López.

Los datos que muestran que clase media es esa mayoría que repudia en los medios y en las marchas al gobierno del populista e izquierdista pentecostal y a ese grupo se dirigen especialmente los calificativos de “los conservadores” y “mis adversarios”, de López, quien sabe que ese es el grupo social que compra Reforma y otros medios independientes, de este Gobierno y de los anteriores.

En México hasta un tercio de las familias (de 3.2 personas) con un ingreso global  superior a cinco salarios mínimos, pueden esperar escalar socialmente y llegar y pasar  los 10 salarios mínimos pér capita  que es el límite bajo de la llamada clase alta o más.

En la clase media la fertilidad es de 1.2 dos hijos por pareja, en las clases populares para de dos. No hay misterio en esto, el programa menos socialista en la China Maoista fue la  de” hijo único”, una medida de control de la población establecida en  1979, cuando la población llegó a 975 millones de personas, desde ese momento a la fecha la población ha incrementado 44 por ciento, a mil 400 millones.

En el mismo lapso 1979 a 2020, la población de México aumentó de 66 millones a 128 millones (El censo de este año corregirá el dato) es decir un 94 por ciento, y ese incremento de población ocurre entre los cinco deciles de ingreso inferiores.

“Nno necesariamente la clase media es algo que comience justamente ahí, en donde termina la pobreza: en la sociología contemporánea (Metzgar, 2010) se discute si la pobreza define en sí misma a una clase social o es más bien una condición transversal al concepto de clase; por ejemplo, así como hay trabajadores pobres, cabe concebir asimismo un estrato de la clase trabajadora no pobre, pero tampoco, en sí y por sí, clase media”, dice un estudio del Inegi.

Los empleos que generarán los principales proyectos de López Obrador son aproximadamente unos 50 mil, contando el aeropuerto, la refinería, su tres y la vía transísimica, muchoi menos de  los que se cancelaron entre el aeropuerto de Texco, las zonas económicas especiales y los despedidos de burócratas.

A %d blogueros les gusta esto: