Ir a la barra de herramientas
Importante

López sólo salva a Pemex y su electorado, los demás como puedan

La economía mexicana caerá fuertemente y perderá  todo el crecimiento obtenido entre 2010 y 2018, pero López sólo tiene plan de contingencia para Pemex y sus electores, y para los demás se salvarán como puedan.

3 abril 2020/Efraín Kleriga/Mxpress. –En plena crisis económica y cuando el empleo formal cae abruptamente em el comercio, los servicios y la industria de la transformación, Andrés Manuel López Obrador considera que “apuntalar a Pemex por la caída en los precios del petróleo”, es una de sus cuatro prioridades.

En una confusa expresión de prioridades en su homilía de este viernes, el presidente de México señaló que la primera prioridad son sus programas sociales, la segunda,  salvar la industria de la construcción, y la cuarta, pagar la deuda.

“Segundo, que esos recursos ayuden a la reactivación económica, los créditos, todo lo que vaya orientado a impulsar la industria de la construcción, que permite reactivar pronto la economía y generar muchos empleos. Eso es lo segundo”, preciso.

En conclusión, en esta crisis López prioriza a su electorado, a Pemex y  a sus obras como el Aeropuerto de Santa Lucía, la Refinería de Dos Bocas y el Tren Maya, mientras que apoyar a la industria manufacturera, al turismo  y a los demás servicios que crean empleo formal, no le ocupa.

El cuarto mes del año ha comenzado con pronósticos sombríos para la economía mexicana, los expertos financieros vaticinan una contracción para el segundo trimestre del año que puede llegar al 35 por ciento o más, lo que significa cientos de miles de empleos perdidos y decenas de miles de pequeñas y medianas empresas quebradas.

El plan de López Obrador claramente va dirigido a salvar a los sectores que le dan fuerza política que según Mitofsky son los maestros normalistas, los empleados de gobierno, y los que forman la economía informal, y a golpear con la crisis a los sectores que llama «mis adversarios».

covidluz

 

La Secretaría de Hacienda estima que los requerimientos financieros del sector publico serán mínimo del orden de  4.4 puntos del producto interno bruto, lo que significa financiamientos por 834 mil millones de pesos, lo que llevará el saldo de la deuda pública por arriba de los 12 billones de pesos y siete puntos más, hasta el 52.5 por ciento del PIB.

El recorte de 304 fideicomisos, 27 mandatos y siete análogos que concentraban 740 mil 572 millones de pesos, no otorga este dinero al gobierno central si no lo libera de un gasto anual de 250 mil millones de pesos que en todo caso ya no se tenían.

fidecimosisop.jpg

Con esto López desparece los fonmdos para la Atención a la salud en las entidades, el Fondo para Desastres Naturales, los fondos de contigencias presupuestales para los estados estados y los fondos de pensiones para burócratas y también fondo para el Conacyt.

En pocas palabras casí todas las áreas quedan a expensas de que López quiera o no quiera otrogarles fondos.

La política de presidencial no es nada nueva, porque durante todo su gobierno se ha concentrado en llevar a cabo sus planes y promesas de campaña a costa del crecimiento económico, y es claro que no quiere tomar decisiones duras como vender activos de Pemex o suspender sus obras a pesar de la escasa posibilidad de recuperación.

López Obrador ni siquiera les ha tendido un puente a los consumidores y pese a la crisis mantiene el aumento en la electricidad que para marzo será del 4.67 para los consumos básicos, y las cuotas impositivas por litro de gasolina del impuesto sobre producción y servicios (IEPS) siguen en su tope cobrado $4.95 a cada litro de Magna, $4.18 a cada litro de Premium y $5.44 a cada litro de Diésel que se compra al menudeo.

Caja impuestos gasolina abr.jpg

Tampoco hay descuesto para personas físicas en la declaración fiscal ni extensión de pagos fiscales de Impuestos o prestaciones sociales para empresas, con lo que López se arriesga a que la crisis económica sea mucho más grave en el segundo trimestre que la caída de menos 35 por ciento que le vaticinan analistas.

La contracción que se puede pronosticas para México para 2020 esta entre (-)8.5 a (-)12.5 por ciento, lo que significa que a finales de año el PIB tendrá una disminución entre 1.5 y  2.4 billones de pesos, pero en dólar la caída será gigantesca porque el tipo de cambio puede ir hasta 27 o 28 pesos por dólar.

 

A %d blogueros les gusta esto: