Llegó el momento de pagarle a Trump, con más gases con efecto de invernadero

López sigue en su plan de destruir al país para poder consolidar sus fines políticos, entre ellos, la muy importante alianza con Donald Trump y ata su suerte a la reelección del tramposo neoyorquino.

Martes 19 de mayo de 2020/Efraín Kleriga/OPINIÓN-MXpress. -El pasado 10 de abril cuando México oponía una necia resistencia a disminuir su producción con la finalidad de que el mercado mundial de petróleo pudiera repuntar por arriba de los precios de producción, el presidente Donald Trump intervino y dijo que Estados Unidos pondría el recorte que México no quería hacer.

“Estamos tratando de poner a México, como dice la expresión, sobre el barril”, dijo Trump y agregó, “Estados Unidos ayudará a México y nos reembolsará en algún momento más adelante cuando estén preparados. para hacerlo”.

Todo indica que el momento de pagare  llegó el viernes pasado, cuando en  la edición vespertina del Diario Oficial de la Federación  en un típico  “sabadazo” le cambió las reglas a los inversionistas de energía limpia y le dio una patada  al medioambiente.

El Acuerdo por el que se emite la Política de Confiabilidad, Seguridad, Continuidad y Calidad en el Sistema Eléctrico Nacional tiene  la única finalidad de aumentar la participación en el mercado de la Comisión Federal de Electricidad, lo que no conviene a México pero a si a Donald Trump, porque la CFE es alta consumidora de gas y carbón.

El  70 por ciento de la electricidad en el país se produce en Carboeléctricas (8.46%) Centrales de Ciclo Combinado (48.04%) y Termoeléctricas Convencionales, 12.78 por ciento y en dólares, las carboeléctricas consumen mil 800 millones de dólares por año, dos tercios son importaciones, y de los  ocho mil 133 millones de dólares de gas natural importados, la CFE consume al menos la tercera parte, aunque podría ser mucho más.

Nota:El cálculo de la producción se realiza sobre datos de la Comisión Reguladora de Energía de 2018, porque los actuales consejeros no han podido actualizar prácticamente ninguna estadística

En pocas palabras, para Estados Unidos el país de origen del 90 por ciento de estos insumos para la CFE, el que México produzca más con combustibles fósiles les confiere un jugoso negocio, especialmente si logran quitar ese 10 por ciento que surte Canadá.

Empatando un mapa de los sitios de donde se produce el carbón y el gas natural en Estados Unidos con el de los resultados electorales de 2016, encontramos que los estados donde ganó Trump coinciden con los que producen estos hidrocarburos.

Aunque el 52 por ciento de las emisiones de gases con efecto de invernadero que genera México provienen de la producción de electricidad, es claro que los  Acuerdo de París para frenar el calentamiento global, no le quitan el sueño ni a Donald Trump ni a Andrés Manuel López Obrador, ambos convencidos de que hay que quemar más combustibles fósiles.

mpatrump.jpg

México está atrasado e incluso marcha en sentido inversión en el Acuerdo de París donde México se comprometió a que para 2024, sería de fuentes limpias el 35 por ciento de la energía generada y para 2030, el 43 por ciento.

El cambio de reglas para los inversionistas en energía limpia no solamente traerá problemas legales al Gobierno Mexicano y retracción de la inversión extranjera directa para el país, sino que el aumento en la generación eléctrica de energía sucia puede derivar en sanciones mediante organismos como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, entre otros.

No es casual que el mapa de los estados donde ganó Trump en 2016 coincida con los estados que pueden venderle a México carbón subbituminoso de flama larga, que es el que utilizan las carboeléctricas ni tampoco que los estados que producen el gas natural que se consume en México, sean estados clave para su reelección.

Trump se comprometió durante su campaña de 2016 a aumentar la generación de electricidad con carbón en estados Unidos y desde 2018 comenzó a quitar las reglas para el uso de carbón y finalmente en julio de 2019 desapareció el plan de reducción de las emisiones de dióxido de carbono producido por las centrales eléctricas térmicas que funcionan con base en  carbón.

En cuanto a López, se comprometió igualmente desde su campaña con los productores de carbón del centro de Coahuila, a aumentar las compras, pero como el carbón que se produce en esa región es coquizable, las carboeléctricas solamente pueden utilizar un porcentaje de este carbón en sus hornos y necesitan el subbituminoso.

Pide AMLO oclocracia, policía anti- riqueza y que pobres se conformen

López propone más de las mismas ocurrencias y miente en su discurso

Fortalece López monopolio eléctrico de CFE y da otro paso a la dictadura

Advertisements