Ya eran muchas crisis y ahora viene la electoral, la pobreza y la inseguridad

  • López vive la negación del duelo, inventa datos y en sus momentos de lucidez se concentra en posicionar a su partido, mientras la delincuencia organizada gana espacios y la pobreza aumenta    

Domingo 5 de julio de 2020 /Efraín Kleriga/MXPress. – México entrará a un año electoral en una situación sin precedente, en medio de una crisis sanitaria, económica, política, de inseguridad, en la que el mal manejo presidencial a la recesión iniciada hace un año es totalmente inadecuada, e incluso su plan de usar el presupuesto para comprar votos con programas sociales, va a fracasar.

Los desplantes del Cartel Jalisco Nueva Generación, los de los grupos de Guanajuato, y un previsible incremento del robo, el asalto y el secuestro derivados del desempleo, harán que 2021 sea uno de los peores años de la historia de México

La receta presidencial  contra la crisis económica ha consistido en no rescatar el empleo formal de las empresas, no dar apoyos fiscales que permitan no perder liquidez, tratar de sortear la crisis con recortes presupuestales en lugar de aumentar el gasto, tendrán un efecto devastador para la economía, coinciden expertos.

Además, la misma receta de negar datos, esconderlos, que le ha dado un resultado muy mediano para aparentar que no se deteriora tan rápido la seguridad pública, ha sido utilizada para esconder los datos de mortalidad de la pandemia.

López quiera mostrar como el hombre de hierro que nunca ha sido, porque muchos han confundido la necedad con fortaleza, pero en 2021 muchas mentiras saldrán a flote y ni la cacería de brujas en contra de los priistas salvara a su partido.

La situación actual del país en donde la crisis sanitaria no ha concluido y parece que no tendrá fin en varios meses, las elecciones de 2021 que además de renovar la Cámara de Diputados renovarán 20 congresos y 16 gubernaturas, harán que la situación económica se torne política y que la inseguridad pública se incremente.

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha delineado un plan que consiste en otorgar mínimas medidas fiscales y pequeños apoyos al “pueblo de abajo”, lo que hará que la crisis económica iniciada con su gobierno desde el segundo trimestre de 2019 y que se ahondó con la pandemia, haga que 10 millones de mexicanos ingresen a las filas de la pobreza por recursos y que México vuelva a tener crecimiento positivo hasta 2024.

Al terminar el confinamiento muchas empresas deberán recortar personal debió a que tuvieron que sortear la crisis de su propia caja, por lo que no tendrán dinero para arrancar y por fuerza tendrán que recortar personal, e incluso, cerrar filiales o incluso declararse en quiebra.

Según las perspectivas económicas publicadas por Eduardo Loría Díaz, del Centro de Modelística y Pronósticos Económicos, Facultad de Economía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) los apoyos fiscales que apenas equivalen entre el 0.3 por ciento y el 0.7 por ciento del  producto interno bruto, de acuerdo con reportes del Fondo Monetario Internacional.

“Como consecuencia de ello, el Coneval, organismo encargado de medir la pobreza en México, señala que podrían perderse más de 20 años de combate a la pobreza extrema (población cuyos ingresos totales son inferiores al costo de la canasta básica). Se espera que este indicador pase de 16.8 en 2018 a 25,7 en 2020 como porcentaje de la población total”, dice Loria Díaz.

Que un  8.7 por ciento de mexicanos, que son 10 millones de personas, se queden sin ingresos y comiencen a padecer pobreza alimentaria, significa que desaparece  la equidad ganada por la economía mexicana en los últimos 20 años en materia de combate a la pobreza.

Contrario a los expresado por López, quien  asegura que la crisis tocó fondo, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) advierte que la actividad de la industria manufacturera se redujo un 10.9 por ciento en los primeros cuatros meses del año.

cempecuadro.jpg

La Cepal también considera que cerrarán en lo que resta del año al menos 500 mil micros y pequeñas empresas, lo que significará una perdida adicional de empleos de al menos tres a cinco millones adicionales con lo que el saldo negativo del empleo será de hasta seis millones.

Antes de que en diciembre de 2019 se perdieran 300 mil empleos, la Cuarta transformación solamente había logrado crear 342 mil empleos formales, por lo que reponer un millón 100 empleos requerirá de al menos tres años a ese ritmo, si hubiera inversión.

Plan energético de López deja a las finanzas perforadas y con corto circuito

López hace discurso clasista y luce confundido en su homilía del viernes

Desde la tribuna donde habló Juárez, AMLO se da el lujo de mentir

 

Advertisements

2 comments

Comments are closed.