Ir a la barra de herramientas
Importante

Conacyt ¿héroe o verdugo de la Ciencia?

La Ciencia Hoy.

Nació para engrandecer la Ciencia, tuvo su gran época, ahora parece naufragar.

Dra. María del Carmen Portillo Téllez.
Dra. María del Carmen Portillo Téllez. Nacida en la Ciudad de México. Bióloga de la Facultad de Ciencias, UNAM. Maestra en Ciencias Biológicas, Instituto de Fisiología Celular, UNAM. Doctora en Ciencias Biomédicas, Instituto de Química, UNAM. Email: dracarmen.cienciahoy@gmail.com

En diciembre de 1970, se creó el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), con la finalidad de promover el desarrollo científico y tecnológico, es  un organismo público descentralizado de la administración pública federal, es parte del sector educativo y tiene personalidad jurídica y patrimonio propio. Actualmente, cuenta con alrededor de 27 centros de investigación, más de 25,000 investigadores de todas las áreas del conocimiento en el Sistema Nacional de Investigadores (SNI), programas de becas de posgrado para estudiantes y apoyos para la investigación.

Su directora es la Dra. María Elena Álvarez-Buylla, es la primera mujer en fungir este papel, desde finales de 2018. Antes de su inició en el Conacyt, ya se veían venir los problemas, en octubre de 2018, se publicó una carta donde ya pedía suspender convocatorias y presupuestos para diversos programas en la ciencia.

Se hizo rodear de gente muy notoria para los puestos que requieren alta especialización como la C. Edith, quien fungía como subdirectora en la Comisión Intersecretarial de Bioseguridad de los Organismos Genéticamente Modificados (CIBIOGEM), con estudios de diseño de modas y el C. David Alexir que con tan solo 3 semestres de estudios en Ciencias de la Comunicación fue Subdirector y Coordinador de Comunicación e Información Estratégica, por mencionar los que no tenían una licenciatura.

Lo cierto es que ser un investigador en México, no es cosa fácil, requiere mucha disciplina y esfuerzo para lograrlo, estudios de tiempo completo, hacer mucho esfuerzo por tener el recurso y los insumos necesarios para finalizar un proyecto y publicarlo en una revista de prestigio internacional indizada. 

Por lo regular exigen mucho, por ejemplo, para pertenecer al SNI, hay que tener un doctorado y muchas publicaciones, entre otras cosas y mantenerse en un alto nivel productivo, dirigir tesis de maestría y doctorado, para mantener la distinción.

Otro programa digno de mencionar es el de Cátedras Conacyt, creado en la administración del Dr. Cabrero, con la finalidad de emplear a jóvenes investigadores, para generar colaboración con las instituciones beneficiadas a través de la investigación científica y humanística, desarrollo tecnológico e innovación, en áreas y regiones prioritarias, que podrían desembocar en un mayor bienestar social y económico para el país. Idea excelente para las áreas de nuestro país que no contaban con tal desarrollo Científico y Tecnológico.

Enviaron personal altamente capacitado, con doctorado y algunos con posdoctorado, hacía esas ciudades, es decir, tienen que cambiar de residencia, con todo y familia, hacía lugares desconocidos y una vez allí, iniciar con sus planes científicos para tener un avance significativo.

Eso suena muy bien, hacer labor de Ciencia para la comunidad e inspirar a gente con el quehacer científico, el problema fue que no destinaban recursos para tan noble proyecto, aun así, se tuvo avance y producción de los jóvenes científicos que con muchas ganas a trabajar lo hicieron, su Director el C. Diego, ha otorgado a muchos de ellos su salida del proyecto, sin previo aviso, simplemente un día ya no obtiene pago, tampoco la carta de despido, no hay finiquito, nada.

Lo cierto es que ser un investigador en México, no es cosa fácil, requiere mucha disciplina y esfuerzo para lograrlo, estudios de tiempo completo, hacer mucho esfuerzo por tener el recurso y los insumos necesarios para finalizar un proyecto y publicarlo en una revista de prestigio internacional indizada. Es innegable que vale la pena el esfuerzo, para quien tiene ese don de ejecutar un estudio y consumar muchas investigaciones para conocer la verdad a cerca de un fenómeno especifico. Seguiremos adelante en la lucha, el que nace con el carisma científico, tiene que serlo, en México o en cualquier lugar del mundo.

Hasta nuestro siguiente lunes de con-ciencia.

Si tienes dudas o preguntas, puedes escribir a dracarmen.cienciahoy@gmail.com

¿Y el arca de Noé? Mito o realidad.

 

A %d blogueros les gusta esto: