Ir a la barra de herramientas
Importante

Que pandemia ayude a resurgir como nación sana y bien nutrida

La Ciencia Hoy

¿En materia de salud, realmente digerimos y confiamos en el sistema que nos gobierna?

Hoy, nos enfrentamos a una crisis aguda como humanidad, teníamos a las ya de por si importunas enfermedades crónicas degenerativas, contra las cuales veníamos lidiando y de pronto, sin más, ¡zas! un virus y nos ataca una pandemia.

¿Quién estaba capacitado? En materia de salud, ya se venía hablando de los excesos de calorías, es decir, altos consumos de grasas, azucares refinadas, harinas, sodio, entre otros, tiene una relación directa con enfermedades como la obesidad, la diabetes, la hipertensión, cardiopatías, etc.

Justo, en estos días, expuso el colega López-Gatell, que el 80 por ciento de la mortalidad en la pandemia por covid-19, está asociada con las enfermedades crónicas que ya se padecían con anterioridad.

Igualmente agregó que “López-Obrador está muy interesado en que México tenga un cambio radical respecto a la salud de la población, en especial de niños, niñas y adolescentes, y una de las materias de interés es la reducción  de la prevalencia de las enfermedades crónicas”.

Que de esta atinada solución, salgan los empleos para los desempleados científicos, médicos, nutriólogos, instructores físicos, chefs, etc.

macarmenportillo.jpg

Hagamos aportaciones de salud a nuestro cuerpo, con buen alimento y actividad física. Pidamos empresas que nos vendan alimentos saludables, agradables y confiables. Necesitamos, hoy y siempre una seguridad alimentaria, que nos provea a todos permanentemente de alimentos seguros y nutritivos, que lleguen a cada rincón del país.

Cambiemos nuestras preferencias alimentarias por lo saludable y eduquemos a nuestra niñez 

Cambiemos nuestras preferencias alimentarias por lo saludable y eduquemos a nuestra niñez con base en la salud y la seguridad de adquirir el suficiente conocimiento para procurarse un trabajo que le de lo necesario para vivir, llevando una vida con más goces que temores.

Ahora más que nunca, seamos críticos, forjemos el bien para nosotros mismos, confiemos los unos en los otros. Exijamos al sistema que quien nos instruya y represente sea una persona que tenga el conocimiento adecuado, no solo un títere del gobierno repitiendo palabras irreales.

Hagamos de una frase individual: “la pandemia me cayó como anillo al dedo”, una frase colectiva, tratando que ese anillo quede en el dedo de todos los mexicanos y nos ayude a resurgir como nación sana y bien nutrida de salud, principal ingrediente para trabajar dignamente.

sarscov2 1.jpg

Gobernantes, que ese anillo al dedo sea un compromiso por la salud física y mental de todo el pueblo mexicano. Que el tren de la abundancia sea para todos, no para unos cuantos.

Cada Estado de la República necesita cambios en sus leyes locales de salud, la problemática es general, los recursos son diferentes en cada entorno en el que vive la gente. Seamos participes más que críticos.

Recuerden, no es cosa fácil, requiere disciplina, esfuerzo y amor hacía nosotros. Nuestro bien, salud y calidad de vida valen la pena indiscutiblemente, comencemos por actuar ahora para revertir daños.

Hasta nuestro siguiente lunes de con-ciencia.

Si tienes dudas o preguntas, puedes escribir a dracarmen.cienciahoy@gmail.com

Otros artículo de la Dra. Portillo:

Mueren ríos como el San Rodrigo ¿Y tenemos un planeta sano?

Conacyt ¿héroe o verdugo de la Ciencia?

¿Y el arca de Noé? Mito o realidad.

A %d blogueros les gusta esto: