Entre las mentiras más acabadas de la Cuatrote es que hay un respeto por la ecología, cuando lo que existe es una apuesta por la generación de energía con combustibles fósiles.

Domingo 6 de septiembre de 2020 /Efraín Kleriga/MXPress. -El mismo presidente que se quejó desde 2015 que en la cumbre de la Rumorosa, en el municipio de Tecate, Baja California hayan instalado “ventiladores para generar energía eótica… eólica (sic)”, es el que convirtió en patio para una refinería a un manglar de un área protegida.

El mismo que construye sin permiso de impacto ambiental un ferrocarril  en la selva maya y un aeropuerto sobre la antigua laguna de Xaltocan.

Ventiladores de energía eótica…. vídeo

Lejos de construir obras para un crecimiento sustentable, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador está a punto de recibir sanciones internacionales por quebrantar acuerdos de México en la Cumbre de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo de Río de Janeiro en 1992, el llamado Protocolo de Kioto o los Acuerdos de París, en materia de reducir las emisiones de carbón.

Entre los apoyos a la energía limpia, está el dificultar a usuarios domiciliarios conectarse  a la red eléctirca, cuando se instalen en sus módulo solares para prudcir electricidad, alegando dificultades para  el intercambio de consumo generación,  dificultad que no existía antes de la la 4T.

Es el mismo que gritaba por el ecocidio  de otro aeropuerto en construcción que se erigía sobre lo que fueron por décadas los patios de una fábrica de bicarbonato y sosa cáustica, una paraestatal llamada Sosa Texcoco, ubicada siempre junto a un lago de aguas salobres de donde extraía el carbonato y el sodio.

La política ambiental de Andrés Manuel López Obrador, no existe y solamente está presente en sus discursos. La realidad es l predilección por generar electricidad con combustibles fósiles, e impedir que se extiendan las inversiones en energía limpia.

La realidad es que desde que inicio el sexenio, han enunciado dos titulares de la  Secretaria del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y que esta dependencia no ha dado apoyo presupuestal a ninguna de las propuestas  para infraestructura ambiental, las cuales reciben parte del financiamiento a fondo perdido de Banco Interamericano de Desarrollo y del Banco de Desarrollo de América del Norte.

aeropuertosantalucia xaltocan.jpg

Incluso se sospecha que se ha ejercido violencia sicológica y se ha amenazado a Víctor Manuel Toledo, el titular de Semarnat quien renuncio hace un mes luego de conocerse sus críticas a la cuarta transformación, aunque la renuncia se hizo efectiva hasta hace una semana, y la cual según López fue porque estaba estresado y su casa había sido atacado con agentes químicos.

López Obrador inventó incluso un supuesto ataque que mantiene vigilada la casa de Toledo: “En el caso de Víctor Manuel, sí, fueron a tirarle al patio de su casa químicos, y lo protegimos”, comentó el miércoles pasado en su matiné desde Palacio Nacional.

Un día más tarde la esposa de Víctor Manuel Toledo negó los hechos y que el exfuncionario hay renunciado derivado de ello, pero la vigilancia a su casa en Morelia, se mantiene.

A cambio, desde el presupuesto se saca dinero que podría detonar la economía con obras de infraestructura, para meterlo al monopolio estatal del petróleo, que arroja pérdidas espantosas en lugar de generar un retorno económico.

El pasado 5 de junio, Día Internacional de Medio Ambiente, ex funcionarios de organismos públicos del medio ambiente y del agua, urgieron en una carta a López que modificara  su desastrosa política ambiental.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los exfuncionarios mostraron su preocupación por el desmantelamiento de las dependencias en materia ambiental durante la actual administración.

“Nuevamente se da prioridad a la producción de energía mediante combustibles fósiles y gasolinas frenando la inversión en energías limpias y renovables”, advirtieron los exfuncionarios entre quienes se encuentran luchadores ambientales reconocidos internacionalmente.

La carta firmada por ex titular de Semarnat o de la Comisión Nacional del Agua, como Julia Carabias, Alberto Cárdenas, Víctor Lichtinger, Miguel Limón, Ignacio Loyola, José Luis Luege, Santiago Oñate, Gabriel Quadri y Jorge Soberón Mainero, entre muchos otros, manifiesta preocupación por las obras estrella de la administración.

Advirtieron que el Tren Maya, el Aeropuerto de Santa Lucía, y la refinería de Dos Bocas— no tienen autorizaciones de impacto ambiental y se construyen sin respetar normas ambientales, y fuera del  marco legal.