Ir a la barra de herramientas
Importante

Actos de Gobierno, Gabinete y candidatos de López muy cerca de la delincuencia

Quack significa charlatán que no ha sido descubierto, y los patos también hacen cuac, y los que parecen patos dentro de la 4T son muchos.

Martes 29 de septiembre de 2020 /Efraín Kleriga/MXPress. –“Cuando veo un pájaro que grazna como pato, camina como pato, tiene plumas y patas palmeadas y se asocia con  patos, asumiré que es un pato”, así acusó Emil Mazey a un trabajador, de la Unión de Trabajadores Automovilísticos en 1946.

Sí nuestro pato en cuestión, recibía dinero de gobiernos, ha tenido en los únicos siete años que ha “trabajado” desde 1999, cuatro colaboradores cercanos y un hermano acusados, con pruebas documentales, de recaudar dinero sucio para él.

Si este pato de Tepetitán, traía solo 200 pesos en su carterita y ganaba 50 mil pesos, pero en cinco años él su mujer, también desempleada, compraron bienes (de lo que se sabe) por 20 millones y “heredó” un rancho en Palenque.

Mientras su patitos, también desempleados, fundaron una fábrica de chocolates y cerveza, con todo y finca cacaotera, viajan a Europa y Estados Unidos, y la esposa de uno de los patitos hasta en jet particular.

Si ese pato, tiene como secretario de Seguridad a otro “quack”, una persona que, con pruebas documentales, se sabe que compró a través de una inmobiliaria de la que es dueño y administrador único, una propiedad a nombre de Amado Carrillo Barragán, hijo de “el Señor de los Cielos”, cuyo nombre “no vio” en el convenio de compraventa que él mismo firmó.

Ese pato era el secretario particular de Vicente Fox cuando el 21 de enero de 2001, Joaquín El Chapo Guzmán e fugó del Penal de Puente Grande, a cargo de la Secretaría de Seguridad Pública, cuyo titular era Alejandro Gertz Manero.

Ese pato intervino malamente luego del operativo en el que fue detenido Ovidio Guzmán López (No se sabe si son otros López) quien fue liberado para “no destara una matanza”, que ya había ocurrido, y su jefe, seis meses después, en pleno confinamiento de la pandemia, asistió a acto “oficial” del que solamente se recuerda que saludó a la abuela de Ovidio y mamá de Joaquín.

El otro pato, y más “quack” o charlatán, era nada menos que el octogenario Secretario de Seguridad cuando se fugo el Chapo y quien fue la propuesta de Andrés Manuel López Obrador para ocupar la Fiscalía General de la República.

Gertz Manero, fue el fiscal carnal de López Obrador, quien acusaba a Peña Nieto de querer nombrar a un fiscal carnal. Y tan carnal es este quack, que no ha investigado ninguna de las denuncias por lavado de dinero, recursos de  procedencia ilícita, delitos electorales y evasión de reos, todos ellos delitos de  oficio.

Este quack ya había salido de Seguridad Publica cuando el 21 de enero de 2005, cuarto aniversario de la fuga de Puente Grande, fueron ejecutados en el Cefereso de Matamoros, cuatro de los empleados que estaban de turno en Puente Grande durante la evasión, quienes habían librado la cárcel y tenían unos días de haber ganado juicios laborales que obligaron a reinstalarlos.

Con estos cuatro, entre quienes estaba el encargado de la videovigilancia durante la fuga en Puente Grande, todos los custodios en turno el 21 de enero de 2001, recibieron largas condenas o tras ser liberados fueron ejecutados.

¿Y qué fue de los sucesores de este quack en Seguridad Publica con Fox? Ramón Martín Huerta quien había comenzado a auditar la gestión de Gertz Manero, falleció el 21 (21) de septiembre de 2005, cuando se desplomó el helicóptero que lo trasladaba a Almoloya.

El siguiente Secretario de Seguridad, Eduardo Medina Mora, quien luego tendría cargos en el gobierno de Enrique Peña Nieto y posteriormente fue nombrado Ministro de la Suprema Corte, cargo al que renunció luego de haber sido duramente presionado por López Obrador, cuyos embates aguantó solamente 10 meses.

En la lógica del obradorismo es que, si Genaro García Luna recibió presuntamente sobornos de  grupos delincuenciales, Felipe Calderón Hinojosa está coludido, por acción u omisión ¿Entonces quién está coludido con las masacres del régimen, con la liberación de Ovidio, con los vídeos de los recolectores de sobornos?

¿Quién está coludido con las compras de medicamentos de Carlos Lomelí, con la compra de medicamentos a empresas no dedicadas a ese giro, con las compras por adjudicación directa, con las visitas a narcos de un subsecretario de Gobernación?

¿Quién está coludido con las extorsiones y secuestros  que van a la alza en Veracruz, Ciudad de México, Puebla, Morelos, estados donde gobierno Morena; mientras bajan en Chihuahua y Tamaulipas.

Y ahora con los gobernadores, con los señalados por Morena para contender por gubernaturas, se oye cuác cuac por todos lados y hasta hay un gobernador, no de Morena pero sí asilado que se llama Cua… utemoc….

La frase que, seguramente proviene de  en un escrito del escritor estadounidense del Siglo XIX, James Whitcomb Riley, ya es uno de los axiomas utilizados en política para describir algo muy evidente, y la 4T, se mueve como pato, grazna como pato y le sobran plumas…

No hay recuperación: 8 millones de mexicanos sin empleo y exportaciones no repuntan

Fracasa 4T en seguridad pública

Consumidores pagan luz y gasolina cara cara por hoyos de Pemex y CFE

Indep corrupción animal donde están perdidos dos mil millones

Mexicanos y la 4T sobreviven gracias a los ahorros del pasado neoliberal

 

 

A %d blogueros les gusta esto: