MXPress

Caso Cienfuegos tropelía Trump-AMLO con implicaciones penales y civiles

Anuncios

Gana Biden y López habla de una Nota diplomática y la fiscalía en Nueva York retira los cargos basados en narcotraficantes detenidos, y ahora los amanuenses cuelgan una medalla a Ebrard y López .

Jueves 19 de noviembre de 2020 /Efraín Kleriga/MXPress. -Desde el lunes los amanuenses de la Cuarta Transformación intentan hacer pasar como logro del presidente Andrés Manuel López Obrador, la exoneración y repatriación de Salvador Cienfuegos, secretario de la Defensa con Enrique Peña Nieto.

Pero parece que olvidan lo que dijeron, lo que escribieron sus voceros y las historias de narcotráfico que tejieron muchos medios tras filtraciones de la DEA que tildaban al exsecretario de la defensa de “el padrino”.

Le real es que la Nota Diplomática con la que hoy los medios nombran a López  y a Marcelo Ebrard, como los campeones en la defensa de la soberanía, se emitió 23 días después de la detención del general y ya cuando el triunfo electoral de Joe Biden era irreversible.

“El gobierno de México envió una nota diplomática a la administración de Donald Trump por la reciente detención inconsulta en Estados”, se filtró el 10 de noviembre.

El 16 de octubre, el canciller Marcelo Ebrard no hablaba de reclamos a Washington por no avisar, sino criminalizaba a Cienfuegos

Ya el 11 de noviembre, en su homilía, López dijo: «Es cierto que se envió una nota diplomática y es cierto que ha habido llamadas telefónicas entre el canciller y el fiscal general de Estados Unidos sobre este tema», aseguró

Pero la evidencia completa del caso muestra que no las protestas son resultado de la derrota electoral de Donald Trump y que la cabeza del general Cienfuegos en un momento era un regalo para López Obrador cuando la popularidad del macuspano sufría por la aprobación de la Consulta y el caso de corrupción Pío López Obrador -David León Romero; respectivamente hermano y funcionario de primer nivel del Presidente.

La historia real dice: El 16 de octubre, un día después de que se conoció la detención en Los Ángeles de uno de los cuatro generales de cuatro estrellas mexicanos que sobreviven, López se hizo el desentendido durante su homilía mañanera, pero no condenó el exceso de las autoridades policiacas de Estados Unidos.

“En el caso de México nosotros no teníamos conocimiento de investigaciones en el país de ninguna institución en contra del general Cienfuegos”, dijo en su homilía, pero luego el mismo se contradijo.

“A mí me informó hace 15 días la embajadora de México en Estados Unidos, Martha Bárcena, que se hablaba de una investigación que se estaba llevando a cabo y que involucraba al señor general Cienfuegos, pero no había nada oficial, esta investigación en Estados Unidos a la que me hizo referencia la embajadora Martha Bárcena, que me visitó aquí en Palacio”.

En ese momento no se habló de daño a la confianza, notas diplomáticas o abuso por parte de la Administración para el control de Drogas (DEA por sus siglas en inglés) sino comenzó el escarnio contra el general caído.

Minutos después de la homilía el embajador de Estados Unidos en México, Christopher Landau escribió en su cuenta de Twitter, sin hablar de Notas Diplomática u otras hierbas:

“La lucha contra el crimen organizado y el narcotráfico es una lucha compartida. Los delincuentes y las drogas matan a México y Estados Unidos. Nos urge trabajar hombro a hombro en ambos lados de la frontera. No es nada fácil, pero somos más los buenos”, tuiteó Landau.

Tampoco el embajador de EUA en México sabía de reclamos por la detención del general Cienfuegos

«No se confundan. La detención de #SalvadorCienfuegos es logro de la #4T (Bandera de México) Se le informó a @lopezobrador_ hace 15 días sobre el caso y permitió que la justicia siguiera su curso”, escribió ese mismo 16 de octubre en su cuenta de Twitter, John Ackerman, uno de los voceros oficiosos más cercanos a López Obrador.

De hecho, dos días después de la detención de Cienfuegos, las declaraciones de López no fueron hacia el reclamo por daños a la relación bilateral, sino hacer pensar en corrupción dentro de los mandos del Ejército Mexicano y jalar agua para su molino:

«Quiero decir que, como en el caso de García Luna, todos los que resulten involucrados en este otro asunto del general Cienfuegos, que estén actuando en el gobierno o en la Secretaría de Defensa, van a ser suspendidos, retirados y, si es el caso, puestos a disposición de las autoridades», declaró López.

La declaración sumaba al general Cienfuegos al grupo de los exfuncionarios satanizados por la Cuarta transformación como el exsecretario de Seguridad Pública de García Luna.

López, quien hace una semana se rasgó las vestiduras por la “falta de confianza” en Estados Unidos, confesó saber del caso 15 días antes, pero no pidió información por los canales oficiales sobre un figura de la política mexicana de muy alto nivel, lo que es sospechoso.

Las mismas autoridades estadounidenses del Departamento de Justicia no dudaron en filtrar información a los principales medios en ambos países.

“Los agentes llevaban meses tras sus pasos, y sospechaban que este personaje central del narcotráfico era, en realidad, un alto funcionario del ejército mexicano. De pronto, una de las personas vigiladas le dijo a sus compañeros de cártel que ‘El Padrino’ estaba en la televisión en ese mismo momento”, publicó The New York Time.

“Miles de mensajes telefónicos interceptados por la DEA sitúan entre diciembre de 2015 y febrero de 2017 el periodo de colaboración entre el exjefe del Ejército mexicano y el narco”, publicó El País en español como inició  de una zaga dirigida a hacer leña del general caído.

“Salvador Cienfuegos, titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) durante el sexenio pasado, tuvo una fuerte presencia en Sinaloa y ejerció control sobre la seguridad estatal a través de tres militares que fueron nombrados por el Gobernador priista Quirino Ordaz”, publicó Reforma.

Historias similares, apoyadas en la declaración hipotética de un detenido, publicaron casi todos los medios capitalinos que, para bien o para mal, cobran un convenio chico o grande con Presidencia de la República.

Hoy la misma prensa no vacila en ponderar el regreso de Cienfuegos, totalmente exonerado, como un triunfo diplomático en defensa de la soberanía que, durante dos años, ha sido el excusado de Donald Trump.

Lo más reciente:

Otra mentira de López-Gatell: que la OMS no recomienda las pruebas rápidas

El muro de Trump no avanza, pero un muro aéreo vigila la frontera

Repartiran a ciudadanos oxímetros y termómetros en Chihuahua para vigilar contagios

Sin más impuestos y sin más deuda, solo recortes a estados

Sin empleo 4.6 millones que laboraban en diciembre de 2019

Ir a la barra de herramientas