López Obrador se juega su destino pues ha estructurado la ley y el Presupuesto  para  ganar las elecciones  federales y hacerlo en la mayor parte de las locales de 2021.  Si pierde no tiene Plan B y el agujero fiscal será gigantesco.

Miércoles 25 de noviembre de 2020 /Efraín Kleriga/MXPress. -Lo único previsible en las elecciones de 2021 es que habrá mano negra desde la Presidencia de la República, que ya tiene el dinero para comprar y coaccionar el voto, para aceitar medios de prensa y también, “la macana” para golpear a sus opositores.

En un acto que será recordado en la historia de México como la mayor traición legislativa a la legalidad y la vida democrática del país, los diputados y senadores de Morena, le quitaron dinero a la atención de salud, a la seguridad pública, a la educación, a la promoción del empleo, a la cultura, a la ciencia, a la protección social, a la construcción de infraestructura social y al federalismo, para ponerlo en las manos del líder de su partido.

Una aplanadora legislativa, cuya lealtad ciega haría palidecer a las mayorías priistas anteriores a 1997, ha conformado un presupuesto donde hay dinero de sobra para gastos discrecionales para el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Solamente este año López y su gobierno cerrarán con un agujero presupuestal de 400 mil millones de pesos, lo que no podrán tapar con lo que resta de los fondos que les dejó el Gobierno anterior y con el dinero usurpado a los fideicomisos.

La mayoría de Morena reformó la Ley para que la UIF pueda congelarle las cuentas bancarias a cualquiera sin informar el motivo

El morenaje, también le aprobó  a su dicatador, una reforma inconstitucional que permite a la Unidad de Inteligencia Financiera congelarle la cuentas bancarias a quien sea, haya delito o no.

El inquisidor de la UIF, Santiago Nieto, probó su lealtad ciega  a López cuando no encontró delito alguno  el caso de Pío López Obrador y David León Romero, donde hasta el más ciego encuentra el lavado de dinero, uso de recursos de procedencia ilícita y delitos electorales.

Así, López tiene dinero de sobra para pretextando entregas de programas sociales como la Pensión para Adultos Mayores, para pagar a personeros políticos para que acopien credenciales de elector, hagan proselitismo real en todas partes del país, entreguen programas sociales condicionados al voto.

Aunque López se dice a sí mismo demócrata, los embates verbales mediante su aparato de divulgación en radio y televisión a sus disidentes, a la prensa crítica, a las otras fuerzas políticas y al empresariado, muestran que es y se siente como el único que debe guiar y decidir en el País.

López tendrá al menos 50 mil millones de pesos de recursos discrecionales y a la UIF.https://wp.me/p9Yuz1-3up

Se estima que López tendrá al menos 50 mil millones de pesos de recursos discrecionales o sacados a los programas sociales, para dedicarlos al gasto electoral de su partido; además de desatar la represión contra los demás partidos y candidatos y la prensa no uniformada a su causa.

Además, Morena cuenta con un ejército profesional de promotores del voto, una fuerza electoral de  casi 20 mil personas del partido Movimiento de Regeneración Nacional mantenida con fondos públicos por la Secretaría del Bienestar, con un gasto  total de casi tres mil millones de pesos anuales en salarios, más no menos de 600 millones en gastos operativos, viáticos, materiales y uniformes.

Los programas sociales de AMLO que son la fuente primordial de los recursos, pero no los únicos, para coaccionar o comprar votos, no tienen padrones, no se sabe quiénes los reciben, pero es evidente que los números están inflados.

El ejemplo más sencillo para encontrar la trampa es la Pensión para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores que, según los únicos datos que publica la Secretaría del Bienestar, la cobran 15 millones 409 mil personas, número que duplica a los mayores de 65 años que viven en núcleos rurales y al resto de mayores de 68 años.

“Estamos hablando de pensiones para cerca de ocho millones de adultos mayores. Para 2021 la pensión será de 2,700 pesos al bimestre”, dijo López  en su matiné del 6 de noviembre.

Para 2021 este programa tiene 127 mil 992 millones 702 mil 258 pesos, fondos para dar las seis ministraciones bimestrales de 2,700 pesos al menos  7 millones 900 mil 784 adultos mayores, pero la pregunta es si hay en México esa cantidad de personas con las características para cobrar esa pensión.

Hay más dinero para pensión de adultos mayores que población para cobrarla

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, en México no hay más 7.5 millones de personas con las características para cobrar ese programa social, y eso en el caso de que el número de mayores de 65 años hay aaumentado de 2010 a la fecha, porque de 2005 a 2010 se registró un decremento.

Ya esta dato deja al gobierno de López con el dinero de los 400 mil que no van a cobrar, pero, además, en diversas encuestas se ha manifestado que hasta un 10 por ciento de los adultos mayores no cobran esta pensión, así que López tiene, solamente en ese programa, un fondo de 12 mil millones de pesos para las elecciones.

De los restantes programas sociales podrá utilizar otros 20 mil millones de pesos, y en el presupuesto tiene al menos 50 mil millones de pesos más pagara gastos discrecionales, sin contar lo que le puedan quitar a las adquisiciones y a los contratos.

Lo más reciente:

Las alianzas y la segunda vuelta

Ha perdido la Cuatrote más de 555 mil empleos en dos años de gobierno

Prometió sistema de Salud nórdico y ahora hay uno más tercermundista

¿Y la Filosofía, tiene que ver con la Ciencia?

Se pone López como ejemplo de control de crisis ante G20, pero con “sus datos”