¿Ignorancia o mala fe?  López- Gatell, calificado como el peor experto a escala mundial en ese cargo, miente al citar que la ley da a Salud facultades exclusiva para comprar vacunas y aplicarlas y de hecho está obligado a sumar los recursos de estados y privados.

Sábado 12 de diciembre de 2020 /Efraín Kleriga/MXPress. –El encargado de la pandemia del nuevo coronavirus en México, Hugo López Gatell, mintió al decir que la Ley General de Salud, incurrió en una declaración falsa y supeditó la salud de los mexicanos a políticas partidistas, al asegurar que sólo el Gobierno Federal puede comprar vacunas, distribuirlas y aplacarlas.

Al decir que las entidades no pueden colaborar con la compra de vacunas, que solamente la Secretaría de salud puede distribuirlas y decidir su aplicación, falsea la Ley General de Salud, la cual se incumple desde que inició la pandemia, pues las determinaciones que toma López-Gatell le corresponden al Consejo de Salubridad General, del cual forma parte, pero no es el todo.

Incluso el gobierno federal al anunciar  que se requerirá la Credencial para Votar como documento para poder acceder a la vacunación, comete un delito electoral y abusa de sus funciones, pues el único documento que debe pedir es la Cartilla Nacional de Vacunación.

“Artículo 157 Bis 9.- La Cartilla Nacional de Vacunación es un documento gratuito, único, individual e intransferible, a través del cual se lleva el registro y el control de las vacunas que sean aplicadas a las personas”, dice la Ley General de Salud.

La misma ley prevé no solamente como posibilidad sino como deber, la participaciones de la entidades federativas y de los establecimientos de salud privados.

“Artículo 157 Bis 2.- Las dependencias y entidades de la Administración Pública, tanto federal como local, que forman parte del Sistema Nacional de Salud, deberán instrumentar mecanismos necesarios para garantizar la vacunación de las personas (…) Los responsables de las instituciones a que se refiere este artículo darán todas las facilidades y colaborarán en el desarrollo de las actividades de vacunación y control de las enfermedades prevenibles por vacunación”,

De hecho, López-Gatell se abroga para sí facultades que son del Consejo de Salubridad General, el cual incumpliendo la ley no ha convocado y aunque él, y  Secretario de Salud forman parte, ni son todo el Consejo ni tampoco pueden arrogarse la facultad de hablar en su nombre sin haberlo consultado.

Al citar los artículos 135 y 144 de Ley General de Salud, López-Gatell intenta documentar que estos, al igual que los artículos de los títulos octavo (De los Cuidados Paliativos a los Enfermos en Situación Terminal) y décimo de la Ley (Acción Extraordinaria en Materia de Salubridad General) le dan el monopolio de las vacunas, los medicamentos y la aplicación de estos, lo cual es falso.

El fracasado médico que ha provocado más de 12 muertes por Covid por cada mil habitantes, dice que “En términos legales, como lo hemos venido comentando, la Ley General de Salud estipula particularmente en su título octavo sobre prevención y control de enfermedades y, en especial, los artículos 135 y 144, que son facultades del gobierno federal o de la Secretaría de Salud el organizar las medidas de prevención y control con la colaboración de las autoridades sanitarias estatales”, dijo.

López-Gatell cita parcialmente estos artículos y evita decir que estos lo obligaran a sumar todos los esfuerzos posibles para combatir la pandemia, lo cual no han hecho, pues ni han convocado al Consejo de Salubridad General y lejos de consensuar con las entidades federativas ha confrontado a sus gobiernos, para satisfacer a su jefe, el presidente López Obrador.

«Artículo 135.- La Secretaría de Salud elaborará y llevará a cabo, en coordinación con las instituciones del sector salud y con los gobiernos de las entidades federativas, programas o campañas temporales o permanentes, para el control o erradicación de aquellas enfermedades transmisibles que constituyan un problema real o potencial para la salubridad general de la República.»

El 135 obviamente obliga a la Secretaría de Salud y por tanto a López-Gatell a coordinarse con los gobiernos de las entidades, lo cual no ha hecho, y claramente el texto no le otorga ningún monopolio sobre la salud.

«Artículo 144.- La vacunación contra enfermedades transmisibles, prevenibles por ese medio de inmunización, que estime necesaria la Secretaría de Salud, será obligatoria en los términos que fije dicha dependencia y de acuerdo con lo previsto en la presente Ley.»

Tampoco el 144 le otorgan exclusividad alguna, y aunque dice que: “Hay toda clase de elementos, desde la ética, yo diría en sentido estricto desde el sentido común y desde luego de la ley, que hacen ver que el aspirar a tener compras fragmentadas no lleva a buen puerto para los ciudadanos del mundo, incluido desde luego del propio país o en cada estado de cada entidad federativa”.

Obviamente miente y omite deberes, lo que debe atraerle responsabilidades penales, porque la coordinación con entidades en estos casos está obligada.

 Artículo 157 Bis 6.- Las dependencias y entidades de la Administración Pública, tanto federal como local, deberán participar con recursos humanos, materiales y financieros suficientes para la atención de los operativos y campañas de vacunación, tanto ordinarias como extraordinarias, cuando alguna de las autoridades sanitarias del país así lo requiera.

En cuanto al Título Décimo, incumple López-Gatell la obligación de: “Encomendar a las autoridades federales, estatales y municipales, así como a los profesionales, técnicos y auxiliares de las disciplinas para la salud, el desempeño de las actividades que estime necesarias y obtener para ese fin la participación de los particulares (…)”

La conclusión de López-Gatell de que “no, no es posible”, que las entidades adquieran vacunas y las apliquen, es falaz, porque los mismos artículos que cita prevén esa posibilidad, obligan la cooperación y aportaciones de estados y ciudadanos, si bien la importación o producción de vacunas queda supeditada a la aprobación de la SSA,

De hecho, es tramposa la conclusión de HLG, aunque la expresa cantinflescamente: “En el título 10º establece la acción extraordinaria en materia de salubridad general y existen una serie de disposiciones sobre las intervenciones o los grupos de intervenciones que se pueden ejecutar para este propósito.

“Hay toda clase de elementos, desde la ética, yo diría en sentido estricto desde el sentido común y desde luego de la ley, que hacen ver que el aspirar a tener compras fragmentadas no lleva a buen puerto para los ciudadanos del mundo”, dice, confundiendo “buen puerto” con centralizar.,

Y todo ese discurso que utiliza para concluir lapidariamente: “Entonces, no, no es posible” que las entidades o particulares importen vacunas, no tiene sustento en la misma Ley que cita, y por tanto no se trata de un criterio legal sino de una postura política y una apreciación personal.

Más reciente:

Desaparecen 519 millones de pesos de sorteo del avión presidencial

Aprehenden en Chihuahua  a exauditor de César Duarte por corrupción

Inhabilitan para el servicio público a 12 excolaboradores de César Duarte

La absurda apuesta de AMLO de monopolizar la energía asesina México

La huella del dinero sucio sigue a Monreal

Un comentario en «HLG, abusa y miente, no sólo la SSA puede comprar y aplicar vacunas»

Los comentarios están cerrados.