Su plan genocida era que la población se infectara y que murieran los que ocasionan mayores gastos en salud.

Jueves 31 de diciembre de 2020 /Efraín Kleriga/MXPress. -El plan de Andrés Manuel López Obrador para enfrentar la pandemia de SARS-CoV2 nunca ha sido  salvar vidas sino permitir que se infectara suficiente gente como para lograr en el menor tiempo posible la llamada inmunidad del rebaño y que murieran viejos y enfermos.

Mientras la Cuarta Transformación ponía los discursos, los malos ejemplos, incluso las invitaciones a infectarse, y los linchamientos mediáticos a los expertos que criticaban su plan, la sociedad ponía los muertos.

El genocidio era el “anillo al dedo” al que se refirió López, quien junto a su escudero Hugo López-Gatell trazaron un plan que les permitiría atender la pandemia con la menor cantidad de recursos posible, y además liberar el gasto futuro, clínico y hospitalario, del Sector Salud, que consume la atención a obesos, hipertensos, diabéticos, inmunodeprimidos y adultos mayores.

Por ello el enojo inmediato y el linchamiento mediático a las voces autorizadas que les decían que así no, que iban mal si el objetivo era salvar vida, no sacrificarlas.

Por ello también la política de no incrementar las camas con respirador al nivel necesario, tan es así, que ocho de cada diez fallecidos (Quizá más) han muerto fuera de un hospital, una buena parte de ellos sin haber recibido atención médica del Sector Salud.

La población más vulnerable al virus SARS-CoV2 es la que consume el 70 por ciento de atención clínica y hospitalarios del Sector Salud:  Insabi, Issste, IMSS, Pemex, Sedena, Semar, etcétera.

Una de la evidencias es que tras una junta con sus “expertos” en salud, López  no pudo ocultar su enfermiza alegría al declarar jubiloso: “La pandemia nos vino como anillo al dedo”, porque liberaría gasto en salud y aumentaría el Bono Demográfico, al menos proporcionalmente.

Vea:  Cuando ya se infectaron 32 millones, presentan encuesta para planeación 

Toda la evidencia conduce a ello: Los malos ejemplos de los dos López, el llamado del presidente a salir a comer, a abrazarse, a no tenerle miedo a la pandemia, no era nada más que decir: “salgan a infectarse”.

Video, «yo les aviso cuándo»

También la insistencia de que usar cubrebocas no era necesario, desalentar y refutar la validez de las pruebas diagnósticas, para bajar el dato oficial de infectados, y prueba de ello es México ha fluctuado entre el lugar 120 y 152 en cantidad de pruebas Covid por habitante.

Hasta el  24.8 por ciento de los 129 millones de mexicanos, ya ha estado infectado

Una encuesta con análisis diagnósticos realizado por el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) y dado a conocer por el director general del Juan Rivera Dommarco, hace 15 días, mostró que entre marzo y noviembre re de 2020 se infectaron con SARS-CoV2 poco más de 32 millones de personas.

La encuesta que analizó siete mil 98 muestras de sangre, concluye que  hasta el  24.8 por ciento de los 129 millones de mexicanos, ya ha estado infectado, y con un simple cálculo aritmético se concluye que para junio se habrán infectado 80 millones de personas y dos más habrán sido vacunadas.

La inmunidad del rebaño, también conocida como inmunidad de la población, señala que un conglomerado tiene ya anticuerpos para protegerse de un determinado virus, y este umbra puede alcanzarse al permitir la libre infección de la población o, una intensa campaña de vacunación, o una combinación de infección y vacunación, como es el caso.

¿López Pol Pot?

Pol Pot  fue un dictador comunista camboyano quien forjó un estado maoísta, quien inspiró en la “limpieza” cultural de su población permitiendo a brigadas de adolescentes y niños el exterminio de todos aquellos que habían estado en contacto con la llamada cultura occidental.

El exterminio de Pol Pot se dirigió a los intelectuales, profesionistas, empresarios y políticos del régimen anterior y el resultado fue una masacre de más de dos millones de personas, aunque la cifra se ignora.

¿Qué tan lejos está López Obrador de Pol Pot? A poco más de dos años de gobierno queda claro que sus mentiras han sido constantes y que entre las decisiones que él mismo ha tomado, y lo acepta, ha sido liberar a Ovidio Guzmán López, hijo del Chapo Guzmán, y cabeza de una de las células del temido Cartel de Sinaloa.

Las declaraciones de López respecto a los que roban por pobreza no roban y que el huachicoles de pobres no era realmente un delito, llevó a la tragedia de Tlahuelilpan, en la que murieron al menos 137 personas, derivada de delitos por acción y omisión, por los cuales la Fiscalía general de la Republica no ha detenido a nadie ni ha rendido un parte del peritaje.

Otra más fue su decisión de  inundar deliberadamente  las zonas bajas de Tabasco, donde también hubo muertos en comunidades indígenas y aunque pretexto que las inundaciones se debían al mal manejo de presas del pasado, las pruebas muestran que fue el mal manejo de su gobierno y el hecho de que dispuso del presupuesto para desazolvar ríos, para transferirlo a sus programas sociales.

Todos quienes han trabajado con López Obrador saben que les dispensar un trato despótico y que insulta con facilidad, esto no resulta extraño a quienes los han oído insultar desde su púlpito mañanero a políticos, empresarios, profesionistas y por supuestos, medios de comunicación y sus reporteros.

Claramente a López ni le ocupa ni le preocupa que su gobierno sea en sus primeros dos años, el gobierno en que más periodistas hayan sido asesinados ni tampoco que lleva récord en homicidios dolosos, con uno cada 15 minutos.

Datos de Exceso de Mortalidad en México

Y La historia oscura del fallecimiento de Tlahuelilpan su primera esposa Rocío Beltrán Medina, por lupus eritematoso, el enfermedad que se complica con el estrés cotidiano de acuerdo con un estudio del Departamento de Medicina de la Universidad de Granada.

Y también forma parte de su actual estado psíquico el ser el homicida de su hermano José Ramón López Obrador, ocurrido en 8 de junio de 1969.

“En las declaraciones que ante el Ministerio Público rindió Andrés Manuel López Obrador, hermano del occiso, dice que (…)” el mismo occiso se disparó accidentalmente cuando dejó caer el revolver Colt .38, según el diario Vida de la tabasqueña, del 9 de junio de 1969.

Pero la misma nota recoge otra versión: “La versión callejera es en el sentido de que los dos hermanos estaban jugando y que accidentalmente a Andrés Manuel se le disparó el arma. En el establecimiento citado había una señorita comprando, un empleado de nombre Andrés Rodríguez y otro hermano Pedro Arturo. Nadie quedó detenido y no se estableció quién es el propietario del arma homicida”, publicó el mismo rotativo.

 

Lo más reciente: 
La ilusión de la vacuna o la vacuna de la ilusión
La Cuatro T sí se endeuda y la economía moral resulta inmoral
El verdadero apagón de CFE está en su productividad y operación
Así actúa la vacuna Pfizer anti Covid
Otra zarpazo de AMLO: Tras aumento a gasolina, monopoliza importación
3 comentarios en «AMLO y HLG fueron por inmunidad del rebaño sin importar muertes»

Los comentarios están cerrados.