Pese a que en el vasto territorio nacional se cuenta con enormes posibilidades de generar energía, de gas, eólica, solar, éstas simplemente son desechadas por los caprichos presidenciales

 

Cuando la realidad se manipula perversamente, es implacable. 

La tarde de ayer martes, el Sistema de Transporte y Almacenamiento Nacional Integrado de Gas Natural (Sistrangas), que es el encargado de los ductos que transportan el combustible, emitió una “alerta crítica de suministro de gas”. Durante este periodo es obligación de los usuarios ajustarse a las cantidades de gas natural, así como recibir y consumir de acuerdo con un orden de prelación determinado por la Sener, de conformidad con el listado de cortes de suministro.

El apagón es una señal de advertencia para que frenen los veleidosos caprichos presidenciales.

El sistema de generación de energía no da abasto a las necesidades de la población. Pese a que en el vasto territorio nacional se cuenta con enormes posibilidades de generar energía, de gas, eólica, solar, éstas simplemente son desechadas por los caprichos presidenciales. Los recursos privados disponibles para afrontar el futuro energético y los proyectos sobran, ahí están. No utilizarlos cuando Mexico vive la mayor crisis económica contemporánea es una aberración.

Desde 2018 se pusieron sobre la mesa propuestas concretas y listas para echarse a andar.

El gobierno federal, tiene propuestas de inversión, con empresarios extranjeros y nacionales (podrían ser 100% nacionales si así se lo proponen) que contemplan inversiones de decenas y decenas de miles de millones de dólares para explotar la Cuenca de Burgos y otras regiones del país de forma tal que podríamos ser absolutamente autosuficientes para el abasto de gas. En los proyectos están contemplados gasoductos y vías de aprovisionamiento para las plantas de la CFE.

No hay gas, ni luz, porque el gobierno de López Obrador, ha bloqueado las inversiones privadas.

 La inversión privada en la explotación de yacimientos de gas, existe en diferentes puntos del país y, en forma notable, en la conocida Cuenca de Burgos, que abarca 12 municipios de Tamaulipas, 10 de Nuevo León y 12 de Coahuila, paradójicamente, la misma zona en donde ahora no hay energía. Esa cuenca se extiende hacia Texas y es en ese estado de la Unión Americana donde se extrae el gas, para venderlo a Mexico, pero que podría extraerse de nuestro lado de la frontera.

Hay constancia que, en enero del 2019, el gobierno de la 4T canceló las rondas petroleras.

El diputado del PRI, Enrique Ochoa Reza, secretario de la Comisión de Energía y director de la CFE de 2012 a 2014, declaro al diario Excélsior lo siguiente: “En agosto del 2018 estaba calendarizada una ronda petrolera que incluía campos de gas en Burgos, pero el equipo de transición de Lopez Obrador, pidió que se recalendarizara para febrero del 2019”. Preciso que ya en funciones el gobierno cancelo esa ronda y otras más con el argumento de que no habría inversión privada.

La realidad se impone. En 2021, Pemex sólo produce una tercera parte del gas natural que México consume. El resto lo importamos de Estados Unidos. Por eso estamos como estamos.

Fue AMLO quien rechazó en 2018 inversión para extraer gas en México

Crónica Nacional: Ahora la queja de AMLO fue contra los países ricos

3 comentarios en «Crónica Nacional La realidad implacable nos alcanza»

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.