Petróleos Mexicanos  y la CFE son actualmente un mayor peligro para la estabilidad económica del país que la pandemia y la campaña de vacunación mitad mitin de campaña

jueves 18 de febrero de 2021 /Efraín Kleriga/MXPress. -La intención de Andrés Manuel López Obrador de refundar un régimen autoritario al estilo del priismo duro de las años 50 a 70 con  un monopolio energía para manipular a todos los sectores, es una granada a la que ya le quitaron el clip de seguridad y puede explotar las finanzas del país en cualquier momento.

Fuera del inmenso apoyo presupuestal, legal y administrativo que están recibiendo Petróleos Mexicanos y la Comisión Federal de Electricidad, ambas empresas tienen más apariencia de compañías en liquidación que en conglomerados en expansión y su ineficacia lejos de disminuir aumenta cada días.

“En conclusión, el mal comportamiento de las variables operativas de Pemex le genera problemas de tipo estructural (al país)”, afirma un estudio de la Fundef o Fundación de Estudios Financieros.

Los recientes apagones que además de molestias se convierten en pérdidas enormes para las empresas,  no parece que vayan a desaparecer mientras no se modernice la administración de las paraestatales, en lugar de tratar de revivir el pasado.,

Fundef califica de “una pena que la principal empresa de México este tan mal y otras empresas en el Mundo que operan en el mismo sector estén sólidas y sean rentables” y dice que dada la situación financiera actual, Pemex no va a ser palanca de desarrollo.

Los lemas “Al rescate de la soberanía” que se leen debajo del nombre Pemex y que pita y repite López, son frases huecas porque la producción de crudo sigue bajando y en 2020 tuvo su punto más bajo en 40 años, desde que se comenzaba a explotar Cantarell.

Contrario a lo que dice el presidente López, la  Reforma Energética era un plan para salvar la soberanía energética del país e impedir que dos empresas obsoletas e ineficientes, como Pemex y CFE naufragaran y  a cambio tuvieran recursos frescos para mejorar una situación financiera que tras dos años de López está a punto de estallar.

La CFE presenta fenómenos de obsolescencia y más de dos tercios de sus plantas ya pasaron el tiempo de operación para el que fueron diseñadas y producen electricidad  2.5 veces más cara que las plantas privadas.

En 2019 y 2020, CFE generó utilidades, pero insuficientes para su correcta operación, y el resultado de generación de riqueza residual ha sido negativo acumulando más de 200 mil millones de pérdidas en dos años.

Si Pemex y CFE fueran empresas privadas, debido a sus malas finanzas, sus problemas administrativos, el pasivo laboral, el endeudamientos, sus pérdidas y la inexistencia de un plan de negocios a mediano y largo plazo, ya hubieran tenido que declararse en quiebra.

Los planes de negocios de Pemex y CFE carecen de una visión de largo plazo y no están adecuadas para la realidad geopolítica del país y se sostienen en ideas nacionalistas aterrizadas en la mitad del Siglo XX, cuando la globalización parecía una entelequia y ningún país tenía que hacer compromisos para reducir sus gases con efecto de invernadero.

López no solamente acaba de mandar una propuesta de reforma a la Ley del Servicio eléctrico que parece calca de lo que se exponía en tiempos de Adolfo López Mateos (Presidente 1958-62) cuando en una cruda populista se nacionalizó la industria eléctrica nacional, la cual desde entonces comenzó a engordar sin crecer.

Petróleos Mexicanos que ha recibido ayudas presupuestales en recursos frescos y exenciones fiscales por más de 30’0 mil millones de pesos y el gobierno le otorgará este año en ocho mil a nueve mil millones de dólares (160 mil a 180 mil millones de pesos más) el costo del aeropuerto en Santa Lucía como apoyos para su operación y para reducir su deuda de casi 111 mil millones de pesos, por la que paga más de 10 mil millones de dólares cada mes.

Pemex perdió en 2020 más de 600 mil millones de pesos, pese a los apoyos, ahora  tiene pagos de su deuda de corto plazo de 18 mil millones de dólares y casis seis mil millones de dólares en bonos tienen vencimiento en 2021 y su calificación crediticias es tan mala que debe conseguir dinero a más del 10 por ciento anual en dólares.

lomasreciente

Sólo 20.4%  de electricidad se produce en centrales a gas

Crónica Nacional La realidad implacable nos alcanza

Fue AMLO quien rechazó en 2018 inversión para extraer gas en México

Un comentario en «Pemex y CFE a punto de llevar a México al colapso financiero»

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.