Las fallas más profundas se han observado en un proceso de distribución arbitrario e ineficiente.

cronica_1gif

La campaña de vacunación anti Covid, ha sido un rotundo fracaso.

Si la campaña de vacunación en México se hiciera con las fotos de Marcelo Ebrad y la fauna de funcionarios públicos de los que se hace acompañar para recibir los cargamentos de vacunas en el Aeropuerto de la Ciudad de México, y las acciones propagandísticas que cotidianamente nos receta Hugo Lopez Gatell, en sus conferencias vespertinas estuvieran sustentadas en resultados, la mayoría de los mexicanos estaríamos en franca vía de haber sido debidamente vacunados.

La realidad, pura y dura, es que el manejo de la pandemia está en manos de fracasados.

Desde el inicio, el Gobierno federal ha minimizado los peligros y las consecuencias económicas y sociales de la pandemia. Si bien la información sobre los acuerdos con los fabricantes se ha mantenido reservada, está claro que la adquisición de vacunas ha sido exigua. Las dosis limitadas recibidas hasta ahora de diversas naciones incluyen un componente de donación. Con mucho, las fallas más profundas se han observado en un proceso de distribución arbitrario e ineficiente.

Recordémosles a quienes dicen gobernarnos que para vacunar se necesitarán jeringas.

Un insumo tan vital para la aplicación de vacunas como son las jeringas, no están incluidas en la mega compra de la oficina de Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS) y el Insabi. Eso es alarmante. Dados los tiempos y la premura por impulsar el ritmo de la campaña de vacunación, ya se tendrían que estar comprando desde hace buen rato millones de jeringas para los millones de vacunas que el Gobierno federal prevé recibir en las siguientes semanas y meses.

Qué ironía…

México es un gran exportador de jeringas. Aquí operan los principales productores del mundo. Pero hasta el momento no ha habido ninguna intención de compra. Sería el colmo que otra vez nuestras autoridades quieran salir al extranjero a comprar jeringas cuando aquí las fabricamos. Pero lo más angustiante sería que reaccionen cuando ya estén agotadas en todo el planeta. Ojalá se apuren. Están a tiempo de evitar que nos suceda lo mismo que con los ventiladores en el 2020.

Para manejar la pandemia, un fracaso, pero para los “bussines” salieron muy avorazados.

La vacuna rusa Sputnik y la china Cansino vendrán en frasco y necesitan jeringa para aplicarse. En tiempos normales el consumo anual de jeringas para vacunas de 1 y 3 mililitros, es de 400 millones de unidades al año. La industria estima que por la vacunación anti pandemia la demanda tendría que incrementarse en un 35 por ciento. Se ha procurado mantener ese stock, pero hay una creciente demanda internacional pues muchos países ya están apertrechándose con jeringas

¿A quién le tocara comprar las jeringas? ¿Cuál de los dos consentidos de Palacio Nacional, será el favorecido? ¿Marcelo Ebrard? o ¿Hugo Lopez Gatell? ¡Se abren las apuestas!

lomasreciente

AMLO no rescata Pemex y CFE, las hunde

Ejercito rechazó dar información de Santa Lucía pero se anticipan sobrecostos

No coincide alianza entre Morena y el PAS

Primero hacer pobres, lema que define presidencia de AMLO

México necesita donadores altruistas de órganos

2 comentarios en «Manejo de la pandemia y vacunación son un fracaso»

Los comentarios están cerrados.