El tamaño de cualquier muro siempre será proporcional al miedo que se tiene.

cronica_1gif

Los muros tienen diferente interpretación según quiénes los construyan y a quienes se le impide pasarlos. Los muros, así como toda estructura física, material, palpable, selectiva, es lo que separa un dentro de un fuera. Desde tiempos inmemorables las vallas, barreras, alambradas, fosos, o paredes, son indispensables para quien tiene miedo. La construcción de un muro o de una barrera brinda al poder político una respuesta frente a una ‘percepción de vulnerabilidad’.

El muro de metal frente a Palacio Nacional, es igual al ‘muro mental’ de quien ahí lo habita.

El Presidente Lopez Obrador, ordeno colocar un muro de metal frente a Palacio Nacional en la víspera de la marcha de las mujeres, pero no de nada le servirá para contener la avalancha de críticas a su muy peculiar concepción y estilo de gobernar. De hecho, el muro metálico es un símbolo más que evidencia la barrera mental de quien no ha podido, no ha sabido o no ha querido solucionar los problemas que el mismo ha generado. El tema de las mujeres, es solo un caso más.

Lo que hoy vemos la sede del Poder Ejecutivo, es muestra física de la cerrazón presidencial.

La imagen deprimente de cientos de metros de murallas metálicas, como las soñaba Donald Trump, que hoy cubren la fachada de Palacio Nacional, es la confirmación material y simbólica de quien se dice ser el Presidente más “humanista” y “feminista” del México contemporáneo pero que no atiende el grito de auxilio de las familias de mujeres asesinadas y violentadas a diario a quienes no sólo no se les ha hecho justicia, sino que son denostadas por el Ejecutivo federal.

Acorde a su inmenso ego, el Presidente se pasea por Yucatán en el laberinto de sus fobias. 

La mañana de hoy, durante la supervisión del tramo 3 Calkiní-Izamal del Tren Maya en Maxcanú, Yucatán, el Presidente Lopez Obrador, afirmó que se optó por la colocación de las vallas para evitar confrontaciones entre las fuerzas de seguridad y las manifestantes, así como para que no se dañen monumentos durante las protestas con motivo la celebración del Día Internacional de la Mujer. Preciso, eso sí, que la medida adoptada “no es por miedo”, sino por simple precaución.

A la criminalización sistemática de las víctimas de violencia machista, se le llama misoginia.

La marcha feminista del próximo lunes, se unirá a otros movimientos previstos alrededor del mundo en conmemoración del Día Internacional de la Mujer y ocurre en momentos en que el presidente Andrés Manuel López Obrador enfrenta el enojo de agrupaciones feministas por su respaldo al impresentable Félix Salgado Macedonio como candidato de Morena a la gubernatura de Guerrero, quien en repetidas ocasiones ha sido denunciado como un vulgar violador.

Tenga por seguro que, por miedo, no faltaran los lambiscones dispuestos a defender sus fobias, aunque en privado renieguen de la misoginia presidencial.

Contactar a Leopoldo Martínez Velarde

 

reciente

México alimenta más de dos bocas hambrientas que devoran al país

Inician campañas a gobernador en Nuevo León

SARS-CoV-2, caída económica y aeropuerto marcan agenda de AMLO

Permiso para robar la reforma a ley del Servicio Público de Energía Eléctrica

2 comentarios en «Muro contra 8M, física de la cerrazón presidencial»

Los comentarios están cerrados.