La Ley Federal para la Regulación del Cannabis considera también el control y otorgamiento de licencias para la producción.

cronica_1gif

Toda vez que la mota ya es legal hay aspectos importantes que debemos tener en mente.

Después de 14 horas de discusión, con 250 votos a favor, 163 contra y 14 abstenciones, la Cámara de Diputados aprobó esta madrugada en lo general y en lo particular la Ley General para la Regulación del Cannabis (LGRC), y la devolvió al Senado para el análisis y eventual ratificación de los cambios al proyecto. Cabe señalar que, durante la discusión en lo particular, ‘el pleno admitió solo siete de 303 reservas presentadas por legisladores de los diversos grupos parlamentarios’.

Como la marihuana causa amnesia y otras cosas que no recuerdo, hay varios puntos a destacar.

La LGRC, reconoce el derecho de las personas mayores de 18 años de edad a consumir cannabis, pero el consumo deberá realizarse sin afectar a terceros, especialmente menores de edad. Aumenta de 5 a 28 gramos la cantidad máxima de posesión de cannabis para consumo personal. Cualquier persona mayor de 18 años podrá cultivar y poseer en casa hasta seis plantas. Se podrán constituir asociaciones para cultivar y poseer plantas de cannabis para consumo con fines lúdicos

Se prohíbe conducir, bajo los efectos de cannabis, cualquier vehículo o maquinaria.

Queda prohibido el consumo de cannabis en lugares “100% libres de humo de tabaco”, así como en las escuelas, públicas y privadas, de cualquier nivel educativo, así como en áreas de trabajo. Estará prohibida la venta de cannabis o sus derivados por medio de máquinas de autoservicio, Internet o cualquier otro medio de venta no personalizada. Se considera otorgar beneficios a personas procesadas o sentenciadas por delitos contra la salud asociados al cannabis.

La Comisión Nacional contra las Adicciones será el órgano rector de la cadena productiva.

La Comisión Nacional contra las Adicciones, tendrá la responsabilidad de otorgar licencias con fines de producción, distribución, venta al usuario final, comercialización o integrales, abarcando toda la cadena productiva de cannabis. La Ley Federal para la Regulación del Cannabis considera también el control y otorgamiento de licencias para la producción de cáñamo con fines industriales y la producción del cannabis con fines de investigación y desarrollo tecnológico.

Los protocolos de investigación básica con ensayos clínicos y controlados, son el siguiente paso.

No es momento de que los ‘filomariguanos’ echen las campanas al vuelo porque falta lo esencial: Legalizar su uso terapéutico y medicinal. Está confirmado que el cannabis inhalado y los cannabinoides ingeridos tienen propiedades analgésicas y que su efecto es significativo en pacientes con dolores crónicos. Del 10 al 15 % de pacientes con dolor crónico recurren al cannabis porque los tratamientos convencionales no logran un control satisfactorio de sus dolencias.

Con la proverbial lentitud de los legisladores, los actuales y los suplentes, habrá que tener paciencia y lo único que se puede hacer es fumarse un churrito de la legal y seguir en la brega.

 

reciente

FGR finca a Cabeza de Vaca otra acusación de corrupción, hay más

El paranoico de Palacio culpó a sus “adversarios” del 8M

López dice que fue acosado por mujeres provocadoras y medios internacionales

Un comentario en «Por los olvidos que causa la mota no regulan uso médico y científico»

Los comentarios están cerrados.