La OMS, define la obesidad y el sobrepeso como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud.

Diapositiva8

El pasado 4 de marzo se conmemoró el Día Mundial de la Obesidad, cuya finalidad es hacer conciencia de la importancia de controlar la obesidad y el sobrepeso para prevenir el daño que le hacemos a nuestro cuerpo al llevar una dieta que almacene excesos de grasa en nuestro cuerpo.

Se propuso este día por diversas organizaciones internacionales como World Obesity Federation, European Association for the Study of Obesity, The Obesity Society la Organización Mundial de la Salud (OMS) y varios países entre los que figura México.

La OMS, define la obesidad y el sobrepeso como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud. La prevalencia de la obesidad a nivel global se triplicó en hombres, mientras que en mujeres aumentó más del doble, entre 1975 y 2014.

Actualmente, algunos médicos aún ostentan que “se sigue pensando que la obesidad es un estado en el que el paciente se autoinflige por su mala conducta alimenticia y los médicos en muchos casos somos los primeros en señalar a los pacientes. Sin embargo, la obesidad presenta diversos factores genéticos, biológicos, psicológicos, sociales y ambientales. Dejemos de pensar que solamente se trata de calorías que entran y salen del cuerpo, el tema es mucho más complejo que una simple regla”.

Desde el 2013 es que la obesidad se define como enfermedad. La problemática de este padecimiento puede acarrear otras enfermedades desfavorables para el organismo como hipertensión arterial, diabetes tipo II, índices elevados de colesterol y triglicéridos, problemas osteoarticulares, algunos tipos de cáncer, apnea del sueño, problemas cardiovasculares, entre otros.

Los infantes también tienen riesgo de esta enfermedad y el problema de obesidad está asociado con muerte prematura y discapacidad en la edad adulta. Además, los niños obesos pueden sufrir de dificultad al respirar, riesgo de fracturas e hipertensión, a la vez de presentar marcadores tempranos de enfermedades cardiovasculares, resistencia a la insulina y efectos psicológicos.

En México, el panorama no es muy alentador, pues siete de cada 10 mexicanos vive con tallas y kilos extra, la problemática de la obesidad en el país ha llegado al punto de considerarse una epidemia. En 2018, la ENSANUT reportó que entre la población de 20 años y más, el 76.8% de las mujeres padecían de sobrepeso-obesidad, mientras en los hombres el 73%.

De acuerdo con expertos en obesidad, hay diversos factores que debemos contemplar, empezando por reconocer a la obesidad como enfermedad y la única manera de prevenirla es llevando una dieta alimenticia sana, evitando los alimentos altamente procesados con elevados niveles calóricos. Tener una rutina de activación física, incluso en el trabajo con largas jornadas frente a un escritorio, proponerse un receso para ejercitarse un poco. También debemos tomarnos muy en serio nuestras horas de descanso.

Lo cierto es que nuestro cuerpo es lo único que tenemos para vivir, es nuestra carta de presentación ante el espejo y el mundo entero, hagamos el firme propósito de cuidarlo, tenemos que cambiar nuestros modelos para contemplarnos con un estilo de vida mucho más sano, motivando a otros a permanecer en un estado de vida saludable.

Hasta nuestro siguiente momento de con-ciencia.

Si tienes dudas o preguntas, puedes escribir a dracarmen.cienciahoy@gmail.com

Otros artículos de la Dra. Portillo.

Por qué celebrar a la mujer?

México necesita donadores altruistas de órganos

El Perseverance a la búsqueda de vida en Marte

Un comentario en «La obesidad es un estado que el paciente se autoinflige»

Los comentarios están cerrados.