El cáncer de ovario es el segundo cáncer ginecológico más común en los Estados Unidos, mientras que en México ocupa el tercer lugar seguido del de mama y cuello uterino.

El cáncer de ovario puede afectar uno o ambos ovarios, se da por una falla en los controles que regulan el ADN de las células, lo que genera células anormales creciendo de manera descontrolada y formando tumores, en especial este tipo de cáncer es susceptible de extenderse a otras partes del cuerpo originando metástasis.

Autora

Según la Sociedad Americana contra el Cáncer, no hay una prueba específica de detección para el cáncer de ovario, por lo que es común el diagnóstico en las últimas etapas, cuando ya hay una sintomatología aguda. Ocupa el quinto lugar como causa de fallecimientos por cáncer entre las mujeres y es el responsable de más fallecimientos que cualquier otro cáncer del sistema reproductor femenino, catalogado como el cáncer ginecológico femenino más mortal.

Los factores de riesgo para este padecimiento pueden ser hereditarios, aumentando el riesgo si lo han padecido madres o hermanas. La obesidad y el sobrepeso también figuran entre las causas de riesgo, así como algunas terapias hormonales. Se sabe que, es mas común en mujeres mayores de 40 años y la edad media de las mujeres que lo padecen es 63 años.

El cáncer de ovario es el segundo cáncer ginecológico más común en los Estados Unidos, mientras que en México ocupa el tercer lugar seguido del de mama y cuello uterino.

El 8 de mayo conmemoramos el Día Mundial del Cáncer de Ovario, este día se dedica para la sensibilización por este padecimiento, se trata de crear consciencia en las mujeres para que estén al pendiente de su salud y se realicen sus pruebas de prevención. 

En México, el Instituto Nacional de Cancerología, aconseja a las pacientes con sintomatología como: dolor o inflamación abdominal, insatisfacción al momento de evacuar, sensación de saciedad temprana, colitis persistente, necesidad de orinar urgente y frecuente a que acudan a su servicio médico y se revisen.

Las pruebas usadas para la detección del cáncer de cuello uterino, tal como la prueba del VPH (virus del papiloma humano) y la prueba de Papanicolaou no son útiles para la detección del cáncer ovárico en etapas tempranas, se revelan cánceres de ovario prácticamente cuando ya están avanzados. Se pide que en sus revisiones se adicione un ultrasonido transvaginal y una prueba de sangre CA-125, que ha sido lo mas recomendable en las últimas investigaciones llevadas a cabo con personas que lo padecen en etapas tempranas.

Se estima que en 2021 morirán 14,200 mujeres por cáncer de ovario

Lo cierto es que nuestra salud, depende de nosotras, estemos atentas a cualquier síntoma de los especificados por los expertos, si sabemos que tenemos los factores de riesgo, hagamos algo antes de esperar a la sintomatología aguda. El cáncer aún hoy con tantos avances científicos sigue siendo inexplicable, no esperemos para una revisión, bien vale la pena preservar nuestra calidad de vida y vivir libres de cáncer.

Hasta nuestro siguiente momento de con-ciencia.

Si tienes dudas o preguntas, puedes escribir a dracarmen.cienciahoy@gmail.com

 

Otros artículos de la Dra. Portillo